Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE que es lo que venimos haciendo desde la Ratio Studiorum, el plan de la compañía, en 1599 Tampoco es pequeño el bagaje de Carlos Berzosa, rector de la Complutense de Madrid, la más grande de las universidades de España. Va a cumplir seis años en el cargo y ya lleva cinco ministros. Me dice, claro, que es un desbarajuste. ¿Sabe qué ha pasado con Màrius Rubiralta (secretario de Estado de Universidades hasta el nombramiento de Gabilondo) se ha perdido en el camino? Esto, insiste él, ha sido un follón. En Francia están con Bolonia desde el 2005, ¡hasta los italianos! Y nosotros seguimos mareando la perdiz. Esto ha sido un desmadre y un despropósito absoluto. Han sido muy negativos los discursos de predicadores, fundamentalistas como yo les digo, entre autoridades ministeriales e incluso rectores, que hablaban de Bolonia como la panacea universal que nos iba a salvar, discursos muy vinculados al mercado laboral, a capacidad y poco al conocimiento, desde luego una visión estrecha. Está claro que en la Universidad hay que preparar a la gente bien y pensando en la realidad que tenemos al lado, pero reducirlo sólo a eso me parece muy limitado. Hombre, no vamos a decir estése usted aquí cuatro años que le vamos a enseñar a pensar y reflexionar. Dirán enséñeme a ser odontólogo, filósofo, economista... pero no sólo eso. Mire usted, yo veo Bolonia como una convergencia académica simplemente, que vayas a París y que sepas lo que es un crédito europeo y que todos los cursos tengan los mismos créditos Sé que en el campus de Berzosa hay un núcleo duro antibolonia Hacen que me sienta muy bloqueado, que pierda muchas energías y mucho dinero en protección que podía ser para becas. He parlamentado con ellos y he ido bandeando el asunto. Tienen razón en cosas y en otras no. Fíjese, pregunté a los profesores de Euskadi cómo no tenían por ahí antibolonia y me dijeron que esos prefieren estar antes en Europa que con los de Murcia; y en Santiago de Compostela, que siempre ha sido una universidad movida, que no montaban algaradas porque gobernaba el Bloque Nacionalista. En fin, veremos qué pasa ahora... A veces me pregunto qué hace un chico como yo en un sitio como este ¡Con lo bien que se vive de profesor universitario! ¡Sin estrés! Y ya ve, ahora tengo que aguantar hasta que me insulten ¡a mi edad! Aprovecho el momento: Mire tengo una hija de 17 años que prefiere su universidad porque el curso que viene aún no han implantado Bolonia para la carrera de doble titulación que quiere, ¿usted qué haría? Y al otro lado del teléfono, la voz tranquila del rector sólo repite hace bien, hace bien El gran desbarajuste Asamblea de estudiantes de la Universidad de Valencia durante una protesta contra Bolonia sastre universitario que vivimos. Al contrario, con él se agravan sus defectos y sus carencias. Mucho se ha hablado de que con él las universidades quedan en manos de las empresas y de las corporaciones privadas y se ha incidido en que la reconversión que la Logse significó para la quiebra de la Enseñanza Media viene a traer ahora lo mismo con esta contrarreforma boloñesa. Pero lo que muy poco se ha destacado de este plan es el aspecto que, personalmente, más preocupación me causa, esto es: el ataque a los fundamentos intelectuales de Europa Recuerda Muñoz que cuando se aplicó la Logse, en algún lugar escribí que al cabo de unos años de su aplicación, el caso se adueñaría de los centros escolares y, desgraciadamente, ello ha sido cierto e indudable. Alumnos que no saben ya quiénes eran ni qué les debemos a Sócrates, Platón, Séneca, Goethe, Balzac, Virginia Woolf, Larra o Le Corbusier... por citar aleatoriamente autores de nuestra gran tradición cultural y humanística. Comunidades que sólo conocen los ríos de su minúscula geografía o sociedades que han perdido la memoria histórica o ésta puede ser fácilmente manipulada por los medios de comunicación En el caso de la Universidad- -subraya la profesora- -nos vamos a encontrar con situaciones similares, e incluso peores. Se ha tenido por ejemplo que luchar para que no se eliminase la especialidad universitaria de la Historia del Arte y las Humanidades quedan reducidas a su mínima expresión. Para entender qué está ocurriendo no hay que olvidar que desde hace unos años las sociedades europeas están viviendo un proceso de ataque y acecho directo a sus culturas bajo el tópico de unificar estudios Los burócratas que nos gobiernan han emprendido una durísima ofensiva contra lo que es la genuina tradición intelectual de nuestro continente. Lo observamos en las embestidas frente al cristianismo que cada vez son mediáticamente más injuriosas, pero también nuestra tradición crítica ilustrada, en la que Marx sigue estando vivo para comprender qué crisis estamos viviendo en la actualidad, tal y como está ocurriendo en Alemania, donde sus libros se han convertido en exitosos best- seller. En último término, Bolonia significa que Europa pierda lo que ha sido su verdadera esencia colectiva y su aportación universal, tal y como comentaba Edmund Husserl en su libro sobre La crisis de las conciencias europeas cuando afirmaba que en la Grecia clásica se despertó la conciencia crítica, y si ésta se pierde, no solo perderemos la investigación no comprometida con el poder, sino que perderemos el verdadero sentimiento creativo, tanto ético como estético, que ha sido el patrimonio histórico de nuestra amada y hoy tan maltratada Europa Pero lo cierto es que ni Cervantes, ni Quevedo, ni Miguel Hernández ni James Joyce, por citar sólo a algunos de los alumnos que pasaron por los centros de la Compañía de Jesús, dan idea de que ésta fuera servil al mercantilismo o arrojara de bruces a sus pupilos al desierto de la creatividad. Por eso, cuando hoy pregunto al rector de la Universidad Pontificia de Comillas su parecer sobre Bolonia, responde que es verdad que se intenta acomodar EDUARDO MANZANA Los burócratas que nos gobiernan han emprendido una durísima ofensiva contra lo que es la genuina tradición intelectual de Europa afirma la profesora Blanca Muñoz mejor los estudios a la oferta de empleo que luego puede tener un alumno, pero si contemplamos ese peligro de mercantilización como un aspecto negativo en la línea de que el conocimiento que se busca en la universidad sea sólo el que me sirva para tener un buen sueldo, la contraria, esto es, tengo el perfecto conocimiento de lo que no sirve para nada, también es un defecto. Por eso hay que buscar un equilibrio Para José Ramón Busto, Bolonia ni es la panacea que va a arreglar la universidad ni la suma de todos nuestros males. Bolonia significa mayor internacionalización, mayor competitividad, mayor flexibilidad en los títulos y mayor protagonismo del universitario, y todo eso es bueno. Siempre hemos hablado de la necesidad de autonomía de las universidades y cuando llega un momento en que esto se empieza a hacer parece que nos da miedo. Pero con esas características que he citado podemos hacer las cosas igual de bien o de mal, pero a Bolonia no se le puede poner ninguna pega porque la alternativa sería el aislamiento y que España quedara fuera de juego. Yo, que soy jesuita y que estoy desde siempre en una universidad de la Compañía, le digo que a nosotros Bolonia no nos obliga a cambiar la forma de trabajo, donde el alumno es el protagonista y el motor de todo, por- ¡Lo bien que se vive de profesor! El precio de la ignorancia Miedo a la libertad