Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE cimientos se aceleran, y así entendemos lo difícil que será atajar algunos problemas y qué cosas son ya irreversibles. Experimentamos dinámicas similares en el sistema de producción de alimentos. Pero hemos llegado tan lejos, hay tanta gente que depende de forma tan masiva de este sistema industrial que desmantelarlo por completo sería un reto mayor de lo que imaginamos. La vida moderna parece una catástrofe a cámara lenta, una película del colapso que está ocurriendo ante nuestros ojos, y la única solución puede que sea seguir avanzando lo más rápidamente posible para evitar el colapso porque si nos paramos nos caemos. tiempo es uno de los sectores que más padecen los rigores del cambio climático. Tenemos que repensar nuestra agricultura, sobre todo respecto a los fertilizantes. Y si pensamos en el ganado no hemos de olvidar que genera grandes cantidades de gas metano. Pero para empezar a tomar medidas han de ser los gobiernos los que primero se den cuenta de que el sistema actual es insostenible. -La política agraria de la Unión Europea y la estadounidense hacen que muchos cultivos africanos no sean -Esa es la idea. En los países pobres carecen de subsidios, tecnología, acceso a financiación, gestión... Los subsidios no son más que otra desventaja más. Políticamente es un asunto muy delicado, pero hay que encararlo. La idea de que podemos lograr el máximo beneficio dejando que la economía mundial de la alimentación regule su evolución es una fantasía. El comercio es justo muy raras veces. competitivos. ¿Hay que acabar con el proteccionismo occidental? -Si, como asegura, el cuerpo humano fue diseñado para tiempos de escasez, no de abundancia, ¿hay que cambiar de cuerpo? jar de comer carne por completo. Esa no es la solución. Los países en desarrollo confían en aumentar tanto su consumo de carne como de energía. No es justo decirles que consuman menos carne y menos energía de las que nosotros hemos disfrutado. ¿Podemos ser ecologistas y carnívoros al mismo tiempo? ¿Se puede cambiar a un tipo de agricultura sostenible a escala global? -Creo que necesitamos una hoja de ruta, y la política sobre el clima puede servir de ejemplo, porque clima y agricultura están estrechamente relacionados. La agricultura es uno de los mayores responsables de los gases que agravan el efecto invernadero y al mismo Buena parte de los recursos alimentarios están ligados a la producción de carne, y es muy ineficaz en calorías: cuesta veinte kilos de grano conseguir un kilo de carne Para que los Obamas del mundo cambien las cosas debemos empezar a pequeña escala, en nuestro huerto doméstico. La comida requiere sacrificios, tienes que dejar algo, cambiar -Sí. Es cierto que muchos de nuestros problemas desaparecerían o se reducirían si bajáramos nuestro consumo de carne, porque buena parte de los recursos alimentarios del mundo están ligados a la producción de carne, y es muy ineficaz en cuanto a calorías: cuesta veinte kilos de grano conseguir un kilo de carne. Si la gente decide no comer carne, perfecto. Pero eso no quiere decir que para lograr una agricultura sostenible hay que de- -Es lo que estamos intentando hacer, pero la cuestión suscitará mucha controversia. La cultura de la conveniencia y la satisfacción inmediata han logrado que la comida esté siempre disponible. El número de restaurantes ha aumentado tres veces más que la población. Las expectativas de la industria alimentaria es que se va a comer más. Rebelión en la granja- ¿Fue el mal de las vacas locas una suerte de metáfora del malestar de la cultura alimentaria, nuestra rebelión en la granja? -Absolutamente. El asunto tuvo una vertiente muy politizada porque caía de lleno en las cuestiones del comercio y de la carne. Pero ese mal me despierta mucho menos temor que la bacteria E. Coli la salmonela o la gripe aviar. -Últimamente me gusta el pescado, el salmón, las sardinas... Estoy intentando reducir mi dieta de carne, y lo que me gusta comer con frecuencia son habichuelas, arroz y maíz con cilantro, tomate, cúrcuma, y algo de pollo. -Un buen filete de ternera es algo que reservo para ocasiones especiales. Mi cuerpo lo aprecia mucho mejor. Comer filetes a diario es como celebrar la Navidad todos los días. Mi hijo, que adora la carne, está muy enfadado porque haya escrito este libro. ¿Cuál es su comida favorita? ¿Hamburguesa o sushi? Paul Roberts, en la cocina del hotel donde se alojó en Madrid y donde prepararon el excelente bacalao que cenó la víspera -Es un grave problema. Al igual que en las finanzas, donde tradicionalmente te daban un crédito porque en tu banco te conocían y sabían que podrías devolverlo, con la comida se ha producido también una deslocalización, una desconexión. Sin cercanía no hay conocimiento personal. Tenemos que reconectar esos procesos, volver a cocinar. Yo he decidido cultivar en un pequeño huerto parte de lo que como, tocar la tierra. Es algo pequeño, pero para que los Obamas del mundo cambien las cosas debemos empezar a pequeña escala, en nuestro huerto doméstico. La comida requiere sacrificios, tienes que dejar algo, cambiar. La gente dice que sólo dispone de media hora para cocinar al día, pero muchos encuentran tres o cuatro horas para ver televisión. Tenemos que fijar nuestras prioridades. La gente tiene que elegir. -Dice que la comida nos mantenía unidos al mundo natural y que romper ese vínculo nos ha llevado a entender peor el mundo real. ¿Qué hacer?