Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 2 09 ACTUALIDAD Unas amistades muy peligrosas Tres semanas después de su desaparición, el asesinato de Marta del Castillo se resume en un puzzle de amistades peligrosas. Sangre fría y crueldad insólitas en unos jóvenes que han conmocionado a Sevilla TEXTO LOLA RODRÍGUEZ FOTOS PEPE ORTEGA ueron 21 días de angustia. Una chica de 17 años había desaparecido sin dejar rastro. En Sevilla, empapelada con su foto, no se habló- -y no se habla- -de otra cosa. Las especulaciones sobre el devenir de Marta del Castillo se contaban por decenas y, pese a que no faltaron los argumentos a favor de su fuga voluntaria- ¡ojalá! el paso inmisericorde de los días unido a la funesta sombra del caso Mari Luz minaron el ánimo de los más optimistas. Las investigaciones policiales dieron sus frutos mientras la casualidad llamaba a la paradoja y el 14 de febrero- -Día de los Enamorados- se confirmaron los peores augurios. Miguel Carcaño, que había mantenido una relación de mes y medio con Marta hacía dos años, confesó la autoría de su muerte. La Policía ya ha confirmado que Marta nunca regresó a su casa de la barriada Tartessos la noche del 24 de enero. Mantuvo un encuentro con Miguel que terminó en el piso de éste, en la zona de la Macarena. Allí, tras una fuerte discusión supuestamente por un cruce de celos entre ambos, la golpeó con un cenicero que dejó rastros de sangre en su ropa. La chica, aún no se sabe si muerta o inconsciente, fue arrojada al Guadalquivir por Miguel y sus amigos, Samuel y Javier, quien también sitúa al hermano mayor de Miguel en el escenario del crimen, aunque éste lo niega. Todos están en prisión incondicional sin fianza, menos el menor, en un centro especial. Mientras tanto, el portal de la casa de Marta se ha convertido en un punto de peregrinación para todos los sevillanos que quieren solidarizarse con la familia. Velas, fotos, poesías, flores e imágenes de vírgenes y cristos como puesta en escena del luto de toda una ciudad. Ésta es la historia de la tragedia vista a través de sus protagonistas. Marta F Marta del Castillo Víctima, 17 años Estudiaba cuarto de ESO y le gustaba salir con sus amigos, la lectura y el cine. Era usuaria de la red social Tuenti donde había colgado numerosas fotos con Miguel y quienes serían cómplices de su muerte. Pese a que sólo salieron un mes y medio, siguieron viéndose después. Los vecinos dicen que frecuentaba la casa de Miguel y algunos amigos creen que ella quería retomar la relación. La tarde de su muerte salió para aclarar unos asuntos con él. Miguel Carcaño Autor confeso de la muerte de Marta, 20 años Siempre fue el principal sospechoso. Tras su imagen de chico normal huérfano, trabajador, no conflictivo en el instituto- -donde estudió hasta cuarto de ESO- -y de gran éxito entre las chicas, escondía una personalidad fría, vengativa y era extremadamente celoso. Nunca se implicó en las labores de búsqueda de Marta y siempre mantuvo haberla dejado en su casa la noche en que desapareció. Tras varios interrogatorios, confesó su culpabilidad. Era una chica normal y corriente Marta del Castillo Casanueva, de 17 años, estudiaba cuarto de ESO en el colegio San Juan Bosco y, como todos los jóvenes de su edad, salía con sus amigos y tenía aficiones como la lectura y el cine. En el momento de su desaparición estaba leyendo la novela Crepúsculo También le gustaba mucho la Semana Santa y sentía especial devoción por la Esperanza Macarena. La tarde del 24 de enero había ido a ver con Miguel a un amigo suyo que está aprendiendo el arte del bordado en Triana. Precisamente durante estas fiestas, hace dos años, conoció a Miguel, aunque su relación sólo duró aproximadamente hasta un mes después, coincidiendo con la Feria de Abril. Sin embargo, ambos seguían Marta, la víctima