Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 4 09 EL LIBRO BIBLIOTECA NUEVA Diario agudo y apócrifo del Rey Asegura Máximo que él no es el autor de este Diario, y que tampoco lo es el Rey, aunque sus anotaciones no correspondan a un monarca imaginario. De lo que no hay duda es de que este Rey- -que se parece bastante al de verdad- -se preocupa del acontecer diario de España y de que sus reflexiones son un agudo repaso de nuestra historia más reciente E Título: Diario Regio Autor: Máximoa Editorial: Planeta Páginas: 480 Precio: 23 euros l nombre del autor debería aparecer entre paréntesis. ¿Por qué? Porque el autor es mero transcriptor en este caso. ¿No es suyo pues, el Diario Regio? No. ¿Es del Rey? Tampoco. ¿Es de un rey impersonal e imaginario? No, no. ¿De quién diablos es, entonces? Es de un Don Juan Carlos I inventado. Explíquese. Sí, lo intentaré. Las anotaciones y desahogos de este diario no son míos y tampoco son del Rey. Quiero decir que no expresan mi pensamiento, osadía sería, y tampoco tienen por qué expresar el del monarca vigente, aunque quepa la posibilidad de que, en algún caso, lo expresen. ¿Entonces? Entonces nos encontraremos con el diario privado y Máximo Dibujante esporádico, por supuesto apócrifo, de un Don Juan Carlos de Borbón imaginado que no trata de parecerse, ni mucho menos de parodiar, al Rey de España. Tampoco es un retrato: Don Juan Carlos, seguramente, nunca escribiría alguna de estas cosas. O sí, yo qué sé. En fin, el Rey que escribe este libro es un Rey literario y más o menos político que el autor entre- paréntesis supone y de cuyas palabras no son responsables, ante Dios y ante la Historia, ni el Rey real ni el transcriptor del diario. No sé si ha quedado claro o claroscuro. Un poco entrecruzado, quizá. Le pondré un ejemplo: Ricardo III, de William Shakespeare. Las opiniones, los juicios de Ri- cardo III en la obra de Shakespeare no son del Rey Ricardo, que hablaría como diga la Historia de Inglaterra. Y tampoco son de Shakespeare, pese a haberlas escrito, porque, ¿quién es un escritor y un bardo y un comediante, por muy Cisne de Stratford- upon- Avon que sea, para hablar como un rey? Las palabras son exclusivamente de un personaje teatral llamado Ricardo III, por lo que el auténtico Ricardo y el sublime William no son responsables del discurso regio que en tan imperecedera función se desarrolla. Oiga: haber traído al ejemplario a Shakespeare, ¿no le parece un poco desmesurado? Probablemente. MÁXIMO