Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE El profesor ruandés Leopold Munyakazi, acusado en Baltimore de haber participado en el genocidio AP La duda TEXTO: ANNA GRAU ¿Es mi profesor un asesino? Terror en las aulas. ¿Es mi profesor un criminal de guerra o es un personaje de Kafka, víctima de la calumnia, obligado a demostrar su inocencia? El caso del profesor ruandés Leopold Munyakazi, acusado en Baltimore de haber tomado parte en el genocidio, plantea un grave dilema versidad, Kristen Keener, se deshace en detalles sobre la situación del desdichado profesor, que llegó en el año 2004 a Estados Unidos, que desde entonces pide asilo político, que viene avalado por el Scholar Rescue Funds- -un programa que beca a docentes en peligro en sus países- que fue contratado por el Goucher College por dos semestres, que ha sido arrestado al expirar su visa y que comparece en abril ante el juez para hacer frente a una posible deportación. Todo esto es agotador para él y para su familia cuenta Kristen Keener. Munyakazi no quiere hablar porque está harto de periodistas. Lo que ha declarado a la prensa americana es que es mentira lo que le imputan- -los cargos incluyen armar una milicia para asesinar a miembros del partido rival- que todo es un invento y una represalia por criticar la versión gubernamental del genocidio. Según él no hubo tal genocidio sino una guerra civil. El matiz no sería criminal sino étnico: En Ruanda hay grupos sociales y no tribus, somos un solo pueblo publican que ha dicho. Es una opinión controvertida, pero no le convierte en un criminal precisa Ungar. El escepticismo del rector es inmenso. Él mismo ha estado en Ruanda y ha visto la dificultad de determinar quién hizo exactamente qué durante las matanzas. Me parece muy raro que se presenten de repente unos cargos tan claros, tan concretos aduce. Especialistas en África de Human Rights Watch también dudan y han llamado a la NBC para protestar. ¿Cómo se fían de un fiscal que prefiere ir a la tele antes que a un tribunal? ¿Y si Munyazaki no fuese un asesino sino un enemigo del pueblo de Ibsen, un inocente acorralado de Kafka? Esta duda tortura al rector, que aunque consultó con varias personas carga toda la responsabilidad de la suspensión sobre sus espaldas. Tuve que hacerlo para proteger por encima de todo a la institución y para quitar presión emocional a los estudiantes, entre los que hay varios africanos explica. Bajo su mandato, el Goucher se vanagloria de ofrecer una de las enseñanzas más internacionales del país, precisamente gracias a una extensa paleta de profesores visitantes, como Leopold Munzayaki. En lo sucesivo preguntaremos más cosas antes de abrir las puertas a nadie reconoce el rector. Leopold Munyazaki sólo volverá al Goucher si es completamente exonerado. ¿Pero y si nunca se llega a probar ni una cosa ni la otra, y si en cuanto acabe el show todo queda en el limbo? Entonces siempre habrá una nube sobre él constata Ungar, que lo único que tiene claro es su tristeza. Queríamos hacer algo bueno, algo humanitario... esto es muy doloroso concluye. Enemigo del pueblo L os estudiantes del Goucher College de Baltimore se quedaron de piedra en diciembre al saber que uno de sus profesores había sido suspendido de empleo (no de sueldo) hasta que se aclare si es o no es un criminal de guerra. Se trata del doctor Leopold Munyakazi, natural de Ruanda, país en el que se le acusa de genocida. Estas acusaciones, planteadas catorce años después del genocidio pero casi al día siguiente de que Munyakazi criticara públicamente al actual Gobierno de Ruanda, las investiga un fiscal de este mismo gobierno mano a mano con un equipo de la cadena de televisión NBC. A mí no me había llegado ni la más mínima sospecha sobre el doctor Munyakazi hasta que las cámaras de la NBC entraron en el cam- pus... y la verdad, me extrañó mucho recuerda para ABC el rector del Goucher College, Sanford J. Sandy Ungar. Atención que no hablamos con un rector cualquiera. Ungar ha sido corresponsal de The Washington Post The Economist y Newsweek ha dirigido The Atlantic Foreign Affairs y Voice of America Es un célebre paladín Las acusaciones, planteadas catorce años después del genocidio, surgieron casi al día siguiente de que Munyakazi criticara públicamente al actual Gobierno de Ruanda Según el profesor no hubo un genocidio en Ruanda sino una guerra civil. El matiz no sería criminal sino étnico: En Ruanda hay grupos sociales y no tribus, somos un solo pueblo del periodismo de investigación, en el que a sus 64 años seguramente creía haberlo visto todo. Hasta que irrumpieron en su despacho los reporteros de la NBC. Eran los mismos que antes hacían el programa To Catch a Predator Atrapar a un depredador agresivo reality donde brigadas mixtas de policía y televisión detenían a delincuentes sexuales en directo. Ahora se alían con gobiernos del Tercer Mundo para dar caza a criminales de guerra escondidos. Leopold Munyakazi sería su primer trofeo importante. ¡Un genocida enseñando francés en Estados Unidos! Pero esta vez les está costando más convencer a la audiencia. Por lo menos a la del Goucher College, donde no hay que rascar mucho para encontrar simpatizantes de Munyazaki. Una portavoz de la uni-