Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE nía hoy un acento impresionante de sinceridad: Una semana de verdadero significado histórico ha alboreado en el mundo... Para bien o para mal, el Pacto de Alianza del Atlántico es el reconocimiento del hecho de que el mundo está partido en dos mitades rivales- -mientras la inmensa masa amorfa de Asia escoge su propio camino- -y una notificación a Rusia de que el Occidente no está dispuesto a apaciguar ni a rendirse. El sueño del pobre Wendell Willkie sobre un mundo no es todavía posible. Por otra parte, en el Pacto quedan huecos peligrosos, vacíos incomprensibles para una pieza diplomática de su evidente realismo; pero; en cualquier caso, hoy por hoy, para hombres doctrinarios como los del Kremlin, sin sentido de los matices y propensos a obsesionarse con sus mismos dogmas, la advertencia puede ser saludable en el futuro inmediato y quizá, como insinuaba el jueves Churchill en Boston, para esperar la muerte del Gran Khan... Mañana, en Flushing Meadows, cuando se reúna la Asamblea de la ONU, los rusos discutirán, probablemente, si el Tratado está o no de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas- -y quizá hallen argumentos suficientes para demostrar que no lo está- pero será bueno que se encuentren ante el hecho consumado. Después de todo, en Irán, primero, y más tarde en Berlín, han demostrado que cuando se les habla un lenguaje terminante, no pierden la cabeza así como así. DEFENSA MUTUA C JOSÉ MARÍA MASSIP uando por enésima vez se afirma que el flamante Pacto es puramente defensivo no se dice una verdad oficial sino una verdad auténtica. Nadie piensa atacar al Bloque soviético. La bomba atómica cumple su misión también en el terreno defensivo, pero hasta que los rusos y sus satélites no ataquen, ni las bombas serán lanzadas sobre su territorio ni funcionará el Pacto Atlántico. El texto firmado ayer tarde en Washington equivale a una unidad de creencias, de espíritu y de intereses de la comunidad de naciones representadas Ello indica que aun sin la firma del Pacto los Estados Unidos habrían intervenido en esas naciones por tercera vez- -como en 1917 y en 1941- -para salvar del derrumbamiento a la Europa occidental. ¿Quiere decir eso que el Pacto es innecesario? De ningún modo. Es útil que el agresor en potencia conozca de antemano la resolución de Norteamérica y que no sea preciso esperar a que la agresión se haya producido, o a que transcurran dos años después de ella. Y si el Pacto hubiese establecido la intervención militar automática al lado de la potencia agredida, el efecto hubiera sido todavía más convincente. Era, sin embargo, preciso contar con la idiosincrasia de los parlamentarios norteamericanos. El famoso artículo V no es perfecto en este sentido, aunque es indudable que hará reflexionar a los catorce del Kremlin Lo dice Churchill y tiene razón. Los Estados Unidos han roto su splendid insolation y los demás países comprenden ya que no hay seguridad autárquica sino únicamente seguridad colectiva. Unidad y democracia frente a la amenaza soviética. Sobre estas líneas, los ministros de Exteriores de los países aliados durante una reunión en París en la que se discutió sobre la futura adhesión de Alemania. De izquierda a derecha, los representantes del Tratado de Bruselas, en Londres, durante una reunión preparatoria del Pacto del Atlántico Norte. Desfile militar de la OTAN en el décimo aniversario de su fundación, en el que se exhibieron varios misiles nucleares Honest John Iosif Stalin, líder soviético, que tras la Segunda Guerra Mundial puso a media Europa bajo la órbita de la URSS