Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 3 09 ACTUALIDAD Un grupo de policías busca armas y droga en una operación contra el narcotráfico en Ciudad de México REUTERS México El narco contra el Estado (Viene de la página anterior) siones: dar protección y cobrar la misma, cometer asesinatos y extorsiones y supervisar las rutas de contrabando de drogas, dinero y armas. Pero, aunque el Gobierno mexicano pretende limitar la acción del narco a tres estados -según palabras de la canciller, Patricia Espinosa- la triste realidad cruza el país de norte a sur (de Nuevo León a Guerrero) y de este a oeste (de Quintana Roo a Michoacán) pasando por el centro: Distrito Federal, Jalisco, Estado de México... En la turística Cancún, el crimen organizado asesinaba semanas atrás a un general del Ejército retirado, Mauro Enrique Tello Quiñones, que colaboraba como asesor de seguridad pública del alcalde. También fueron ultimados su asistente, el teniente de Infantería Gertulio César Román, y un civil. Los tres habían sido brutalmente golpeados. En esa misma localidad fue detenido Marco Antonio Mejía López, ex director de la cárcel municipal, por su presunta participación en la delincuencia organizada y delitos contra la salud. También caía Francisco Gerardo Velasco, alias El Vikingo director de Seguridad Pública Municipal, quien prestaba sus servicios al cártel del Golfo. La impunidad y corrupción en todos los niveles del Gobierno de México y la falta de transparencia y la ineficiencia en el aparato judicial en frases del último informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos, son otras dos infranqueables barreras con que se encuentra el Ejecutivo de Felipe Calderón para la guerra que ha emprendido contra el narcotráfico. Medio millón de agentes (casi cinco por cada mil habitantes) descoordinados en más de 1.600 cuerpos policiales diferentes, mal pre- Las armas del crimen organizado Doce mil armerías al norte del Río Grande surten el arsenal del crimen organizado. Entre el armamento de los narcotraficantes abundan las clásicas AR- 15 y AK- 47 (conocida como cuerno de chivo por la forma de su cargador) También se han decomisado fusiles de asalto M- 16 (estadounidense) Galil. 223 y Uzi (israelíes) y Heckler Koch G- 3 (con patente española Cetme) Y pistolas como la Magnum 44, capaz de atravesar el nivel 4 de blindaje, el de los chalecos antibala que usa la policía (por lo que recibe el nombre de pistola matapolicías O ametralladoras Barret 50 mm. (capaces de atravesar unidades militares ligeras) y Thompson (estadounidenses) HMPK (alemanas) y FAL (francesas y belgas) así como granadas de fragmentación TOW y RPG (rusas y chinas) parados, mal equipados y peor pagados (unos 500 euros al mes de media) son blanco fácil para las bandas criminales. Así, de 56.000 agentes examinados por la Procuraduría (Fiscalía) General de la República, casi la mitad no superaron la prueba. De los nuevos 11.000 policías federales, la mitad tampoco es de fiar. Y, en el terreno político, el Gobierno no encuentra apoyo cerrado ni dentro de sus propias filas. Así, el secretario (ministro) de Gobernación, Fernando Gómez Mont, achacó la ola de violencia a las omisiones de administraciones anteriores, incluida la de Vicente Fox, compañero del Partido Acción Nacional (PAN) Su antecesor durante los primeros años del sexenio foxista, Santiago Creel, calificó esas declaraciones como reprobables e irresponsable Creel recordó que todos los encargados de la seguridad pública con los que cuenta Calderón también estuvieron al frente de esa batalla con Fox. Y echó mano a las hemerotecas y a la calculadora y recordó que durante la pasada administración jamás se registraron índices de violencia tan elevados: Simplemente, ahora es el doble Hace siete días se superaba la cifra de mil muertos en lo que va de año. Según el diario El Universal los primeros mil asesinatos de 2008 se registraron el 22 de abril. En 2007 se llegó a esa cifra el 14 de mayo, mientras que en 2006 hubo que esperar hasta el 1 de julio para alcanzar el millar de víctimas del narcotráfico.