Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 4 09 ASÍ LO CONTÓ ABC 25 DE ABRIL DE 1969. Hace 40 años moría la gran actriz Margarita Xirgu, mito de la escena española, encarnación de la pasión y la tragedia. En esta entrevista que le hizo en octubre de 1921 Ramón Martínez de la Riva, la actriz nos cuenta cómo nació su pasión teatral: Conmigo misma aseveró. Así lo contó ABC El arte de Xirgu a está en Madrid Margarita Xirgú. Siempre que Margarita comienza una temporada en Madrid acudimos presurosos a admirarla. Tiene su explicación esta ansiedad por ver a la celebrada actriz. La conocimos cuando se reveló, cuando era nada más que un atisbo de lo que llegaría a ser; se había pasado la niñez- -la niñez, porque a los trece años era ya actriz- -trabajando en catalán, y todavía recordamos con profunda emoción la que sentimos viéndola hacer en el Romea, de Barcelona, Mar y cielo de Guimerá. Desde entonces Margarita y yo hemos sido amigos; pero amigos sin conocernos. Un día estábamos en el cuarto de Enrique Borrás. Margarita jugueteaba en el pasillo con un perrito. Fue Pinillos el que, contemplándola, exclamó: ¡Colosal, Margarita! Y Margarita se enfadó. No quería que la adjudicasen adjetivos rimbombantes. ¡Eso- -decía- -y que me llamen doña Margarita! Y entonces Borrás nos dijo al oído: Y Margarita es la actriz de más fuerza que en la actualidad tenemos Nosotros asentimos. Desde que la habíamos visto trabajar teníamos formado ese concepto. Hacemos todas estas consideraciones mientras observamos a la gran actriz, que con sus ojos eternamente inquietos nos dirige miradas oblicuas e inquietantes. ¿Sabe usted- -le decimos- -lo que estaba pensando? -Como no me lo diga... -Pues que tiene usted los ojos de Carmen, de la Carmen auténtica; de la que vio Merimée, en Córdoba, una noche, y cuyos ojos pudo observar al pálido reflejo del mundo sideral Recuerdo perfectamente cómo la describe el célebre novelista. Sus ojos- -dice- -eran negros, oblicuos, pero admirablemente rasgados Como los de usted. Y aún añade: Para que una mujer sea hermosa necesita tener, entre otras cosas, tres negras: los ojos, las pestañas y las cejas Como usted: Era una belleza extraña y bravía Como la de usted. Sus ojos tenían a la vez una expresión voluptuosa y fie- Arriba, la actriz Margarita Xirgu entre los poetas Manuel y Antonio Machado en el estreno de la pieza La duquesa de Benamejí en marzo del año 1932. Debajo, de izquierda a derecha, la escena de la fuente en el estreno de Marianela de Benito Pérez Galdós, adaptada para el teatro por los hermanos Joaquín y Serafín Álvarez Quintero, con Ribero, en el teatro de la Princesa; la gran trágica, como protagonista del drama Teodora y por último en una representación de Yerma de Federico García Lorca, con Enrique Diosdado en el papel de Juan. JOSÉ ZEGRÍ