Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE ESPAÑA, EN EL PUNTO DE MIRA Nuestro país es hoy tan objetivo para el terrorismo islamista como lo era hace cinco años. Los cambios habidos, la claudicante y felizmente olvidada Alianza de Civilizaciones o la humillante retirada de Irak, sólo han logrado convencer a nuestros enemigos de que somos débiles y que cuando se nos castiga estamos dispuestos a ceder más que otros Estados europeos quel 11- M el yihadismo logró uno de sus mayores éxitos. No sólo provocó uno de los atentados terroristas más atroces y sanguinarios. Además consiguió sobrecoger a una sociedad, alterar el resultado de unas elecciones generales y doblegar la voluntad de un estado europeo. Ni antes ni después esto ha vuelto a ocurrir. Quien ha sufrido un golpe ha sabido mantener la sangre fría y perseguir con denuedo al enemigo. Muchos, desde el escaño o desde la condición de ciudadano, pensaron que retirándonos de Irak, donde decían que nada se nos había perdido, España dejaría de estar en el punto de mira de estos terroristas. Era un ejercicio de ignorancia y de irresponsabilidad, como lo fue previamente ridiculizar los esfuerzos del Gobierno Aznar por localizar y eliminar esas células con descalificaciones como aquel Comando Dixán La retirada fue un acto tan inútil como cobarde. Para el yihadismo España no era un objetivo sólo porque nuestro Gobierno hubiera defendido la legalidad y la oportunidad de la invasión o porque, con posterioridad, hubiera enviado un contingente militar para colaborar en la estabilidad del país. La primera y principal razón era y es que somos una nación occidental, democrática y fronteriza con el Islam. Somos un ejemplo de todo aquello que ellos rechazan y, por lo tanto, un pésimo modelo para el pueblo musulmán. A ello se suma nuestra política de amistad y apoyo al Mundo Árabe, que se manifiesta en las históricas buenas relaciones con regímenes como el marroquí, tunecino, argelino, egipcio, jordano o saudí, el llamado Islam moderado que para el yihadismo es el principal responsable de la decadencia que A Florentino Portero Profesor de Historia Contemporánea de la UNED viven sus países. A sus ojos somos un pueblo corrupto que ha tomado parte activa en una guerra civil entre musulmanes, apoyando a gobiernos títere de Occidente para mantener sometido al conjunto del Islam. Pero España no es para ellos un estado europeo más. Al- Andalus- -la Península Ibérica- -fue tierra del Islam. Más aún, fue sede de un Califato y es el lugar donde se encuentran algunas de las joyas del arte árabe. Su reconquista es un mandato. Nuestros gobernantes nos han repetido que nuestra presencia en Irak no era legal, lo que no es verdad, mientras que nuestra participación en las misiones internacionales en Afganistán o Líbano sí lo es. No es éste el momento de anali- zar la utilidad de esos destacamentos, sino de subrayar que para los yihadistas son intromisiones violentas e inaceptables de fuerzas militares occidentales donde nada se les ha perdido. En Líbano están para evitar la reorganización y rearme de Hizbolá al sur del río Litani. En Afganistán para impedir que los talibán boicoteen la reconstrucción política y económica de este país, que lleva a sus espaldas tantos años de sufrimiento. Tanto Hizbolá como las guerrillas talibán son parte del bloque islamista, son destacados actores del yihadismo, como lo son aquéllos que idearon y organizaron los atentados del 11- M. España es hoy tan objetivo para el terrorismo islamista como lo era hace cinco años. Los cambios habidos, la claudicante y felizmente olvidada Alianza de Civilizaciones o la humillante retirada de Irak, sólo han logrado convencer a nuestros enemigos de que somos débiles y que cuando se nos castiga estamos dispuestos a ceder en mucha mayor medida que otros estados europeos. El que las medidas tomadas por Zapatero no aportaron nada en seguridad lo demostró el intento de volar la Audiencia Nacional, por parte de magrebíes, o el plan de realizar un gran atentado en la zona olímpica barcelonesa, a cargo de paquistaníes. Desde entonces han sido muchas las operaciones policiales dirigidas a desmontar células terroristas y los mismos que ridiculizaron al Gobierno de entonces con el comando Dixán han pasado a criticarles por no haber liderado la iniciativa policial en contra del radicalismo musulmán. El Gobierno Zapatero sabe que los yihadistas no han cesado en sus intentos de atentar de nuevo en España. De ahí que fuerce sistemáticamente la desarticulación de las células antes de que lleguen al nivel operativo adecuado y puedan ser enjuiciados con garantías de que los inculpados acaben pasando una larga temporada en nuestras instituciones penitenciarias. Hay mucho trabajo por delante. Al- Andalus fue tierra del Islam. Más aún, fue sede de un Califato y es el lugar donde se encuentran algunas de las joyas del arte árabe. Su reconquista es un mandato Somos una nación occidental, democrática y fronteriza con el Islam. Un ejemplo de todo aquello que ellos rechazan y, por lo tanto, un pésimo modelo para el pueblo musulmán Ayman al Zawahiri, líder de Al Qaida que ha amenazado en numerosas ocasiones a nuestro país AP