Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 3 09 ACTUALIDAD La fresa Donde no verás a los parados españoles (Viene de la página anterior) un sistema denominado Gestión de Empleo Agrario (GEA) al que ya se han alistado más de 8.000 personas en Huelva. Esta nueva herramienta permite a las autoridades, los sindicatos y los empresarios acceder desde sus ordenadores gracias a una clave a las personas disponibles para trabajar en el campo. Al GEA se le ha dado mucha prensa, pero nadie lo ha usado. Antes de traer personas de fuera habría que imponer este sistema a los empresarios defiende Santiago Lepe, responsable de Agroalimentaria en Comisiones Obreras de Huelva, que insiste en que sus palabras no sean tomadas como racistas sino como una defensa de los trabajadores locales en un momento de crisis. No podemos obligar a nadie a trabajar ni tampoco podemos obligar al empresario dice María José García Prat, delegada de Empleo de la Junta en Huelva. Será en el futuro una herramienta fundamental. El problema es que se ha puesto en marcha en un año muy difícil y tanto empresarios como trabajadores han de conocerlo mejor añade José Manuel Romero, presidente de Freshuelva. En algunos pueblos de la provincia onubense como Paterna, Escacena o Manzanilla los parados se consideran discriminados ante la presencia de contratados en origen y han protagonizado pequeños conatos de levantamientos que han sido aplacados con la mediación de los sindicatos, reconoce Santiago Lepe. Se habían anunciado piquetes para impedir el trabajo de los extranjeros en los campos y, restablecida la calma, hasta el presidente de Freshuelva, José Manuel Romero, agradece la mediación sindical. Su teléfono no deja de sonar, porque hay otros frentes abiertos. Mientras conversa con ABC habla un par de veces con el subdelegado del Gobierno, Manuel Bago, para que agilice los trámites de unos trescientos rumanos llegados desde su país con la promesa de ser contratados. Romero teme que se abra un nuevo conflicto si no empiezan a trabajar ya, pues llevan dos semanas deambulando. Estos últimos años los extranjeros venían a hacer trabajos que la población local no quería porque tenía otras expectativas. Las cosas estaban más suaves porque consideraban a estos extranjeros necesarios. Si el empleo local escasea es mucho más fácil que surja la posibilidad de un conflicto social estima Blanca Miedes, profesora de Economía del Trabajo en la Facultad de Ciencias del Trabajo y directora del Observatorio Local de Empleo de la Universidad de Huelva. Uno de los que aprovechó el tirón muy desde el principio es el ma- Conflicto social lí Yamoussa Keita, de 30 años, que lleva ocho años en los campos de Huelva. Con lo que gana es capaz de hacer envíos de dinero varias veces al año a su familia mientras se construye una casa en Bamako, la capital. Hace tres años muchos españoles empezaron a irse a Málaga, a Madrid... Ahora muchos vuelven por la crisis y se encuentran que los extranjeros seguimos aquí explica mientras abraza en la salita de su casa a su novia Margarita, una rumana de 30 años que también vive de la fresa. Este habla más idiomas que el Papa dice de él el capataz Diego Reina. Que añade que desde 2001 aquí no vienen españoles pidiendo trabajo Gente como Keita se ha ganado la confianza de sus jefes. Trabajamos con ellos desde hace años, han aprendido el oficio y estamos contentos con ellos. ¿Cómo los voy a echar ahora? se pregunta Francisco González. Otros prefieren emitir su queja desde el anonima- Me da cosa decirlo como español que soy, pero los españoles dan más problemas... Y no hablo de derechos que son para todos iguales afirma el responsable de una finca to y se indignan al no poder impedir que los españoles, llegada la romería del Rocío en el mes de mayo, se olviden de la fresa. Me da cosa decirlo como español que soy, pero los españoles dan más problemas afirma el responsable de una finca. Y no hablo de derechos, que son para todos iguales por convenio Almonte, uno de los mayores municipios de la provincia onubense, no sólo ha crecido a los pies de la devoción rociera. También lo ha hecho a la sombra del boom de la fresa. Varios corrillos de hombres esperan en la plaza antes de entrar a reunirse con el alcalde, el socialista Francisco Bella, al que acusan de escoger a dedo a la gente que espera en la bolsa de trabajo del Ayuntamiento. Ninguno de los que habló con ABC ha ido a pedir trabajo a la fresa, pero se muestran indignados. Francisco Prieto, del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) asegura que entre el 12 y el 13 por ciento de los empleados agrícolas son inmigrantes sin papeles que se juegan la vida en la patera para que después los empresarios abusen de ellos Hay muchas fincas en las que se emplea a gente sin papeles de-