Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 4 09 LA ENTREVISTA Ortega Gil Fournier PRESIDENTE DE BODEGAS Y VIÑEDOS O. FOURNIER Cambió la Banca por los vinos: Cumplí mi sueño POR: CARMEN DE CARLOS FOTO: FEDERICO GARCÍA- BETANCOURT l puente de la Inmaculada de 1999 José Manuel Ortega Gil Fournier subía a un avión de Iberia con destino a Buenos Aires. El billete, pagado con puntos ya forma parte del origen de la historia de este productor de vinos de cuarenta años que un día fue un prometedor banquero. Hoy, desde la provincia argentina de Mendoza, donde se levanta la más monumental de sus tres bodegas, este empresario hace repaso de una década durante la cual pasó de soltero a casado, de contar billetes en el ordenador a ordenar sus finanzas y de beberse el vino ajeno a fabricar el propio en Argentina, España y Chile. Somos un caso único. No existe un proyecto emprendedor similar en ninguna parte del mundo. Tener tres bodegas en tres países es algo extraordinario y lo hemos hecho españoles. Nos da un poco de vergüenza decirlo pero tenemos que estar orgullosos aclara antes de celebrar: Los sueños se dan de noche. Poca gente consigue hacerlos realidad de día. Yo soy uno de ellos Presidente del grupo de Bodegas y Viñedos O. Fournier, este joven empresario cambió un sueldo de cuatrocientos mil euros de entonces por unos ingresos de cincuenta mil al año. No me veía a los sesenta trabajando en la banca, y tengo claro que se vive sólo una vez reflexiona. Nació en Burgos, estudió y vivió a caballo entre España y Estados Unidos. Se especializó en mercados de inversión, estuvo en Goldman Sachs y de ahí fichó para el Banco de Santander. Tenía lo que para muchos puede ser la vida resuelta pero, inquieto por naturaleza arriesgó su dinero, la totalidad del patrimonio y parte de los ahorros familiares: Convencer a mi padre no fue fácil recuerda. En la negociación tuvo que ceder y colocar el apellido paterno en una de las bodegas, de no hacerlo no habría logrado que me ayudara en la financiación asegura. Desde entonces, muchos sacri- E ficios, estrecheces y un sin fin de viajes por medio mundo para vender el producto han marcado su vida. Ahora, con varios socios más, dos hipotecas y tres créditos pendientes somos propietarios de cuatrocientas treinta y cinco hectáreas. De éstas, unas ciento sesen- ta son viñedos de más de sesenta años de antigüedad explica para que quede claro que la buena uva tiene su historia. Arriesgado, con la audacia que me daba la juventud y todavía no haber formado una familia a José Manuel no le echó para atrás Apuesta de riesgo Se especializó en mercados de inversión. Trabajó en Goldman Sachs y en el Banco de Santander. Cambió un sueldo de 400.000 euros por unos ingresos de 50.000 euros al año. Arriesgó su dinero, su patrimonio y parte de los ahorros familiares. Construyó su primera bodega en plena crisis del corralito en Argentina, en 2002. Hoy cuenta con bodegas en Argentina, Chile y España. Y es propietario de 435 hectáreas de viñedos, de las cuales 160 son de viñedos con más de sesenta años de antigüedad. Amor al riesgo José Manuel Ortega, en una de sus bodegas en Argentina