Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 3 09 LA IMAGEN Alonso se calienta TEXTO: JOSÉ CARLOS J. CARABIAS FOTO: TONI ALBIR (EFE) l estetoscopio que ausculta el negocio de la Fórmula 1 en España es el lenguaje gestual de Fernando Alonso. Si el asturiano se expresa moviendo las manos cual folclórica en trance, si estira sus respuestas y fija la mirada al interlocutor con una grapa, hay que dar por hecho que revolotearán millones de euros a su rebufo. Es el Alonso optimista, el que ha detectado maneras en su coche y ve posibilidades de gobernar la temporada. Entonces crecerán las audiencias, preguntarán nuevos patrocinadores y el piloto volverá a asomar, sí o sí, como hombreanuncio en la televisión. Si Alonso responde ceñudo, deslizando cada reflexión entre desganados monosílabos, un brazo cruzado sobre el otro, inapetente respecto a su trabajo, el coche no va, comenzarán a inquietarse los propietarios de los circuitos, las multinacionales inversoras y el mundo satélite que flota a su alrededor. El estado de la cuestión a domingo 15 de marzo (dos semanas para el comienzo del Mundial de Fórmula 1) es movimiento de manos y contestaciones extensas. Su eminencia ve el vaso medio lleno. El Renault funciona y Alonso se ha calentado. La Fórmula 1 ha dejado atrás su pasado clandestino en España para convertirse en un curioso fenómeno. El aficionado habla de los tiempos a una vuelta y las estrategias en boxes con una soltura similar al fuera de juego o a las alineaciones que plantean los entrenadores de la Liga. Y el milagro proviene de este asturiano tímido, con tendencia a la soledad, que provoca filias y fobias a cuenta de su simpatía. Pero Alonso gana muchos enteros en el cara a cara, donde siempre se muestra como el hijo de un currante y no como la macroestrella que es. La pasarela 2009 obliga a detenerse en Alonso, que opta otra vez a la pelea por el título. Así lo dice el reloj de la pretemporada. Sus números están muy lejos del pesimismo de 2008, cuando anunció un año de vacaciones por los cinco continentes. Pero Alonso no sabe competir con las manos en los bolsillos y rascó dos triunfos en el pasado otoño. Aquel empuje le ha otorgado ahora una perspectiva ilusionada. Con permiso de Hamilton, Raikkonen, Ferrari y compañía, vuelve a tener licencia para soñar. E