Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE labores de búsqueda, que repitió en días sucesivos. Pegó carteles y acudió a manifestaciones. Incluso pedía a los periodistas que le entrevistaran, alababa la personalidad de Marta- tiene un corazón que no le cabe en el pecho -y aseguraba que su amigo Miguel estaba muy nervioso porque todo el mundo le había culpado a él. También aseguró que la actual novia de Miguel, Rocío, estaba embarazada. Con esta cortina de humo, después desmentida por la menor, se vertían ciertas sospechas sobre la familia de ella. Residente en un barrio humilde, junto a la calle de Miguel, también ha sido calificado por su centro educativo como un alumno no problemático. Tras confesar ante la Policía, ha negado su implicación ante el Juez. De sólo 15 años, fue el tercer detenido, y sobre su personalidad no han trascendido demasiados datos. Amigo de Miguel y primo de Samuel, estaba acostumbrado a tomar prestado el coche de su madre y aquella noche volvió a hacerlo para supuestamente transportar el cuerpo de Marta. Su primo fue al volante y Miguel, en su motocicleta, les escoltó. Antonio del Castillo, padre de ésta, declaró que el menor había comido en una ocasión con ellos en Chipiona (Cádiz) lugar de veraneo de la familia, y que parecía un chico normal Javier G; el menor implicado REUTERS viéndose en pandilla y algunos amigos creen que ella insistía en retomar la relación, pese a que Miguel ya salía con otra chica. Varios vecinos aseguraron que su relación se prolongó más de un mes y medio y que ella seguía frecuentando su casa. Aquella tarde, según su madre, Marta salió para aclarar unas cosas con Miguel Miguel, el autor confeso Tanto los padres como los amigos de Marta siempre lo señalaron como el principal sospechoso. Fuentes del Instituto Cervantes lo definen como un chico normal y no especialmente conflictivo. Pese a ser despierto Miguel era vago para los libros y no avanzaba en los estudios. Junto a su compañero y amigo Samuel, solía saltarse las clases para deambular por el entorno. Cursó hasta cuarto de ESO y comenzó a trabajar. Sus vecinos no lo describen como un joven problemático, sino más bien como al- guien a quien era fácil cogerle cariño. Su padre le abandonó y cuidó a su madre- -que estaba en silla de ruedas y era vendedora de la ONCE- -hasta que falleció. Su condición de huérfano le granjeó las simpatías de sus vecinos, quienes no dudaban en ayudarle. También tenía mucho éxito con las chicas, por un atractivo físico que a veces pretendía incrementar usando lentillas azules. Sin embargo, la cruz de este chaval apunta hacia una personalidad fría y excesivamente vengativa. Algunos expertos han aludido a una infancia difícil y carente de afectividad. Extremadamente celoso, en una ocasión prendió fuego a un jersey sólo porque Marta comentó que le quedaba mejor a su amigo que a él. El psicólogo de la Fiscalía de Menores de Madrid, Javier Urra, atribuyó el asesinato a una incontinencia conductual grave con una carencia de autodominio y un yo hipertrofiado e inatacable, con una reacción muy violenta e impulsiva cuando se siente agredido. Una persona que no admite críticas La tarde del 24 quedó con Marta para aclarar unos rumores que él iba contando Cuando la madre de la joven lo llamó, le dijo que había dejado a su hija en la esquina de casa y siguió durmiendo. Nunca participó en manifestaciones ni búsquedas. Fue testigo indirecto, al encontrarse en el salón del escenario del crimen, pero ha negado su participación directa en los hechos. De 39 años, nació de una relación anterior que mantuvo la madre de Miguel. Al parecer, las relaciones con su hermano menor no eran buenas. Separado y con una hija, trabajaba como guardia de seguridad y regentaba un bar de copas con otros socios. Con antecedentes por delitos menores, está acusado por delito de encubrimiento, aunque no de su hermano, ya que legalmente no tiene obligación de denunciarlo, sino de Samuel y el menor. Los vecinos lo definieron como un muchacho bueno, sensato y normal El hermano, encubridor Su actitud durante los 21 días que duró la desaparición de Marta ha sido tanto o incluso más reprobada por la opinión pública que la de su amigo Miguel. La misma noche en que arrojaron el cuerpo de Marta al río, este chico de 20 años no tuvo inconveniente en participar en las Samuel, el cómplice Miguel quedó con Marta la tarde del 24 de enero para aclarar unos rumores que él iba contando La relación había sido tormentosa para ella, pero seguían viéndose Salía con Miguel desde hacía unos tres meses. Lo conoció porque su padrastro- -encargado de una empresa de limpieza- -lo había empleado y lo llevó a almorzar un día a su modesta vivienda en Camas, un pueblo a escasos kilómetros de Sevilla. La familia quiso que el joven viviera con ellos, a fin de controlar su relación con esta adolescente de 14 años, estudiante de segundo de ESO. Rocío sabía que Mi (Pasa a la página siguiente) Rocío, la novia engañada