Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 4 09 EN PORTADA Carlos Berzosa Rector de la Universidad Complutense de Madrid Lo peor de Bolonia es cómo lo hemos hecho en España. Llevo, en seis años de rector, cinco ministros y muchos discursos de fundamentalistas FOTOS: ABC Plan Bolonia En las trincheras POR VIRGINIA RÓDENAS urante tres días trato de localizar a Arnau Mallol, portavoz del Sindicat d Estudiants dels Països Catalans (SEPC) el grupo de radicales antibolonia que se las ha hecho pasar canutas al Gobierno catalán del socialista Montilla, al que han arrastrado hasta el cese del jefe de la policía autonómica tras cargar contra sus manifestantes. Primero se encerraron en el Campus de Bellaterra, después tomaron las calles, luego buscaron aumentar la presión con la huelga de hambre del estudiante de Informática de la Autónoma de Barcelona Tomàs Sayes, que hubo de ser hospitalizado después de un mes de ayuno... ¿Tan horrible es el Plan Bolonia como para jugarse la vida? Y Arnau, que cursa el último curso de Derecho en la Pompeu Fabra, me dice que Tomás se ofreció, dijo que era importante dar un toque serio de atención y se decidió a hacer esto cogiendo la idea de otras luchas similares, aunque no hubieran sido de estudiantes; pero no tuvo la respuesta que esperábamos, sólo silencio por parte de la Universidad y censura No os quedasteis mancos en la respuesta, le digo. Tuvimos que responder con una huelga general... Y dando cera, añado. Sí sí, era lo que tocaba Mallol desgrana luego las razones de los suyos que arrancan des- D de hace años, desde la aprobación de la LOU, en que se está viendo una influencia cada vez mayor de las empresas a la hora de dirigir o decidir hacia dónde va la Universidad, tanto desde los consejos sociales como desde los órganos de Gobierno, que quita poder a los claustros y se lo da al rector, y eso no puede ser. En las declaraciones del proceso de Bolonia se habla de competitividad, de que la educación universitaria tiene que relacionarse con las habilidades y las competencias laborales y que las universidades, en vez de centros de conocimiento, se conviertan en centros de formación profesional. Así las licenciaturas las dividen en grados, postgrados y master. En el primer ciclo, la educación se devalúa. Nosotros hemos comprobado cómo en Derecho, por ejemplo, se juntan asignaturas muy importantes dejándolas en lo mínimo, para hacer un grado generalista, teniendo que completar esa formación con un postgrado, especialización que El portavoz del Sindicat d Estudiants dels Països Catalans dice que el Gobierno quiere privatizar la universidad pública para una élite y ponerla al servicio de la empresa Desde la Universidad de Granada, Tapia y Zugaldía rechazan las críticas a la reforma y anuncian el fin de esa masa de alumnos pasivos que solo van a clase al examen servirá para que las empresas moldeen según sus necesidades a los estudiantes como mano de obra y del que sólo se dice que tendrá un precio público pero eso sólo significa que lo marca el Estado. Nosotros hemos visto postgrados que valen miles de euros y que además serán imprescindibles para ejercer la profesión... No aseguran que el acceso a estos cursos por cuestión económica sea para todo el mundo, se quiere elitizar aún más la universidad, sin becas suficientes... Y lo peor de todo- -añade Mallol- -es que no se acaba de explicar, no se acaba de saber... Llevan diez años implantando Bolonia y si no se ha dado respuesta antes a todas estas incertidumbres es porque no interesa que se sepa cuáles son los objetivos reales del plan, ni quieren llevarlo a cabo aportando todo el dinero que necesita, ni hacerlo de forma participativa; quieren implantarlo de forma oscura, pero nosotros hemos investigado y nos hemos asesorado Le pregunto al portavoz del sindicato catalán si, como han dicho políticos, rectores, profesores e incluso otros estudiantes a los antibolonia no les mueven otros intereses políticos o ideológicos. Es verdad que nuestro sindicato es independentista- -responde- pero no hay detrás ningún otro ideario En fin. Para ellos, el nombramiento del metafísico y defensor a ultranza de Bolonia Ángel Gabilondo como ministro de Educación es la advertencia