Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 3 09 ASÍ LO CONTÓ ABC 10 DE MARZO DE 1909. Hace cien años el Rey Alfonso XIII visitaba Ceuta en un clima de absoluta normalidad. Aún no había comenzado la guerra de África ni se había establecido el protectorado español. Y el Rey viajaba a Ceuta con la tranquilidad con que lo haría a cualquier otra provincia española. Así lo contó ABC Alfonso XIII en Ceuta C EUTA. Los Tiradores del Rif: Don Alfonso quedó vivamente satisfecho de su visita al cuartel donde se alojan los moros de la compañía de Tiradores del Rif. Llamó al capitán, y le dijo: Estas fuerzas hacen el manejo de las armas con una precisión notabilísima. Es, sin duda, la fuerza mejor instruida. Le felicito a usted Después recorrió las casitas que han sido construidas por dichos soldados moros para sus familias. Detúvose en alguna de estas viviendas, bastante bien decoradas, y advirtió con agrado que en casi todas se veía en sitio preferente su retrato y el de la Reina. Al retirarse del cuartel, el Rey repitió sus alabanzas, llegando a decir al teniente coronel: Es admirable cuanto he visto en esta fuerza. Es la única que puede compararse con el Ejército alemán Anunció su propósito de conceder la cruz de Alfonso XII a los sargentos medanis por los buenos servicios que han prestado en las localidades de Casablanca y Ceuta, y preguntó si esos suboficiales están aptos para ascender a oficiales. Por último, dio a entender su propósito de pedir al ministro de la Guerra que se aumente hasta un batallón la repetida compañía de Tiradores del Rif. El general Aldave publica hoy una orden de la plaza, en la cual dice: Su Majestad el Rey ha quedado completamente satisfecho de las visitas hechas a las baterías de Puntas Negras y cuarteles, así como del estado de instrucción de la Policía y la disciplina de la guarnición. También el ministro de la Guerra me ha unido sus plácemes a los del Monarca. Por mi parte, me complazco en expresar mi gratitud por el celo demostrado a los distintos Cuerpos y Armas que han merecido tan alto concepto ante el Soberano, y doy gracias a la guarnición, de la que tanto puede esperarse por las excelentes cualidades que les adornan y que me honro en mandar Durante la visita regia los militares han vestido el uniforme antiguo. Ceuta Monarca y veterano. Durante la estancia del Rey en esta población, le fue presentado por el doctor Morón el veterano coronel Sr. Costa. Llamó la atención del Monarca una condecoración de distintivo negro que llevaba el Sr. Costa, preguntándole dónde la había ganado. En 1837- -dijo el veterano coronel. Se enteró el Rey de que su interlocutor tenía ochenta y siete años, a lo que comentó D. Alfonso que sólo había dos de tanta edad en las escalas. El Sr. Costa enseñó al Monarca un cigarro puro que le regaló D. Alfonso XII en Zaragoza en 1874. Quiso también ofrecérselo al Rey, pero éste sacó otro cigarro y le rogó que guardara los dos como recuerdo del padre y del hijo. Monarca y veterano se despidieron, diciéndole el primero: Quede usted con Dios, y que Algeciras