Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Enrique Ponce cumple veinte temporadas ya como veterano de las figuras mo, no fallando en los días clave en los sitios grandes. La raza de los genes. Su tirón mediático lo respalda, aunque la evolución de su distinguido concepto sufre arritmias. Su batalla particular- -también la comparte José Tomás- -de negociar sus derechos de imagen en las ferias televisadas lo alejan del circuito de primera. Fuera de Sevilla, vuelve a Madrid por Beneficencia. Alejandro Talavante ha tirado la moneda al aire con seis toros el Domingo de Resurrección en Las Ventas. Sus expectativas se evaporaron en 2008 a la misma velocidad con que irrumpió en 2007. Mantiene su puesto en las ferias. El puesto nada más. Por la ribera más dura del río reconoció todo el mundo a El Fundi el pasado año como el maduro maestro de esgrima. Sombrerazo a la fe veinte largos años después. Coleccionista de bestias de los hierros más montaraces, ahora trata de rentabilizar la lucha y los triunfos. Pero tantos años encasillado en el papel del duro le suponen un hándicap ante los productores ¡Ah! y El Fandi, líder del escalafón y rey de banderillas, cuenta. Tiene su mercado y su público, que en estos tiempos no es cuestión baladí. A los hechos consumados se suman las promesas. Daniel Luque dará muncho que hablar. Viene con la edad en la boca y la cuenta corriente a cero. Vuela bien el capote y ataca en tromba cada tarde. Luis Bolívar vuelve como triunfador de las Américas. Joven y curtido, su carrera se halla en un punto de sazón. Pero le está costando un mundo abrirse paso. Vale más que para la guerra. A Diego Urdiales no le han echado cuenta en las primeras ferias injustamente. Reunió sobrados méritos y logros en Madrid, San Sebastián y Bilbao como para haber contado. Urdiales, parece claro, no tiene quien le escriba ni quien le llore las ausencias en este teatro de los sueños y las pesadillas. El Cid ha firmado cinco tardes en Sevilla nos a las ferias que le volvieron la espalda la temporada última. Fue la apuesta: categoría y dinero o nada. Todo al rojo. Salió negro. A veces gris. Luego Castella amagó a partir de agosto con una remontada que debe consolidarse ahora en el puesto y en el sitio que le corresponde en España al ídolo de Francia. La planificación ha cambiado. Y las prioridades. Cayetano se ha hecho a base de golpes cantados o, lo que es lo mis- Morante de la puebla o la soledad del arte