Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDAD 4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Campos de fresa Las lluvias y la crisis marcan la campaña de la fresa en Huelva, un universo peculiar que necesita decenas de miles de trabajadores llegados del extranjero a pesar de los 44.000 parados locales TEXTO Y FOTOS: LUIS DE VEGA. HUELVA l sol de los últimos días reseca el fango y cuartea la tierra como si fuera un puzzle, madura las frutas que asoman entre las matas verdes y empieza a hacer olvidar uno de los peores inviernos que se recuerdan en la campaña de la fresa, el oro rojo de Huelva, que concentra el 95 por ciento de la producción española. El retraso de cuarenta días impuesto por las lluvias ha supuesto para los empresarios pérdidas de unos 25 millones de euros, pero la bonanza de esta semana ha disparado el optimismo y los campos se ven salpicados de braceros que hasta ahora miraban al cielo maldiciendo cada jornal perdido. Vista desde fuera, la finca El Baldío, en el término municipal de Moguer, es uno más de los cientos de hormigueros donde decenas de trabajadores desfilan entre los plásticos mientras se encorvan y se incorporan apenas sin descanso. Diego Reina, un capataz de Villamartín (Cádiz) con dos décadas de experiencia en el sector, da órdenes a voces. Ehto no ce lo come ni una cabra ehmayá le espeta a un búlgaro mostrándole las fresas que ha cogido aún verdes. Le obedece una macedonia de marroquíes, rumanos, búlgaros, ucranianos y malíes sin dudar un instante a pesar de su cerrado acento andaluz al que se han acostumbrado porque pasan junto a él casi todo el día. Entre 88 personas han recogido en las dos primeras horas del día cinco toneladas de fresa. ¿Y los españoles? Apenas mi familia y yo entre más de 100 trabajadores responde Reina, que vive en una de las casas facilitadas por el empresario igual a la que ocupan los extranjeros. Cuando dentro de unos días la campaña de la fresa alcance su pico más alto será capaz de dar empleo a unas 85.000 personas en Huelva entre nacionales, extranjeros con residencia en España y ex- Donde no verás buscar trabajo a españoles en paro mos visto ni a un solo español buscando trabajo. El panorama económico de la zona ha cambiado mucho desde que un pionero, llamado Antonio Medina y fallecido en 2004, importó este cultivo de California, fundó la primera empresa del ramo en 1958 y promovió la asociación Freshuelva en los ochenta. Primero llegaron trabajadores de otras provincias limítrofes como Cádiz o Córdoba y después portugueses, a los que siguieron hombres marroquíes. Hace poco más de una década se empezó a contratar en sus países a polacas, rumanas y búlgaras. Hoy, la ampliación de la UE ha dado libertad de movimientos a muchos de ellos y ha desviado el grueso de las contrataciones en origen hacia Marruecos, donde la experiencia de los empresarios les lleva a buscar únicamente mujeres E tranjeros contratados en sus países. Todos los especialistas y autoridades consultados para este reportaje reconocen abiertamente que es imposible mantener vivo el sector sin contratar mano de obra de fuera. Pero los argumentos se enmarañan a la hora de cruzar esta cifra con el último dato del paro en la provincia, que se eleva hasta las 44.076 personas. ¿Dónde están estos parados? En las fincas dedicadas al cultivo de la fresa visitadas por este enviado especial no he- porque dan menos problemas. Este año, sólo desde el reino alauí, viajarán hasta Huelva unas 16.000 para las que el jornal de 37 euros supone ganar unas diez veces más que en su país. Este crecimiento obliga a una planificación escrupulosa de cada campaña. Los contingentes de trabajadores se cerraron el verano pasado, cuando la crisis todavía no había asomado los dientes del todo y muchos de los antiguos jornaleros seguían amparados por sectores como servicios o construcción. Por eso, aunque siempre se da prioridad a los españoles y los extranjeros con residencia, los empresarios no tenían suficiente y volvieron a depender de los de fuera. No veo a los parados españoles con muchas ganas de volver a la fresa. Imagino que están en su casa cobrando el subsidio confiesa Francisco González, propietario de la finca El Baldío y responsable de la empresa Baldifresa, que recuerda que está obligado a pagar el viaje de ida y el alojamiento a los que contrata en el extranjero, algo a lo que no estaría obligado con los del pueblo. Si vienen los de aquí a pedir trabajo es la mayoría de las veces para el almacén. No quieren la recolección salvo algunos de Cádiz o Sevilla añade. La Junta de Andalucía ha puesto en práctica en los últimos meses (Pasa a la página siguiente) Roman, ucraniano que trabaja desde hace años en la fresa, pasa con su carro delante de Ibrahim, guineano en busca de trabajo