Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE general Se habían producido operaciones en las que el Ejército congoleño, sin encomendarse a Dios ni al diablo, sin contar con la MONUC, hacía fuego al lado de bases nuestras que estaban protegiendo a gente y las réplicas de Nkunda- -que eran muy efectivas- -caían sobre nuestras bases, porque estos tíos disparaban y se iban causando bajas civiles y de la MONUC. El jefe del Ejército congoleño era un hombre de mucho sentido común, que sabía lo que se hacía, el general Dieudonné Kayembe, pero lo tenían baypaseado el ministro de Defensa y el de Estado, y coroneles haciendo operaciones por su cuenta. La MONUC se había comprometido por completo. Es lo que intenté parar a toda costa. Aquello iba hacia un desenlace catastrófico tanto si actuaba como si no. Y yo sería el responsable. Intenté que aquello quedara en agua de borrajas, volver a empezar de cero. La misión estaba mal diseñada y el mandato no la cubría, era una misión a la deriva. No teníamos el mandato adecuado. La ONU no puede ir por ahí dando mandobles. con civiles. -Han hecho lo que se tenía que haber hecho hace tiempo: una gran presión diplomática para llegar a un acuerdo. Eso ha sido un paso gigantesco. Yo dije que la solución no era militar, y después mandaron a un enviado especial. Los hechos me han acabado por dar la razón a pesar de la opinión del señor Doss presionando para la accion armada, pero sin medios... Ahora ellos son los que tienen que rectificar. Las organizaciones militares tienen que estar mandadas por militares, incluidos los planes operativos. Debe haber dos pilares, uno militar y uno civil, y si hay discrepancia que decida Nueva York. ¿En qué medida la intervención conjunta de Ruanda y Congo en territorio congoleño y el arresto de Nkunda ha cambiado el escenario? Zapatero a tus zapatos- ¿Qué lecciones no ha sacado la ONU de misiones como la de Unprofor en Bosnia y la de Somalia? -Cualquier operación multinacional es más complicada que una nacional, por eso en toda operación de este tipo se necesita un estado mayor muy completo, y el de Kinshasa no era muy completo. Faltaba gente. Con la ONU esto es como Benetton, hay que poner gente de todos los colores, países... y lo que hacen falta son capacidades y personal con experiencia. ¿Cómo complica la tarea el hecho de que haya militares de ejércitos con tradiciones distintas, mandos de culturas distintas, por ejemplo de India y Pakistán, operando juntos? -La lección que no ha sacado es la de zapatero a tus zapatos. La responsabilidad de lo militar ha de ser de los militares. Las reglas de enfrentamiento hacen al comandante responsable. Tener la responsabilidad, pero no la autoridad, me ata de pies y manos. -Yo creo que no. He visto a la gente desplegada en unos sitios y en unas condiciones que no he visto ni en Bosnia- Herzegovina ni en Kosovo, con malaria, y gente aislada, malas comunicaciones, enfermedades... Yo creo que no es cierto. De los 17.000 hombres de la fuerza no todos están desplegados en el terreno. Yo empecé a pedir cosas al llegar allí que eran el abc de la cuestión militar, como municiones, visión nocturna, protección de destacamentos aislados... Si es que pretendes lanzar ofensivas, y en un territorio que no controlas y contra una guerrilla que se mueve ¿Es justa la acusación que se ha hecho a la MONUC de que estaba más preocupada de protegerse a sí misma que a la población? -El precio lo ha pagado aquella hermana religiosa que perdió las piernas. Pero es cierto que la decisión no fue fácil. Hice un análisis total. Yo creí que no cumplía la misión que me habían encomendado, que era la de proteger a la población civil. La misión había derivado. Las primeras bajas serían de la población, como se estaba viendo. Segundas bajas, los soldados. Y que estuviera al frente un mando español, para España hubiera sido totalmente negativo. Y para la ONU tampoco hubiera sido bueno, porque, como les dije, Naciones Unidas había perdido la imparcialidad. Que no es ser neutro. -Un eslabón, por lo menos en la cadena familiar. Admiro a mi padre y a mis hijos, y a mi mujer. En la parte militar admiro a mis jefes, y a mis soldados. Soy muy directo, con una forma de hablar que a veces puede parecer impertinente. Hago lo que decía mi padre: al toro por los cuernos y con la verdad por delante. He procurado siempre hablar con franqueza. Adolfo Suárez dijo que es un cualidad de los militares. He tomado decisiones en contra de mis intereses porque pensaba que había un interés superior. Creo en Dios, que me parece lo más importante de la vida. Y creo en lo que decía Simone Weil, que la vida es la fase experimental de nuestra suerte decisiva. ¿Qué precio ha pagado por su decisión? ¿Quién es Díaz de Villegas? La ONU no ha aprendido la lección de que la responsabilidad de lo militar ha de ser de los militares. Tener la responsabilidad, pero no la autoridad, me ata de pies y manos Creo en Dios, que me parece lo más importante de la vida. Y creo en lo que decía Simone Weil, que la vida es la fase experimental de nuestra suerte decisiva ABC. es Versión íntegra en abc. es