Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 3 09 EN PORTADA Unas muchachas kosovares caminan entre nuevas y viejas banderas patrióticas para conmemorar el primer aniversario de la independencia Kosovo Misión incumplida POR RAMIRO VILLAPADIERNA PRÍSTINA (KOSOVO) ENVIADO ESPECIAL a Alianza vino unida y se marchará unida. Esta doctrina de la OTAN para Kosovo ha caducado para el gobierno español, para sorpresa de aliados, decepción de Obama y agravio de los kosovares, que últimamente reciben sólo malas noticias de España y se preguntan por qué. Diga que no necesitamos más muestras españolas de desafecto dice el ex ministro y líder opositor Ardian Gjini. Cuando España capitanea en el mundo la multilateralidad, en Kosovo el diario Express titulaba en castellano: España, unilateral: ¡Hasta la vista! y el Koha Ditore apostillaba: España ignora a todas las autoridades de Kosovo enumerando al gobierno local, la fuerza KFOR, la misión de la UE y la ONU. ¿Todo por lograr un titular sor- L presa? ¿En un día de puente vacío? Eso temen diplomáticos y funcionarios de Defensa con experiencia en la región quienes, dada la actual bunkerización de toda la información de Defensa, sólo pueden ser anónimos. La opacidad llega hasta el punto de que ya no se puede contactar- -y menos visitar- -un destacamento español en misión internacional. Así fue como este diario, que tantas charlas compartió con las tropas en los Balcanes, ha visto denegada su solicitud de visitar la base española en Istok. Por todo el Balcán hay gobiernos primerizos, tan modestos que prefieren silenciar hasta los agravios. Portavoces de Defensa y Exteriores en Tirana no quisieron responder a ABC sobre la afrenta, a la vista de la esperada entrada de Albania en la OTAN en abril. En cambio hay gobiernos tan bragados, como el de Belgrado, que son quienes dictan el guión. ¿Incluso a la diplomacia española? Los medios de la antigua Yugoslavia han multiplicado fotos y titulares de los nuevos amigos de Serbia, Moratinos y Zapatero. Los manifestantes serbios usan la bandera española junto a retratos de sus criminales de guerra. Y Belgrado utiliza la repentina retirada de tropas para mostrar las grietas en la OTAN y la desunión en UE. Hay políticos kosovares que, no obstante, echan un capote a la ministra Chacón, que no quiso ni aterrizar en Pristina ni saludar a ninguna autoridad: Un problema de agenda excusa el viceprimer ministro Hajredin Kuci. Muchos ministros vienen con prisas; no es que nos ignorara Behgjet Pacolli, magnate albanés y dirigente de la Alianza para el Futuro señala: España ha hecho un gran papel, es normal que quiera volver a casa. Pero que recuerde que Kosovo sólo quiere su amistad Aunque en privado digan lo contrario.