Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 19 4 09 LA CARTA DEL CORRESPONSAL 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Cartas a Obama POR PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL EN WASHINGTON zar hacia el ala oeste de la Casa Blanca ese torrente epistolar, previamente irradiado e inspeccionado por el Servicio Secreto para evitar desagradables sorpresas. Parte de la tarea consiste en seleccionar una muestra representativa de todo ese correo, limitada a una decena de cartas. Entre reuniones, actos oficiales y montajes mediáticos, amigos y asesores confirman que Obama ha adoptado la costumbre de leer las cartas que conecten lo que él mismo denomina el mundo real con la burbuja que es la presidencia de Estados Unidos. Un esfuerzo que refleja su obsesión por no quedarse aislado dentro de la pecera de la Casa Blanca. Querido señor presidente... Toda esta correspondencia- -que en función de la novedad, del momento y de cada presidente puede oscilar entre 40.000 y 100.000 sobres semanales- -queda con el paso del tiempo bajo la custodia de los Archivos Nacionales y del sistema de bibliotecas presidenciales iniciado por Franklin Delano Roosevelt (FDR) Con la oportunidad de pasar a la historia e ilustrar el estilo de cada Casa Blanca. Entre esas colecciones se encuentran cartas tan célebres como la remitida por Albert Einstein al presidente Roosevelt insistiéndole en agosto de 1939 sobre la necesidad de tomarse en serio la construcción de una bomba atómica. El genio de la Física argumenta que EE. UU. no se puede permitir el lujo de quedarse atrás sobre todo ante el inquietante interés demostrado en esa apocalíptica tecnología por parte de la Alemania nazi. Otras cartas plantean peculiares ofrecimientos. Como el mensaje remitido por el Monarca de Siam, actual Tailandia, al presidente Lincoln en febrero del 1861. Mongkut, inmortalizado por la película y el musical El rey y yo realmente planteó la donación al gobierno de EE. UU. de varias parejas de elefantes para remediar el aparente déficit de paquidermos en la gran república americana. En otra versión un punto más surrealista también se conserva la carta enviada en diciembre de 1970 por Elvis al presidente Richard Nixon, solicitándole el título de agente federal plenipotenciario. La misiva, escrita a mano en folios de la compañía American Airlines, empieza diciendo primero me gustaría presentarme a mí mismo, soy Elvis Presley y le admiro y tengo gran respeto por su cargo Un significativo porcentaje de esta correspondencia ha sido escrita por niños. Una de las piezas más fascinantes fue remitida a Franklin D. Roosevelt por un escolar cubano en 1940. El muchacho, de doce años con mejor caligrafía que dominio del inglés, se llamaba Fidel Castro. Y solicitaba al presidente la gentileza de enviarle un nuevo billete de diez dólares. Obama recibe una media diaria de 40.000 cartas, de entre las que le gusta leer aquellas que le conecten con el mundo real A pesar de su público empeño en aprovechar todas las oportunidades de comunicación facilitadas por la era digital, Obama se enfrenta todavía a esa tradición tan americana de enviar cartas- -con papel, tinta y franqueo- -a la Casa Blanca (White House. 1600 Pennsylvania Avenue N. W. Washington D. C. 20500) Hasta el punto de recibir una plusmarca de correspondencia de 40.000 misivas diarias con toda clase imaginable de remitentes. Dentro de una plantilla compuesta por unos 25 asistentes, 25 viceasistentes y otros 50 asistentes especiales, un equipo ad hoc se encarga cada mañana de canali- Obama lee unas diez cartas diarias de sus ciudadanos para escapar de la burbuja de la Casa Blanca AP PRESIDENTE DE HONOR Guillermo Luca de Tena PRESIDENTA- EDITORA Catalina Luca de Tena CONSEJERO DELEGADO José Manuel Vargas DIRECTOR GENERAL José Luis Romero DIRECTOR Ángel Expósito Mora DIRECTOR ADJUNTO José Antonio Navas SUBDIRECTOR Alberto Aguirre de Cárcer REDACTOR JEFE Alberto Sotillo D 7