Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 2 09 FIRMAS sus relaciones de vecindad. Han de poner en un platillo de la balanza si sostienen su pronóstico caiga quien caiga o si más les vale preservar ese encuentro diario por la tarde, con té y tostadas. Pasa una niña con gorro de punto y se las queda mirando desde el otro lado del ventanal, dejando en el cristal las huellas de unos dedos pringados. Las viejas damas ríen, se ponen a hablar de sus nietos y se olvidan del almanaque de la crisis, también tan lleno de pringue, tan esquinado, tan crepuscular. Cabeza prieta n materia de justicia los socialistas generalmente comienzan por querer protagonizar La marca del Zorro para acabar en la política del top manta A punto de una huelga de jueces y con el PP en el punto de mira de una investigación judicial, dos justicieros inapelables como el ministro Bermejo y el juez Garzón salvan la ecología de Cabeza Prieta y garantizan la solidez del Estado. Buena ocasión para llamar al móvil de un felipista hibernado por el zapaterismo: No, lo de Felipe y el Azor fue totalmente distinto. Hoy en lo que estamos es en una omisión de las formas, las políticas y las de partido, las elementales, las que la buena gente asume que son la identidad del PSOE. Creer que la justicia es el eje del socialismo, pon de la socialdemocracia. De perder esa identidad elemental, aunque fuese residual, aceptémoslo, ya solo quedaría el oportunismo. Salvar los muebles. Bueno, sí, gobernar E La escopeta del juez Garzón está dejando al PP cojitranco a perdigonadas REUTERS LA SEMANA EN UN BLOC Siempre Cristina mporta más bien poco el espesor del maquillaje de la presidente argentina. Eso es apariencia, chapa abollada, materia de chisme y de aquí hay tomate. En la sesión conjunta de las Cortes, ni IU ni ERC aplaudieron su Viva España, viva Argentina y es curioso porque en el eco- comunismo tanto como en el secesionismo se reproducen por polinización ambiental algunos genes peronistas. La impuntual Cristina Kirchner llegaba a España después de decir que Obama es como Perón. Se lo habrá contado Castro. He ahí un pensamiento político ciertamente novedoso: el fascismo populista con ramas de extrema izquierda y extrema derecha apadrina australmente ese pragmatismo progresista que Obama busca hilvanar. Ante los representantes de la soberanía nacional española, pecar de humildad hubiese sido un equívoco por parte de la expropiadora de Aerolíneas Argentinas. Con un discurso propio de la refundación del movimiento de países no- alineados, fue sacudiendo el glamour de su cabellera, bajo efectos destellantes de manicura dominatrix Puro bulo todo cuanto se diga sobre trastornos psicosomáticos. Solo han sido unas lipotimias. cas decorativas de estética municipal y transgresora flanquean el lugar en que fue asesinado José Calvo Sotelo en julio de 1936, de dos disparos en la nuca, en la camioneta n 17 de la Guardia de Asalto. Hombre perspicaz, el socialista Julián Zugazagoitia dijo: Ese atentado es la guerra Más de setenta años después una peculiar trashumancia graffitera distribuye vacas plásticas por la ciudad que tanta tragedia había de sufrir con la guerra que comenzaba. Las mismas ganas de vivir que superaron con tantas angustias la guerra y la postguerra van a buscar los mejores vados para cruzar la recesión voraginosa. Queda el silencio de los muertos, a uno y otro lado, turbado por los sesgos de una Memoria histórica que no ha sido sino una añagaza más del zapaterismo, como las zalamerías con el cardenal Bertone, la entrega a Sarkozy a cambio de no se sabe qué o negar la crisis para luego querer ser a la vez Moisés y Josué. I Nano- futuro I VALENTÍ PUIG nvertir mucho más en nanotecnología no sería un mal atajo para auparse al futuro. En Australia llevan tiempo haciéndolo. El profesor James Friend trabaja en pequeños robots- -de un grosor de uno o dos cabellos- -que podrían navegar por nuestros vasos sanguíneos y arreglar desde dentro desperfectos cerebrales o del sistema arterial. Nanotecnología o adrenalina casticista. Juez superstar Té con tostadas M H Las vacas del pueblo E n la madrileña calle de Velázquez, a poca distancia, dos va- edia tarde en el café de las viejas damas que tuvieron una mercería, enviudaron y tienen a los hijos de secretarios de ayuntamiento junto a la raya de Portugal. Miran por el ventanal de la cafetería y ven al hombre del saxofón en la esquina. Han hablado largamente de lo que va a durar la crisis y al discrepar han ido más allá de la confianza de ubo un tiempo en que los jóvenes lobos del PP decían de Garzón que era el salvador de España. Bueno, hasta que apareció en las listas del PSOE. Ahora, un poco más lejos del premio Nobel de la paz, se exhibe con cartuchera. Allí donde ahora anden merodeando aquellos lobos del PP, asoma la escopeta del juez Garzón y les deja cojitrancos a perdigonadas. Le sobran los monteros. En general, anda sobrado de todo. vpuig abc. es