Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 2 09 LA IMAGEN La marea roja y la oveja negra (o azul) TEXTO: MANUEL M. CASCANTE FOTO: JUAN BARRETO (AFP) ugo Chávez, el pan nuestro de cada día ¡qué iba a ser de nosotros, pobres periodistas, sin personajes así! pretende eternizarse en el poder, aunque ello suponga pan para hoy y hambre para mañana en Venezuela (y sus colonias: Bolivia, Nicaragua... Así que el presidente ha convertido de nuevo el país L État, cést lui en una marea roja- rojita para que el pueblo soberano avale, hoy en las urnas, su reelección indefinida. El líder máximo, el comandante revolucionario, agradece- -como buen coronel chusquero- -las filas prietas, los ademanes impasibles, las voluntades uniformes, las masas homogéneas... ¿Homogéneas? Entonces, ¿qué pinta esa joven- -gesto serio como sus gafas- -con la franela cambiada en medio de ese frenesí carmesí... ¿Estamos ante una provocadora? ¿Es daltónica, quizá? ¿Tiene bula del excelentísimo para llamar la atención de tal modo? ¿Es una prima lejana de Barinas, la oveja negra de la familia? ¿Es una muñeca vestida de azul, con su camisita y su canesú, que Chávez saca de paseo para que se constipe... Tengo para mí que esto responde a un plan bien calculado. Que se trata de un mensaje subliminal- -maquinado por las retorcidas mentes de asesores cubanos- -dirigido a los escuálidos (forma despectiva con que los chavistas se refieren a los opositores del gran timonel del socialismo del siglo XXI) Algo así como: Sabemos que sois pocos y pequeños, y os tenemos localizados. Y os vamos a machacar. Para que nada ni nadie impidan que nuestro guía ¡Uh! ¡Ah! Chávez no se va... siga conduciendo nuestros pasos hasta 2049, hasta el infinito... ¡Y más allá! Pero la oposición, como si viviera atrincherada en una pequeña aldea gala, no parece dispuesta a rendirse. Ya consiguieron echar por tierra las ansias de eternidad de Chávez hace catorce meses. No es no le dicen. Y, sea como reforma o como enmienda a la Constitución, parecen dispuestos a impedir que el régimen cívico- militar bolivariano se perpetúe. Por ello, recuerdan que Astérix también era chiquito, pero matón. ¡Que le pregunten a los romanos! H