Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 4 09 ACTUALIDAD Guardia Civil De la lucha contra ETA a Afganistán afgana. Una tarea nada sencilla en un país salvaje, donde la ley y el orden siguen siendo una utopía para un futuro cada vez más remoto TEXTO Y FOTOS: MIKEL AYESTARÁN. ENVIADO ESPECIAL A KABUL uestra experiencia en la lucha contra el terrorismo en España es muy valorada en el seno de la misión ya que somos los únicos, junto a los británicos, que sabemos lo que es enfrentarse día a día a la amenaza terrorista El inspector Raúl Correa llegó hace tres meses a Kabul, está al mando del Contingente Policial Español en Afganistán y es el Jefe del Despliegue Regional de la Misión Policial de la Unión Europea (EUPOL) en el país. España aporta trece agentes, pertenecientes al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil, para intentar contribuir a la creación de unas fuerzas de seguridad afganas sostenibles, profesionales y efectivas, en consonancia con los estándares internacionales La misión comenzó en junio de 2007 y en la actualidad cuenta con 226 policías repartidos entre Kabul y otras quince provincias. La participación española combina hombres con experiencia en Balcanes, Haití y Timor, con otros que acuden a Afganistán como primer destino internacional. Desactivación de explosivos, temas de inteligencia, seguimientos... los mismos métodos de prevención que usamos en España son útiles en Kabul y no hay que perder de vista que los terroristas que actúan aquí son también una amenaza para Europa explica el inspector Correa, al mando también durante cinco años de la División Policial de la Organización para la OSCE en los Balcanes, y quien ve también una gran diferencia entre las acciones organizadas y planificadas de ETA y la improvisación casi absoluta de la mayor parte de ataques que se dan aquí, aunque el riesgo se compensa con la presencia del factor suicida que ETA no utiliza A su lado, Jorge Gaspar, policía nacional y uno de los veteranos de EUPOL, se- Un grupo de guardias civiles entrena y adiestra a la nueva Policía N ñala que nosotros les enseñamos (a los policías afganos en formación) a montar controles no desde la teoría, sino desde la práctica porque sabemos lo que es parar un coche con la amenaza real de que el conductor sea un terrorista Afganistán cuenta en estos momentos con 82.000 agentes desplegados en todo el país. La UE se encarga de pagar sus sueldos que ascienden a una media de 120 dólares mensuales, más otros 40 para comida. El ministro del Interior, Hanif Atmar, realizó a comienzos de semana un llamamiento urgente para el reclutamiento y entrenamiento de 15.000 nuevos agentes en los próximos cuatro meses para garantizar la seguridad en las elecciones, pero la UE aún no ha dado el visto bueno. Atmar solicitó además un esfuerzo adicional a los países donantes con el objetivo de doblar el número de agentes afganos en el futuro próximo. Hay dos teorías. Los americanos centran la formación en aspectos relacionados con la acción, mientras que nosotros insistimos en el trabajo rutinario policial en el proceso jurídico- penal, formamos a los miembros del las fuerzas de seguridad y del sistema judicial y penal y llevamos a cabo programas encaminados a aumentar su profesionalidad y eficacia destaca el inspector Correa. Dos conceptos antagónicos que precisan de plazos muy diferentes y que muestran una vez más las diferencias de criterio en una misión internacional en la que EE. UU. marca la pauta. El próximo 20 de agosto Afganistán celebra las segundas elecciones democráticas de su historia. Una cita que, según el ministro de Defensa, General Abdul Rahim Wardak, estará en la agenda de la insurgencia En una rueda de prensa conjunta con el jefe de la Fuerza Internacional de Asistencia y Seguridad a Afganistán (ISAF) el general David McKiernan, Wardak esbozó el esquema de seguridad en el que aunarán esfuerzos el Ejército, la Policía y el Departamento de Inteligencia afganos con las fuerzas internacionales. Y es que el plan de prevención de ataques situará en la primera línea a la Policía, seguida por los militares y, en tercer lugar, las tropas internacionales Anillo de acero Hay que ir con mucha calma. Si no saben leer ni escribir, ¿cómo vamos a pedirles que utilicen ordenadores o pidan pruebas de ADN? se pregunta el inspector Correa Les enseñamos a montar controles no desde la teoría, sino desde la práctica porque sabemos lo que es parar un coche con la amenaza de que el conductor sea terrorista Tres sargentos de la Guardia Civil, Pablo González, Fernando Trallero y Fernando Granado trabajan de lleno en la formación de esa primera línea dentro de la capital a través del proyecto denominado Kabul City Police Project uno de cuyos objetivos es establecer lo que han bautizado como un anillo de acero para evitar ataques en el centro urbano, que se convertiría así en una Zona Verde al estilo de la de Bagdad. Treinta puestos de control ocupados por