Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE PIXI Y DIXIT Soy un famoso de tercera, pero eso me gusta Manolo García. Músico SUPERCOSAS Las personas serían más felices si se preocuparan de sus propias vidas Gisele Bündchen. Modelo He hecho mucho daño al colectivo gay Boris Izaguirre. Showman ABC trar Cine. Las dos películas nombradas más la adaptación televisiva de la BBC de Henning Mankell, con Kenneth Branagh como el detective Kurt Wallander. Muebles... Lo mejor de Ikea son las galletas de chocolate. Quizá sean imaginaciones mías. Tampoco paro de ver mujeres con chaquetas de manga corta y camisa debajo, la moda más fea e inútil desde la falda pantalón. Pero no, creo que lo sueco sí abunda y no es paranoia. Y por paranoia no me refiero a la que sienten los telepredicadores apocalípticos de la estadounidense cadena Fox. El socialismo sueco (ni socialdemocracia ni gaitas) con sus impuestos es la bicha favorita de las caras más agresivas de Fox. Una de las fijaciones de Glenn Beck (la nueva estrella de la cadena televisiva conservadora) que cree que con Obama el país deriva hacia el socialismo, es poner el modelo sueco impositivo como amenaza. No es que hayamos descubierto a los artistas de allí ahora. Sin contar a Greta Garbo, Ingrid Bergman o Lena Olin, cuyas carreras hemos disfrutado de Suecia para afuera, estamos hablando del país de Pippi Langstrump, la chica que toda chica querría ser (en mi caso, también Xena pero la minifalda de cuero nunca me ha convencido) Y heredera de Pippi Calzaslargas es Lisbeth Salander, el personaje de las novelas Millenium de Larson. El escritor aseguraba que la hacker, punk, de Lindqvist, el autor de Déjame en- sociópata y ex drogadicta encantadora era la sueca que más parecido tenía con la extravagante Pippi. Por lo extravagante, vale. Por lo de sueca, también. Pero Pippi no es sociópata. Larson se preguntó qué aspecto tendría Pippi actualmente, qué clase de adulta sería. Una persona con una visión de la sociedad distinta de la de los demás. Y la convirtió en Lisbeth Salander. Vale, lo que tú digas, que para eso eres el autor. Pero me niego a que Lisbeth sea Pippi de mayor. Pippi sí se relacionaría con los demás. Defiendo a Pippi como si fuera una chica Gilmore pero es que la sueca es un mito intocable. Puestos a buscar algún referente, casi me quedo con el de Magdalena Álvarez, al menos por los dichos de ambas. Por un lado está el Antes morir que capitular de Lisbeth. Por otro, el Antes partía que doblá de la ex ministra. Al margen de su pipismo, Lisbeth es un personaje fascinante. Como Suecia. Y cuando más me gusta es cuando me la traen. Jamás he pasado más frío que en Estocolmo (aparte de un verano en San Francisco, como Twain) Lo que habría dado Descartes si le hubieran traído a la poco brillante Reina Cristina en lugar de tener que ir él a levantarse a las cinco y a helarse. Dice el cocinero de Madonna que ésta no ve ni media hora a sus hijos El cocinero infiel l ex cocinero de Madonna ha contado al National Enquirer que los hijos de su ex señorita tienen suerte si la ven media hora. Que cuando adoptó a David y llegó de África se fue inmediatamente a pilates. Y que no entiende que quiera volver a adoptar. O sea, que la cantante colecciona hijos como el que compra deuvedés y no les quita el celofán. Pues a lo mejor sí que son afortunados por aguantarla sólo treinta minutos. Eso sí, las dos horas con su entrenadora, Tracy Anderson, son sagradas. Anderson ha declarado a People que la caída del caballo en los Hamptons (a Madonna le encantaría mandar a galeras a los paparazzi, a lo Ben Hur no le va a impedir el ejercicio. Estábamos sufriendo. E Miss America. Carrie Prejean dijo que para ella el matrimonio era algo entre un hombre y una mujer que, por cierto, es lo que Barack Obama sostuvo durante la campaña electoral. Pero esa opinión debe de ser buena para ser Presidente pero no para ser Miss America porque, por supuesto, no ganó. Y como la chica se ha convertido en una celebridad, ha tenido ocasión de ampliar o corregir sus opiniones: La forma en que contesté pudo ser ofensiva pero para mí era bíblicamente correcta que no sabemos sí es lo opuesto a la memez de políticamente correcta Pero la mejor ha sido su abuela que, con los rulos puestos y desde la caravana donde vive, ha soltado que no sabía que hubiera tantos gays por ahí fuera. Fuera de su caravana, se entiende. Newman bebía n nuevo libro Paul Newman: A Life de Sawn Levy) sostiene que el actor era un mujeriego y un alcohólico que hasta llevaba colgado del cuello un abridor de botellas. Un actor de cine mujeriego y alcohólico. Noticia bomba, que diría Evelyn Waugh. Corrección bíblica iss California tuvo la mala suerte de que Perez Hilton (el bloguero de chismes y heredero aventajado de Louella Parsons y otros bichos) le preguntara por el matrimonio gay en el concurso de M U NI SE TE OCURRA Rupert, no necesitabas esto Lo de la cara de Rupert Everett no es nuevo. En los últimos años, cuando la ha enseñado (y no ha sido sólo la voz del Príncipe Encantador de Shrek ha llamado la antención. Al principio de su carrera la llamó por guapo. Ahora, que podía haber seguido siéndolo, por ceporro. Es decir, por dejásela tocar. Pero hete aquí que, pese a las evidencias, él lo niega. Su reciente intervención en un programa de televisión pareciendo veinte años más tonto ha desencadenado tantos comentarios que su representante ha dicho que no necesita cirugía y que cualquier especulación al respecto es risible. A ver si es que lo han envenenado, como a Viktor Yushchenko, y por eso le ha cambiado la cara. Rupert Everett antes llamaba la atención por guapo, ahora por ceporro