Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 3 09 FIRMAS Poner la reforma del aborto en manos de alguien tan carente de prudencia como la ministra Aído es una frivolidad CHEMA BARROSO LA SEMANA EN UN BLOC Reciclajes del PP lgo de espejismo hay en la idea de un PP definitivamente calmado en todos sus bajos instintos después de las elecciones gallegas. Es improbable que, dada su naturaleza, la derecha consiga dar prioridad total a las estrategias frente al tacticismo o a las ideas frente a los personalismos. Desde luego, el momento lo requeriría más que nunca y en el propio provecho del PP. Hubo algunos tiradores de semi- élite teledirigidos por SMS que en la noche electoral estuvieron a poco de ponerse a disparar contra Rajoy. A la mañana siguiente, esa tentación parecía extinguida, a diferencia de lo que sucedió el día después de las elecciones generales, cuando muchos se retrataron en el fotomatón de la precipitación desleal. Rajoy lleva una buena racha. En Galicia los resultados maximizan su preferencia por Núñez Feijoó y su dedicación personal en campaña. En el País Vasco, Basagoiti tiene margen de maniobra. En general, Bermejo ha resultado ser el cazador cazado. La fiscalía acota la hiperactividad de Garzón aunque quedan frentes abiertos para el PP en Madrid y en vestuarios de la capital valenciana. Rajoy ha mejorado sus opciones de cara a las europeas. Está ahí el coñazo de confeccionar la lista. de la recesión, lo que ya de inmediato aparece en las conversaciones es la inseguridad ciudadana. Nadie va a discutirle al Estado que en momentos así gaste lo que haya que gastar. Si a una pérdida de confianza en la economía y al paro creciente se le suman desorden público y violencia entramos en el peor escenario. A la vista están muchas posibilidades de frugalizar el dispendio público, si de verdad se quisiera, pero no conviene escatimar medidas para prevenir y penalizar delitos como el alunizaje. Sin orden público, las libertades dejarían de ser algo practicable. A ada arrumaco entre Tarzán y Jane ponía al chimpancé Cheeta loco de contento. No le bastaban las lianas de la jungla para regocijarse, movilizar manadas de elefantes contra una expedición malvada o marcar territorio pelando un plátano. Lo que llegó a ser Cheeta para millones de niños en la oscura magia del reestreno. Acaba de dictarle unas memorias al escritor James Lever. Repasan la edad dorada de Hollywood, cuando Johnny Weissmuller cruzaba a braza las charcas del África negra. No hubo un Tarzán mejor, en sus doce películas, hasta llegar a creerse el Tarzán real y morir lanzando su grito de hombre libre en los anales de la selva. En esas memorias, Cheeta asiste a fiestas babilónicas en casa de Marlene Dietrich. El chimpancé se muestra- dicen los críticos- deslenguado y procaz. A Spiderman le falta su Cheeta. Hace ya años, en las tómbolas de los recintos feriales un mono rijoso y de mirada maligna era la mano inocente que escogía el número de la suerte o le daba a la rueda de la fortuna. Era como una Cheeta superviviente de nuestra postguerra, pero sin un Tarzán que la llevase de la mano. Autobiografía del chimpancé C Cautivos y desarmados ay que ver cómo los progres se han rendido incondicionalmente a los pies de Clint Eastwood. Gustar de las películas de Harry el Sucio fue en el pasado algo facha, como mínimo. Cautivos y desarmados, progres y postprogres buscan esos DVDs a la espera de que llegue Gran Torino En la maestría del saber envejecer en Hollywood, los actores pierden rigidez y coinciden con la vida misma. Eso es Clint Eastwood, tan desestimado cuando hacía spaghetti western o cuando blandía el magnum de Harry. Fue siempre el mismo, en noches al teclado del piano en sus viejos bares. H VALENTÍ PUIG El caballero oscuro a aparición aerodinámica de los super- jueces ha ido fraccionando visiblemente la institucionalidad más o menos compacta de la justicia. De forma tangencial, el modelo activista del juez Falcone, asesinado por la mafia, abre las puertas a iniciativas personales que causan tanto pasmo como intriga. Si a eso se suma omnisapiencia y experiencia del poder, la capacidad de presión se convierte en vía expedita para más altas responsabilidades. El juez soberano incluso altera normas o las interpreta como acceso a un gobierno de los jueces. Hay muchas maneras de lapidar a Montesquieu. Por eso vale casi todo, especialmente las filtraciones inexactas. Intimidar no es lo mismo que impartir justicia. L Más aborto aber puesto la reforma del aborto en manos de alguien tan inexperto y carente de prudencia como la ministra Aído es una frivolidad zapaterista que alcanza grados muy elevados de irresponsabilidad moral, como para sumar a sus aproximaciones a ETA o a la negación de la crisis económica. De nuevo es algo muy parecido a tirar la piedra y esconder la mano, una de las esencias del zapaterismo, más incluso en horas bajas. Lo que no sabemos es hasta que punto la sociedad española va a seguir acogiendo tanta frivolidad. vpuig abc. es H Alunizajes C omienza el año con un alunizaje por semana. Al hablar