Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 4 09 LA ENTREVISTA Bruno Miteyo DIRECTOR DE CÁRITAS EN LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DE CONGO, VICEPRESIDENTE PARA TODA ÁFRICA La ONU es cómplice del desastre que sufre el Congo TEXTO: ALFONSO ARMADA FOTO: FRANCISCO SECO T iene este congoleño de la rica Katanga, nacido hace 55 años, el verbo florido y las maneras cálidas, y la santa paciencia de ilustrar al que no sabe. Trata de no desesperarse cuando trata de poner al gigante africano del que procede (un país casi tan grande como Europa Occidental) en la mente de los españoles, en el mapa de la conciencia occidental. No tiene pelos en la lengua. Su vida ha estado amenazada más de una vez precisamente por llamarle a las cosas por su nombre en un país donde la justicia es una entelequia, y la impunidad y la inseguridad son hermanas gemelas. Acusa con igual vehemencia tanto a la Misión de las Naciones Unidas en Congo (MONUC) a la que considera cómplice del desastre que sufre el país como al presidente, Joseph Kabila, de quien dice que tiene las manos manchadas de sangre, como las tienen muchos otros dirigentes de un país que ejemplifica como pocos la maldición de las riquezas. Su subuelo. uno de los más ricos del mundo, ha desatado todas las codicias y condenado a la miseria a la mayoría de sus habitantes. Como director de Cáritas para la República Democrática de Congo y vicepresidente para toda África, Bruno Minteyo, diplomado en tecnología agrícola y doctor en veterinaria, conoce de primera mano las penurias y las necesidades de sus compatiotas y sus convecinos. Desde que el Congo se convirtió en la finca particular de Leopoldo II- -un campo de concentración donde se cometió uno de los genocidios menos contados de la historia- no parece haber disfrutado de tiempos felices. A la independencia de Bruselas se llegó de mala manera, en pésimas condiciones, y la nueva era empezó además con el asesinato del carismático Patricio Lumumba a manos de gendarmes katangueños y la urdimbre en la sombra de la CIA y de la antigua metrópoli. Tras 35 años de dictadura de Mobutu Sese Seko, que se dedicó a esquilmar el país y a venderlo a empresas mineras multinacionales, los últimos años no han sido precisamente de paz. Habla Miteyo: Hace dos años estuve en España para alertarles sobre el drama de cuatro millones de muertos en mi país a causa de la violencia. Ahora regreso para confirmarles que las víctimas mortales suman ya cinco millones. No desearía tener que volver dentro de poco para decirles que los muertos siguen aumentando. Por eso, es urgente que todos tomemos conciencia de lo que está pasando a sólo ocho horas de vuelo de Madrid para poder salvar la vida de mis compatriotas Las elecciones que se celebra-