Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE Librería Ateneo, un antiguo teatro de la Avenida Santa Fe convertido en templo para bibliómanos como Cortázar da de Mayo, 825) bien conservado santuario de escritores con Borges como gran protagonista. En 1947, el genial creador de laberintos se cruzó de forma decisiva en la vida de un Cortázar aún desconocido. Una amiga envió el relato Casa tomada a Borges, que la publicó en su prestigiosa revista Anales Aunque más tarde las divergencias políticas separaron las carreras de los dos grandes hitos de la literatura argentina, hoy la ciudad ha vuelto a unirlos en un curioso tirabuzón literario- urbanístico. La plaza en honor de Cortázar es el corazón de Palermo, barrio de la infancia de Borges, que sitúa en sus calles la Fundación Mítica de Buenos Aires Sin embargo, el actual Palermo sería probablemente más del gusto del izquierdista Cortázar. Reconvertida en la zona más cool de la ciudad, con reminiscencias al Soho o a la Malasaña madrileña, abunda en mercadillos, melenas, husmeaderos de intelectuales y cineastas... Aunque un vistazo más objetivo, ante el que brotan las tiendas de ropas de diseño con toque underground y precios oversky los restaurantes de lujo, los bares de moda y las tiendas para turistas, revela la distancia con la filosofía del autor de El libro de Manuel Y la ironía deviene en surrealismo: justo en la Plaza Cortázar arranca la calle Jorge Luis Borges. Aunque el planteamiento tiene sentido en el mapa social bonaerense: a partir de acá, Palermo se vuelve más solemne y señorial, hasta dar en la Recoleta, zona noble de Buenos Aires. Pero antes de su desarrollo natural burgués, la calle Borges se permite una licencia poética uniéndose a los bosques de Palermo. Entre la floresta de su jardín botánico, quizá forjó Borges sus legendarios laberintos. Suficientemente sugestionado, el viajero puede escuchar los ecos de El jardín de los senderos que se bifurcan trasplantados a la fantasía británico- oriental, metafísica y juego: puro Borges. Y si su capacidad de sugestión alcanza cotas mayores, podrá completar el irónico matrimonio de escritores antagónicos saltando al interior de Continuidad de los Parques el célebre cuento en el que Cortázar logró atrapar, como un entomólogo entre la rosaleda y los bancos herrumbrosos, a un personaje literario para matarlo de verdad Más allá de los jardines, el río. Cortázar se embarcó en 1951 para instalarse en París, donde le esperaba la gloria. Y la muerte. Allá reposan sus restos. Pero aqué- ABC lla no era su verdadera ciudad. Tampoco Buenos Aires. No te preocupes más por mí. Voy a marcharme a mi ciudad le dijo a Aurora Bernárdez antes de internarse en el hospital. Cuenta Vicente Muleiro que Cortázar ya había hablado antes de aquella ciudad suya donde jamás había estado en esta vida despierto A esa ciudad se llega por el desvío genial de sus libros. Un viaje solitario. Agenda Cómo llegar. Aerolíneas Argentinas y Air Europa ofrecen las opciones más económicas. Desde el aeropuerto de Eseiza, un taxi no debe superar los 100 pesos (unos 20 euros) Dónde dormir. El Abasto Plaza es un lujoso hotel de cinco estrellas temático de Tango (www. abastoplaza. com) El Rochester Concept, funcional y cómodo, a unos metros de la calle Florida Dónde comer. Parrilla la Cabrera: uno de los mejores sitios para probar la carne argentina. en el 5127 de José Cabrera. Julio Cortázar, en 1980 ABC En la Plaza Cortázar arranca la calle Jorge Luis Borges. A partir de acá, Palermo se vuelve más solemne y señorial, hasta dar en la Recoleta, zona noble de Buenos Aires El escritor creció con el descubrimiento de las librerías del centro, que serían fundamentales para sus primeras armas en la literatura con revelaciones portentosas