Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28- 29 D 7 LOS DOMINGOS DE AFP REUTERS CHEMA BARROSO Mohamed Alí, más premios te da la vida. La Asociación Nacional para el Progreso de las Minorías Étnicas le ha entregado el premio Presidente. Sus logros deportivos- -dijeron- -igualan su historial de activismo social y humanitario Raphael: qué dirán de mí. Algo así cantaba en los 70. Ahora, tanto tiempo después, cumple 50 años de su exitosa carrera, adornada estos días con otro disco de platino pareja, el jinete Álvaro Muñoz Escasi, cuando coincidió en el teatro Rialto de Madrid con la abuela de su hijo, Laura Valenzuela, en el espectáculo que presentan Los Morancos todos los martes. La sala sin localidades libres, las butacas llenas de caras conocidas (Carmen Sevilla se lo pasó en grande y eso que iba con un gripazo que no se tenía) y el dúo con su humor de siempre y un final que ya es un clásico cuando interpretan el tema Pluma Gay que es la versión que han hecho sobre la canción de O- Zone Dragostea Din Tei Los Morancos son fieles a sus clásicos e insisten en repartir papeles, el facha de tirantes y el homosexual liberado, poniendo en clave de humor auténticos disparates que gracias a su talento no hieren la sensibilidad de la mayoría (si Sara Montiel acude al show no creo que salga muy contenta) aunque para evitar polémicas ellos mismos hacen una reflexión al final de la obra, no sea que alguien no entienda su sorna. Aunque para enfados de la semana el que se lleva el premio es el que se agarró Julián Muñoz el pasado miércoles cuando vio a la mujer de mi vida en una exclusiva anunciando que su relación estaba totalmente acabada. A Muñoz no se le cae el bigote pero sí la moral cuando ve que sus palabras y promesas ya no hacen mella en la artista. Pantoja se largó a Buenos Aires dejando ese bombazo en los kioscos. Muñoz ahora está abatido, dolido y herido pero eso no es más que un primer síntoma de una enfermedad que pasará por todas sus fases, rabia incluida, y que tiene un desenlace imprevisible en tanto en cuanto ya se sabe cómo se las gasta una mujer despechada (su ex, Zaldívar, es el mejor ejemplo) pero ahora habrá que ver si también un hombre despechado es capaz de todo y hasta de contar aquello que uno debe callar ¿recuerdan lo de las bolsas de basura? con tal de llevarse en el camino a la mujer que he amado, amo y amaré hasta que me muere (Julián dixit) VAYAMOS POR PARTES: PENÉLOPE CRUZ Como Penélope no hay ninguna POR ROSA BELMONTE Y la favorita es Pe. Ahora sí. En su segunda nominación al Oscar tiene en su haber las críticas, una irresistible lunática en Vicky Cristina Barcelona el factor Woody, el barniz exótico y que está como un jamón (jamón) En su contra, las otras cuatro candidatas. La solución, el domingo próximo. Sexo oral Las dudas Penélope Cruz aprende a posar con estatuilla (la del premio Bafta) en la mano EPA En el programa de Jay Leno (donde hay que hacer gracias) Penélope recordó cuando pidió un blow job (una mamada) en una peluquería, al confundir la expresión con blow dry (secado) Es lo que tiene haber estudiado francés en el cole. Primera duda: ¿Ganára? Segunda: ¿Qué se va a poner? ¿Chanel? ¿Dior? Tercera: ¿Irá su novio? ¿Irá su suegra, la señora de los anillos? Y si va, al ser el mejor actor secundario anterior, y como es habitual, ¿entregará el Oscar a la mejor actriz secundaria? Made in Spain Había un tiempo en que nos agarrábamos a una Cansino ardiendo. No habiendo españolas en Hollywood hasta nos apropiábamos de Margarita Cansino, alias Rita Hayworth (hija de español) O de Maria Montez (nieta de español) Y, claro, estuvo un tiempo Sara Montiel, española por donde la mires, codeándose con Gary Cooper (y mucho más que eso con Hemingway y, sobre todo, con Anthony Mann) Pero lo de Penélope es diferente y va más allá de pasados, vistosos, famosos y publicitados novios. Es de verdad una española en Hollywood (aunque se traslade a vivir a Nueva York) Quiero ser como Sophia Penélope coincide en Nine con la gran Sophia Loren, a la que daba más de un aire (culo de otra época incluido) en Volver Otra cosa en la que se parece a la estrella que mejor lleva las gafas es en que sus mejores interpretaciones y películas son las que hace en su país o con directores españoles (en el caso de Sophia, italianos, claro) La asombrosa y bien elegida carrera de la española en los últimos años debe más a Volver (Almodóvar) Elegy (Coixet) y a la española de Woody Allen que a cualquier otra. Y vienen Los abrazos rotos