Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 2 09 EN PORTADA La cruzada de la flota monolingüe Galicia (Viene de la página anterior) pañías, directivos y profesionales valiosos que se posicionan en contra de este arancel lingüístico los comerciantes no quieren renunciar a utilizar en sus negocios la opción que prefieran; los creadores gallegos tampoco, a la hora de cursar las ayudas oficiales; y los médicos, registradores y notarios temen aún más succión, a merced del programa electoral del BNG. Emilio Pérez Touriño, presidente en funciones y aliado socialista en la Xunta, no cita a sus compañeros del otro signo en ningún mitin. Tampoco les hace críticas públicas por sus excesos con la lengua (asume que, con los frentistas, este tema es innegociable) No obstante, está intranquilo por la brecha abierta. Ya no puede negar- -aunque lo hará y sus reproches se dirigirán al PP- -que hay un enfrentamiento. Si se reedita la unión, y el resultado lo permite, tiene claros los cambios. En el nuevo e hipotético reparto, ansía recuperar para sus filas las galescolas y vigilar las áreas en las que la cuestión lingüística está sobredimensionada. Hasta la fecha, sigue a rajatabla ese acuerdo tácito, no escrito, con sus comanditarios para no atacarse mutuamente. Nunca hubo avenencia entre ellos, ni en la nomenclatura (Galiza para las áreas del BNG, y Galicia las del PSOE) ni en el nombramiento de la secretaria general de Política Lingüística, Marisol López, cuestionada durante largos meses por el nacionalismo gallego. Pero la maniobra es irrebatible: Touriño se calla los El toma y daca de los socios Manuel Blanco, desde su aldea contempla con asombro el rumbo de los acontecimientos abusos que detecta; y Quintana sigue insistiendo en la transparencia y austeridad del gobierno autónomo, sin poner en entredicho el gasto de su colega en un A 8 de 480.000 euros; muebles de 200.000 para su despacho; reformas en las tres plantas del Área de Presidencia por 2,2 millones; o 4 más para las salas de reuniones del ejecutivo, y otra decorada para las habituales comparecencias de prensa. El actor vigués Manuel Manquiña, conocido por su glorioso papel en Airbag, respalda las reivindicaciones de Galicia Bilingüe, convencido de que hubo un retroceso y de que existe realmente un adoctrinamiento. En la manifestación del pasado 8 de febrero, en la capital gallega, Gloria Lago lo llamó valiente, al apoyarnos, porque va a ser muy criticado Y no erró en su cálculo. Motivó tirria, chasco, e incluso se le echó en cara que esté casado con una sobrina de Manuel Fraga, el fundador del PP. Todo, por definirse como un español nacido en Galicia Al menos, no lo golpearon. Quizás porque no acudió a esta protesta, en la que un sexagenario de Lugo acabó con la ceja cortada y un ojo hinchado. Cometió un pecado: hablar por teléfono, antes de la marcha, con un móvil que mostraba en su pantalla la bandera amarilla y roja, y no la de la franja azul. Tras llamarlo españolista, lo cogieron del abrigo, recibió una patada y se cayó en el suelo con su agresor. Este asalto profetizó lo que luego vendría. Piedras, canicas, petardos, quema de contenedores, golpes, mordiscos, coceaduras... Doscientos cincuenta independentistas, y setenta agentes desplegados que trataron de disuadirlos con la porra y pelotas de goma. Tania, David, Rubén, Darío y Borja, estudiantes de Historia, opinan sobre el actual contexto sociolingüístico