Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 2 09 EL ZOO DE PAPEL RADAR Spotify: nueva estrella en la Red En uno de los vídeos que promocionan la aplicación que más ha revolucionado a los internautas en los últimos tiempos vemos un vinilo, una cinta de casete, un cd, un iPod y, al cabo, Spotify (spotify. com) otro paso adelante en la evolución que ha derribado el cómodo edificio en el que vivía la industria de la música. Por resumirlo, nos encontramos ante una especie de iTunes (el organizador de Apple) con un catálogo de canciones inmenso, legal (tras los acuerdos con las grandes compañías) on line (para tenerlo a nuestra disposición en cualquier ordenador) y gratis (aunque hay versiones de pago) Casi toda la discoteca planetaria ordenada y lista para escuchar, con la posibilidad de crear nuestras listas de reproducción o de elegir las de nuestros amigos. Lo más grande desde Napster escribió eufórico un conocido periodista. Spotify, de origen sueco, está todavía en fase beta, y requiere una invitación, aunque, si le tientan estas líneas, podrá suscribirse y bajarse el programa desde esta dirección: spotify. com en get- started. Luego, todo es tan perfecto que da miedo que sea efímero: funciona con una rapidez asombrosa, está el último disco de Bruce Springsteen (entre otros muchos) hay música española, tiene radio (al estilo de last. fm) y empiezan a surgir aplicaciones complementarias para compartir listas música, como spotifylists. com. Aunque parezca mentira, Carmen Miranda trabajó de sombrerera y su padre era mayorista de frutas J. F. ALONSO Chica Boom Carmen Miranda, fruta de su tiempo POR ROSA BELMONTE as últimas imágenes de Carmen Miranda viva son del cuatro de agosto de 1955, con 46 años, en el programa de Jimmy Durante. En un crepuscular y televisivo blanco y negro. Con lo que había sido ella (una de las reinas del Technicolor junto a las otras exóticas, Maria Montez e Yvonne de Carlo, éstas en la Universal) Vestida de Carmen Miranda (aunque descalza, sin sus tacones de quince centímetros) baila con Durante. Dan vueltas y vueltas y cuando paran, Carmen llega a hincar las rodillas en el suelo. Casi se cae. Pero la cámara vuelve a enfocar su cara y la sonrisa exhibida es tan grande co- El 9 de febrero de 1909 nacía María do Carmo Miranda da Cunha en Portugal. Después sería brasileña y, más tarde, estereotipo apátrida mo la que gastaba en sus películas de la Fox. Infeliz o no, era la alegría desbordante. Y se pone a cantar Cuanto me gusta (me gusta, me gusta) Unas horas después moriría en su casa de Beverly Hills de un paro cardíaco y de todo lo que llevaba años metiéndose en el cuerpo (mi leyenda urbana y carmenmirandiana favorita es la que dice que guardaba cocaína en las plataformas de sus zapatos) Aunque parezca un chiste, trabajó de sombrerera y su padre era mayorista de frutas. Ya era una estrella en Brasil, en la canción y el cine, cuando la vio el productor de Broadway Lee Schubert y se la llevó a Nueva York en mayo de 1939 para actuar en The Street of Paris con En cuanto a su modelo de negocio se apoya en la publicidad- -todavía casi inexistente- -para la versión gratuita y Daniel Ek y Martin Lorentzon, en las suscripciones fundadores de Spotify para quien quiera olvidarse de los anuncios. Eso sí, no se pueden descargar canciones, al menos por ahora. Habrá que ver si este nuevo reproductor que tanta fascinación provoca sirve también para disminuir la afición por el p 2 p (siete millones de españoles toman canciones de internet, el 96 por ciento sin pagar, según una encuesta muy reciente) L