Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 3 09 EL LIBRO BIBLIOTECA NUEVA Cartas de niños desde la URSS Este libro reconstruye la historia de una infancia dividida por la Guerra Civil. La de los que tuvieron que abandonar su país y la de quienes se quedaron. Y lo hace a través de cartas, diarios, redacciones y dibujos. Testimonios de tiempos duros que, como en las cartas que reproducimos, ponen también de manifiesto cómo se manipulaba a aquellos niños vapuleados por la historia É Título: Palabras huérfanas. Los niños y la Guerra Civil Autor: Verónica Sierra Editorial: Taurus Páginas: 426 Precio: 20 Euros sta y otras cartas similares muestran no sólo la importancia de los testimonios epistolares como forma de interiorización y apropiación de los ideales nacionalistas presentes en cada bando sino también el valor de la correspondencia como elemento imprescindible de la cultura escolar y como correa de transmisión de los discursos bélicos inspiradores de las representaciones de cada grupo En el Archivo General de la Administración se conserva, entre otras, la carta escrita por Antonio González Vior, un niño asturiano de la casa de niños número 1 (Pravda) quien, al igual que sus compañeros, escribió a los combatientes españoles con motivo de las fiestas navideñas en los primeros días del mes de diciembre de 1938, acompañando su misiva de un dibujo en el que, bajo la estrella de cinco puntas y la hoz y el martillo, aparecen los niños españoles jugando en esquíes como él mismo lo titula: Día 3 de Diciembre de 1938. CCCP- URSS Moskova, colonia de niños españoles. Estación Pravda, núm. 1. Queridos heroicos de la España republicana: Compañeros de España, os digo que nosotros, hijos de obreros que estamos aquí en la URSS, estamos muy bien, comemos muy bien, nos dan mucha fruta. Todos los inviernos andamos en esquíes, nos bañamos, tenemos escuelas para aprender, para cuando vayamos a España construirla como la URSS y viviremos felices, comeremos muy bien, iremos a las escuelas para aprender mucho y para cuando haya guerra matar a todos los fascistas. Camaradas, el otro día vino un italiano comunista y nos dijo de España, y nos contó que FRANCO decía que iba a tomar Madrid en 8 horas y Barcelona en 5 horas y a España entera en un día, y dijo que todo eso que lo iba a tomar en un caballo blanco, pero el caballo blanco ni existe ni existirá. Camaradas, yo me acuerdo cuando estaba en España jugando a los fascistas y comunistas, yo siempre que cogía a un fascista le pegaba mucho, le decía fastídiate para qué eres fascista, pues ahora te voy a meter de un gomerazo SIC y después le mandaba marchar. FIN. Escribir pronto. VIVA EL CAMARADA STALIN. VIVA ESPAÑA REPUBLICANA. Salud, Antonio González. Escribir pronto. Pero no fueron los soldados republicanos los únicos que tuvieron el honor de recibir cartas de los niños españoles evacuados a tierras soviéticas. Al igual que importantes personalidades españolas y rusas del mundo intelectual, político, artístico y cultural fueron asiduos visitantes de las distintas casas de niños y muchos de ellos desarrollaron el papel de madrinas o padrinos de los grupos de niños evacuados repartidos por el país, hubo también muchos militares, tanto altos mandos como soldados rasos del Ejército ruso, que se preocuparon por los niños españoles y los apadrinaron. Los padrinos y madrinas, que podían serlo tanto de uno como de varios niños e incluso de grupos y casas ente- Verónica Sierra Historiadora. Profesora de la Universidad de Alcalá ras, además de llevar a sus ahijados regalos y dulces, pasar con ellos algunas tardes, llevarlos a pasear o a visitar monumentos y museos, les daban también una ayuda económica. Algunas de estas visitas de padrinos y madrinas han quedado registradas en las cartas de los niños, como la que realizó el legendario aviador Valeri Pavlovich Chkálov (1904- 1938) a las casas de niños de Crimea en el mes de septiembre de 1937: Madre, el otro día fuimos a un sanatorio que había venido a él uno de los mejores aviadores que pasó el polo Norte y estuvimos con él hablando y preguntando algunas cosas. Mamá, para cuando vuelva a España ya sabré hablar el ruso y muchas cosas. Ahora ya sé hablar bastante, y cantar y bailar ruso. El otro día canté y bailé delante de un aviador que se llama Yumasof SIC que ha hecho el vuelo de Moscú a América, y me sacó muchas fotos, y si me llegas a ver se te caería la baba. Los soldados rusos de la famosa Academia del Estado Mayor del Ejército soviético de Moscú, más conocida como la academia Frunze, apadrinaron a los niños españoles que integraron la casa de la calle Pirogóvskaia y mantuvieron con ellos una relación epistolar prolongada. A estos soldados, de hecho, dirigieron los niños sus primeras cartas escritas en ruso. Evacuada a los trece años junto a sus hermanos y primos pequeños, Ana del Bosque recuerda que fue al soldado que la apadrinaba a quien envió una carta cuando aprendió a escribir en ruso aunque la misiva en cuestión tenía cuarenta faltas de ortografía Además de con los padrinos y mediante el envío a los padres de listados de palabras en ruso para mostrarles sus avances escolares, el nuevo idioma se practicaba en la correspondencia establecida entremuchos de los niños españoles y los pioneros rusos, con quienes compartían salidas, pupitres, fiestas, talleres y otra serie de actividades. La mayoría establecieron contacto escrito cuando ya habían aprendido algo del nuevo idioma, Cubierta de un libro de lecturas del bando nacional