Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 3 09 11- M CINCO AÑOS DESPUÉS ÁNGELES PEDRAZA Mi terapia es ayudar a otras víctimas ngeles paseaba la última Navidad por la Plaza Mayor de Madrid cuando un bombero le ofreció un calendario de 2009. Lo habitual: fotos de tipos cachas posando por una buena causa. Pero... ¡un momento! A éste en concreto lo conocía. Es Alberto. Entonces, como en un flashback cinematográfico, Ángeles se vio en el pabellón 6 del Ifema esperando respuestas. Y lo vio de nuevo. Un joven bombero que se acercaba tímidamente con un carné de identidad en la mano. El DNI de Miryam, su hija de 25 años, rubia, guapa, recién casada, una luchadora que dejó de respirar en la calle Téllez cuando iba a su trabajo en una gestoría. Alberto se quedó conmigo toda la noche recuerda Ángeles. Fue muy cariñoso. Le busqué después de aquello para darle las gracias y, lo que son las cosas, me lo encuentro casi cinco años después en la Plaza Mayor vendiendo calendarios ¿Qué ha sido de Ángeles duran- Á Ángeles respeta a los que desean pasar página. Ella quiere ser una activista del recuerdo te este tiempo? El día siguiente a los atentados pedí a mis amigos que me compraran todos los periódicos. Por si se me olvidaba algún detalle de lo ocurrido. El 14 de marzo, después del entierro de mi hija, empecé a escribir. Y seguí todas las noches, como si fuera un diario El resultado, un libro titulado Miryam fue uno de ellos vio la luz en julio de 2005. Prólogo de María San Gil y Rosa Díez. Cartas, frases y canciones de algunos ídolos de Miryam (Alejandro Sanz, Fernando Alonso, Jesús Vázquez, Fran Perea e Irene Villa) Los derechos están cedidos a la Asociación de Víctimas del Terrorismo, de la que Ángeles es vicepresidenta. Me siento bien ayudando a las personas que se encuentran en mi misma situación; es como una terapia. Mi trabajo en la AVT ocupa gran parte de mi tiempo. No hay nada peor que perder un hijo, pero no soportaría pasar página, que la gente se olvidara de nosotros. Necesitamos que se nos recuerde 11- M Mi vida sin ellos MARÍA JOSÉ SALAZAR Nuestras historias no se fueron L a historia de María José es la de un regreso al lugar de su felicidad. Allí vivió con su marido, nacieron sus dos hijos, entonó una canción de cuna de letra improvisada, recitó versos de Pablo Neruda y de Gabriela Mistral y navegó lagos esmeraldas que se nutren de glaciares. También hay un cóndor que habla y sirve de guía a un niño en el Bosque de los Pasos Invisibles, un paraíso vedado a los turistas a petición del Ecodoctor, el protector de la floresta. Alguien que no conozca a María José sacaría una conclusión a bote pronto: estamos ante un ejercicio de escapismo. Pero, en realidad, Félix en los Andes empezó a escribirse antes del 11 de marzo de María José tiene casi ultimado Félix en los Andes y ya piensa en una segunda parte 2004. Tiene su origen hace tres lustros en Santiago de Chile, donde el marido de esta periodista, militar, trabajó en la agregaduría de Defensa de la embajada. Chile nos marcó para siempre confiesa María José. Cuando volvimos a España, en 1995, quise plasmar nuestras vivencias en un libro de cuentos. Mi esposo se entusiasmó con la idea y no dejó de animarme. Después de su muerte, nuestros hijos han cogido el relevo y me pinchan para que no abandone el proyecto. Les digo que si ellos hacen los deberes yo no paro de escribir María José se ha dejado contagiar por el realismo mágico; ha establecido una alianza con la fantasía, pero describiendo seres y estares auténticos. Ha volado a Chile en tres ocasiones para refrescar su memoria. Félix, el nombre de su marido, es también el del niño protagonista del relato, que realiza un viaje iniciático en busca de una naturaleza deslumbrante, de palabras nuevas para nombrar las cosas. Un paseo por el paraíso. Con el atentado no se fueron nuestras historias. Al contrario: se hicieron más necesarias que nunca La canción de cuna no dejó de crecer.