Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 3 09 FIRMAS Patxi López (izqda) y Antonio Basagoiti lo tienen muy claro. En el País Vasco habrá gobierno constitucional ABC PUNTO Y SEGUIDO Atado y bien atado POR PILAR CERNUDA firman socialistas y populares que está todo atado y bien atado, a pesar de los rumores que apuntan que puede haber fuga de votos del PP en el Parlamento vasco en la sesión de investidura, y rumores que apuntan a que el PSE quiere ganar tiempo para pactar con el PNV a mitad de legislatura, una vez que el PNV se modere y cuente con una nueva dirección. Si se modera, que está por ver. Los máximos responsables del PSOE y del PP dicen que no, que no va a ocurrir ni lo uno ni lo otro, que las cosas van por buen camino y habrá gobierno constitucional. En los próximos días veremos un tira y afloja negociador, el habitual en estos casos, pero en las dos A partes hay voluntad de acuerdo y coinciden en que se trata de un momento histórico que hay que aprovechar, el tren no pasa dos veces por el mismo sitio y hay que cogerlo; aunque los compañeros de compartimento no sean los que más apetecen. Tanto Patxi López como Antonio Basagoiti lo tienen muy claro: hay que facilitar las cosas para que el socialista sea lendakari. Lo mismo piensan Zapatero y Rajoy, pocas veces ha habido más coincidencia entre los dos. De hecho, José Antonio Alonso anda ya echando cuentas para ver cómo va a conseguir apoyos parlamentarios de ahora en adelante. Quizá le echen atrás a Zapatero determinadas iniciativas de tipo social, pero se puede apostar a que sacará adelante los próximos Presupuestos. En lo del aborto, en cambio, ya veremos. El proyecto es una barbaridad tal como lo plantea Aído, no es de recibo que, por dar contenido a un ministerio que no era necesario, el PSOE se saque de la manga una ley que incluye burradas tales como que una niña de 16 años pueda abortar sin permiso de sus padres, pero a esa misma niña el gobierno no la considere madura para votar. Y tampoco podría operarse de juanetes, por cierto, sin autorización paterna. Independientemente de las cuestiones de tipo moral, que son profundas y no pueden dejarse de lado. Más problemas: juristas cercanos al PSOE afirman que en ese borrador hay consideraciones que no encajan con la legislación actual. Pero estábamos con las elecciones vascas, porque de las gallegas poco hay que decir, el triunfo de Feijóo y Rajoy ha sido espectacular y abre una nueva era en una Galicia que quiso cambio porque no le gustó el que en su momento representaron Touriño y Quintana. Y hay que incluir siempre a los dos, porque el gobierno fue más de Quintana que de Touriño, y así les fue a los socialistas. Feijóo ha anunciado que derogará la ley que impone el gallego y margina el castellano. La lengua es una de las principales riquezas de los gallegos, pero deja de serlo cuando se utiliza como elemento de confrontación y, además, cuando pretende desalojar al castellano de la escena. De momento, la imposición lingüística ha desalojado al bipartito. El PP tendría que vivir momentos dulces si no fuera porque los autos de Garzón les han amargado la fiesta. Algunas acusaciones del famoso juez están cogidas con pinzas, pero otras, sin embargo, parecen mejor argumentadas. Tiempo al tiempo, pero desde luego no vale mirar para otro lado con la idea de que se trata de garzonadas Todo indica que algunos de los imputados cometieron delito, pero habrá que seguir investigando. Ahora bien, no le falta razón a Rajoy cuando se pregunta por el honor de las personas que hoy están en entredicho si al final resulta que de lo suyo nada. Dirigentes del socialismo vasco y dirigentes del PP vasco, ingenuamente, pretendieron mantener una primera toma de contacto secreta. Imposible, claro. La cantidad de escoltas que andaban por los alrededores alertaron a quienes siguen la actualidad política y pronto se descubrió el pastel. Y es que en Euskadi socialistas y populares, para desgracia de ellos, no pueden moverse sin que alguien les vigile constantemente las espaldas. Si se ha votado mayoritariamente a los constitucionalistas ha sido precisamente para impedir que se viva así, para ver si de una vez se puede recuperar la libertad perdida.