Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE Juan Pedro Hernández Moltó, ex portavoz socialista de Economía en el Congreso y ex presidente de Caja Castilla- La Mancha ciones inmobiliarias de la región. De hecho, es el principal promotor del polémico aeropuerto de Ciudad Real- -del que también es socio Barco- además de dueño del equipo de balonmano de Ciudad Real que, por supuesto, está patrocinado por Moltó. Curiosamente, Díaz de Mera coincidió con González Villarejo, otro de los habituales de CCM, en el capital de Colonial, una de las primeras inmobiliarias nacionales en desplomarse y, desde luego, uno de los más fieles reflejos de la crisis del sector en nuestro país. Pero la ristra de empresarios amigos, bruscamente venidos a menos, no termina ahí. Román Sanahuja, con 121 millones de euros de deuda a CCM sobre sus espaldas, tampoco vive su mejor momento económico. A la familia de empresarios se le han acumulado las deudas y se ha ha visto obligada a dejar sus negocios en manos de los bancos. Y no hay que olvidar a Méndez Pozo, un constructor de Burgos que decidió probar suerte en negocios que no han salido muy bien parados del tsunami económico: los medios de comunicación y, por supuesto, el aeropuerto de Ciudad Real. Otro de los ejemplos más evidentes de la vinculación de las entidades con los partidos es Narcís Serra. El que fuera ministro de Defensa y vicepresidente del Gobierno con Felipe González, además de alcalde de Barcelona, es hoy presidente de una de las entidades con más papeletas en el bombo de los analistas para unirse a la recién inaugurada lista de intervenciones: Caixa Catalunya. Serra, un hombre con un currículo tan brillante académicamente como escaso en lo que a experiencia bancaria se refiere, llegó a la presidencia de la caja con las ansias de éxito propias de los de su gremio y dispuesto a imitar el negocio de su hermana mayor, La Caixa. Así, decidió cambiar la estrategia de la entidad desde la cautela que le había caracterizado en los últimos año hacia un perfil más agresivo y con un apoyo decidido a las empresas industriales. No fueron pocos los que rechazaron este giro. De hecho, en enero de 2008, el hasta entonces director de Caixa Catalunya, Josep Maria Loza, dimitió de su cargo por fuer- H. FRAILE Moltó, rodeado de un peligroso- -y tupido- -entramado de amistades, es hoy el reflejo más fiel de lo que una gestión política puede suponer para una entidad financiera Las Cajas tienen unas fuertes raíces locales, que han resultado ser un arma de doble filo: mantienen a la entidad vinculada a su región, pero también la ligan a sus políticos tes discrepancias con Serra. Después de 36 años en la caja, Loza tenía en mente una estrategia más conservadora que la de Serra y, sobre todo, ninguna duda sobre cuál es la regla de oro de los banqueros- -que no de los políticos- -para mantener a salvo el negocio: saber decir que no Braulio Medel, el presidente de Unicaja, es otro de los incondicionales en cualquier listado de políticos en las cajas. Más aún hoy, cuando el antiguo viceconsejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía ha estado a punto de ser el salvavidas de su compañera intervenida CCM. Y, como no podía ser de otra forma, esta misión, y su frustración, no han sido ajenas a las influencias políticas. El motivo por el que Unicaja fue la elegida para echar un capote a su compañera no fue otro que el control que los (Pasa a la página siguiente)