Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de la India anunciaba el choque entre los tibetanos y las tropas chinas de guarnición en Lhassa. Entienden las fuentes oficiosas que ante el temor de que el Dalai Lama, suprema autoridad espitual del país de las montañas, fuera secuestrado por los invasores muchos habitantes de la capital se concentraban, sin armas, frente al Consulado de la India para pedir apoyo contra el posible intento de Pekín de apoderarse del jefe espiritual y temporal del Tíbet Las fuerzas chinas- -otro Budapest- -trataron de disolver la manifestación brutalmente. Según las informaciones que llegan a Londres, el Press Trust de la India asegura que las demostraciones de hostilidad contra la ocupación china se extendían luego y que si bien empezaban en forma pacífica ahora es otra cosa, evidentemente Hoy transcribe la Prensa inglesa comentarios de dos de los más importantes diarios de Nueva Delhi. Nuestros amigos chinos- -se escribe en el independiente diario Hindustan Standard -deben saber que en la India ni siquiera el primer ministro cree en el principio de la soberanía o de la validez moral del principio de la no interferencia, hasta el punto de aceptar que los tibetanos sólo tienen derecho a esas libertades en la medida que Pekín se lo tolere. La crítica del Hindustan Times aunque gubernamental, es más clara en la apreciación de los excesos del neutralismo: Causará Temor por el Dalai Lama gran decepción la forma en que Nehru consideraba la situación en el Tíbet durante el debate en la Cámara Popular sobre política extranjera. (Cuando describía las notorias exageraciones de la Prensa británica. India tiene la obligación moral de pedir a China que cumpla su promesa de respetar la autonomía tibetana Las informaciones que nos llegan, en relación con el envío al este del Tíbet de cientos de miles de colonizadores chinos, revelan que Pekín no trata, precisamente, de respetar las tradiciones y el especial carácter de la vida de aquel pueblo. Tampoco parece que Pekín esté muy dispuesto a permitir que en Nueva Delhi se hable normalmente de los viejos intereses de la India en el Tíbet. En el año 1951 ya se había forzado al Tíbet a firmar un acuerdo con la poderosa China, según el cual gozará de plena autonomía en asuntos internos a cambio de ceder la responsabilidad de la política exterior y de la defensa nacional al Ejecutivo de Pekín. Preside el Dalai Lama un Gobierno de cinco consejeros y funciona, nominalmente por lo menos, una Asamblea Nacional. Las últimas noticias que circulaban por la capital británica esta noche señalan que desde hace dos días la estación de radio de Lhassa no da la menor señal de vida, y que se desconoce el paradero del Dalai Lama, detenido, quizá, por las fuerzas militares chinas, o huido del país. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal) Previo acuerdo de autonomía J. MIQUELARENA Arriba, un niño tibetano sostiene una pancarta que dice Abajo Mao. Contra la esclavitud en el Tíbet De izquierda a derecha, delegación de notables tibetanos. Manifestación de refugiados en Delhi. Aspecto de Lhasa tras ser sofocada la rebelión