Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 8 2 09 LA CARTA DEL CORRESPONSAL 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Dresde TEXTO Y FOTO: RAMIRO VILLAPADIERNA Valses y frac contra la crisis Esta ciudad germano- oriental despide la noche socialista y saluda al futuro con la recuperación de su tradición de valses y bailes de frac o se improvisan ni la ligereza en torno a la copa de champán ni el torbellino olímpico del vals entre sedas empapadas y exultantes, Y aun entre las ruinas, quien tuvo, retuvo, como muestra la ciudad de Dresde. La otrora Florencia del Elba, asolada en 1944 por las bombas y después por las excavadoras de la República Democrática Alemana, emerge en su 700 aniversario como la ciudad germano- oriental que mejor ha despedido la noche socialista; y, en la presente, se alza y baila. Que con crisis se baila más y se ríe mejor es una verdad económica desde el hundimiento de la Bolsa de Viena en 1873, que se renueva N hoy en el baile anual de la Semper Oper de Dresde, convertido este año en la Noche española Si bien, y a falta de los esperados invitados principescos, la gala tomó aires rusos de gaseoducto con la presidencia de Vladimir Putin, antiguo vecino de la capital sajona en sus tiempos de capitán del KGB. Sajonia fue afortunado refugio de artes exiliadas y exportadora de industriosidad artesana; de ello dan prueba su tradición musical, la legendaria fábrica de porcelana de Meissen, que cumple 300 años, o la estupefaciente cámara del tesoro o Cámara Verde Recorrer el trecho que va de esta herencia de la sofisticación de Augusto el Fuerte, a la vecina Zwickau, donde se Dresde ha convertido la celebración de su Baile de la Ópera en símbolo del renacer de las cenizas creó el Trabant, el intoxicante cochecito socialista, mide severamente la diferencia entre progreso y avance. Y si el verano es tiempo de sandalias con calcetín, en invierno Centroeuropa se viste de largo y baila. Sólo en Viena hay 450 bailes de largo y, de Dresde a Budapest, son muchos los adolescentes que aprenden a bailar en la escuela. Lo que tampoco es aquí signo de clase: ojéense si no las fotos del camarada Honecker de frac y valseando. Aunque sí viene a coincidir con una recuperación del encanto discreto de una burguesía menos zafia que la de multicentro sabatino. Se baila en Dresde, donde tanto se aplanó con la lija ideológica; o, en el Oeste de Alemania, donde los hijos de la revuelta urbana ven con desdén el desaliño paterno. Hasta el histórico verde Joschka Fischer luce esmoquin. Y la Semper Oper, que abrió su baile en competencia con Viena en 1925, ha decidido convertir esta celebración en símbolo de su renacer de las cenizas, con esa tradición asumida y determinación emprendedora que convierten a Sajonia en uno de los estados más dinámicos de Alemania. Aparte del vals a derecha e izquierda y de otras complicaciones atléticas, las actuaciones de la centenaria Staatskapelle y del ballet de la Semper Oper, el tono hispano lo dio una música que no podía por menos que estar plagada de tópicos y algún pasodoble a dúo. Aparte del embajador español en Berlín, cubriendo el hueco principal. El cantante de ópera y animador, Gunther Emmerlich, condujo el acto con la soprano austríaca Eva Lind y, a tono con la ola retro, las bandas del Mister Swing y el Sinatra alemán, Tom Gäbel. Pese a ser uno entre muchos de los bailes celebrados para combatir el invierno, el de la ópera, aunque sólo sea por el marco barroco de Gottfried Semper, no puede ni pretende sortear su elitismo. Pero lo compensa con el Semper Open- Air Ball paralelo en la plaza del teatro, donde 10.000 personas se reunieron a bailar en la calle a varios grados bajo cero. PRESIDENTE DE HONOR Guillermo Luca de Tena PRESIDENTA- EDITORA Catalina Luca de Tena CONSEJERO DELEGADO José Manuel Vargas DIRECTOR GENERAL José Luis Romero DIRECTOR Ángel Expósito Mora DIRECTOR ADJUNTO José Antonio Navas SUBDIRECTOR Alberto Aguirre de Cárcer REDACTOR JEFE Alberto Sotillo D 7