Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 D 7 LOS DOMINGOS DE Gladiadores del S. XXI La hora de la verdad Los clarines suenan ya para las figuras sobre cuyos hombros pesa la responsabilidad de la temporada que amanece. Sobre ellos reposan la esperanza y las ilusiones de la afición TEXTO: ZABALA DE LA SERNA FOTOS: IGNACIO GIL La incomodidad es constante, compañera inseparable de la responsabilidad de la figura del toreo. En los comienzos sólo encuentra el que quiere ser torero, desdén o desconfianza. Para ser torero hacen falta dos circunstancias esenciales: primero, ser torero (aptitud) y segundo, saber ser torero (conducta) De esta segunda condición debe encargarse el hombre que lleva dentro el torero. El que resuelve los momentos difíciles del torero es el hombre. Esto lo saben todos los toreros GREGORIO CORROCHANO nunca hace nada el que siempre está ahí, con la afición y la ambición afinadas, artífice de remontadas imposibles. Aparecen unos, los Messi, los Agüero, que copan las portadas y la actualidad como renovación, y el hombre sigue ahí, reto a reto, haciendo historia, defendiendo su número (el 7 y sus números. No hay quien lo siente en el banquillo. Así que pasen cien años. El Juli forma parte del star sistem con la normalidad de quien creció desde niño en el salón de la fama. No ha conocido otro puesto desde novillero que el de la responsabilidad. Cajón de number 1 en la arena y en la taquilla entonces. Pasó de prodigio a mártir, y de mártir L a silla armada espera junto a la ventana. La armadura del guerrero, la coraza del artista, destella bajo la tamizada luz de la mañana. La casaquilla reposa sobre los hombros de madera, la taleguilla descansa sobre los nudos de enea. Encima, la montera piensa; debajo, las zapatillas se asientan. Amanece una nueva temporada. El paisaje se presenta brumoso, con la niebla aún pegada a la tierra. El sol de los clarines siempre desbroza un camino de esperanza. El aficionado vive abrazado a ella, sabedor de que cada marzo, como cada tarde, las ilusiones marchitas florecen de nuevo en un ciclo incombustible. Nada se quema, sólo se transforma. Los magos de la muleta hacen de las arrancadas embestidas pulidas, convierten la bravura en arte, la oscuridad indomeñable del toro en luminosa estela sometida. Volved con el escudo o sobre el escudo les exigimos a los gladiadores del siglo XXI. Los más veteranos de la primera línea saben que la cuestión es regresar por tu propio pie después de atravesar victorioso el circo de batalla, el círculo mágico del ruedo, los miedos que rugen desenjaulados. Y con todo nada basta para un público febril siempre dispuesto a bajar el pulgar de la condena. La mediocridad mata la Fiesta; lo previsible la daña. Las broncas se las lleva el viento; las cornadas se las queda uno se defendía Rafael el Gallo. Prima la regularidad dificilísima de cada día en cien tardes de campeón, como si fuese la Liga. Fallas, La Magdalena, Abril, San Isidro y San Fermín; Santiago, San Jaime y todas las Vírgenes de septiembre hasta desembarcar en la Virgen por excelencia de Octubre: la Pilarica. Ignacio Aguirre bromeaba sobre su conocimiento del calendario religioso y el santoral: Me lo sé por las ferias taurinas Octubre es hoy un puente lejano. Enrique Ponce lo mira desde una altura de veinte temporadas en la cumbre, y siempre lo ha alcanzado. Ponce es el veterano de las figuras, el viejo más fresco, el recordman del toreo: 1.900 corridas, 35 indultos, intangibles las toneladas de gloria. EP viene a ser al toreo lo que Raúl al fútbol, el que a santo. La chispa de su toreo juvenil quedó por el camino para buscar la llama del toreo, la profundidad, la muleta a rastras, el enganche del toro por delante, el hondo dominio. Diez años de alternativa cumplió por todo lo alto en Nimes en el septiembre de la vendimia. Otro de pilas Duracell que despide cada año en Zaragoza. En la dinámica de la manida frase de tirar del carro vivían, hasta que en 2007 regresó José Tomás como revolución, cambió masificación por dosificación e instaló el concepto de corrida como acontecimiento. La dosificación entendida en el número de tardes no en la entrega, siempre a tumba abierta. JT en dos años se ha consagrado como el hombre que transgredió el círculo endogámico de la Fiesta para instalarse en ese Más Allá de la prensa taurina que son los telediarios. Por donde pisó creció y multiplicó la hierba de los abonos de las ferias, se disparó como fenómeno concentrado de masas, devolvió las colas nocturnas a las taquillas. El parangón con El Cordobés sus enemigos lo quisieron trasladar al ruedo. Molestaba José Tomás al sistema. Su fuerza dejó chicos los honorarios de rivales que debían ser directos, y eso se paga. En éstas eclosionó su regreso en Madrid el 5 de junio de 2008, y su toreo puro es (Pasa a la página siguiente) José Tomás mantiene su estrategia de unas veinte citas convertidas en acontecimientos