Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 2 09 FIRMAS Apunten el dato: en la lucha por Cajamadrid, Aznar no está con Esperanza Aguirre, sino con Blesa (izda) y Gallardón CHEMA BARROSO PUNTO Y SEGUIDO Enredos POR PILAR CERNUDA uentan que la frase que más pronuncia Rajoy estos días es algo así como que si salimos de ésta, podemos ganar las elecciones y es que el presidente del Partido Popular probablemente nunca se ha visto en situación como ésta Y cuentan que a pesar de la que está cayendo, de la que le está cayendo, se siente sereno porque, dice, no tiene ningún cadáver en el armario. No pronuncia palabra contra nadie, ni contra Alberto Ruiz Gallardón ni contra Esperanza Aguirre, porque más que el lío de Madrid le preocupa que se transmita la idea de que el Partido Popular está dividido, así que punto en boca cuando alguien intenta sacarle C una frase en la que se pueda advertir que está con unos o con otros, o más bien que está con uno o con otra. Y hablando del personaje femenino, de Esperanza Aguirre, que es de lo mejor que hay en el PP, seguramente es consciente de que el enredo madrileño le está haciendo mucho daño, y que algunos de los dirigentes regionales que hace nada decían que había que preparar el relevo de Rajoy, ahora, sin embargo, afirman que hay que estar con el presidente sin fisuras, y que Madrid los problemas de Madrid no pueden contaminar a todo el partido. Por cierto: ¿no advierten cierto paralelismo entre lo que ocurrió en el PP de Valencia durante varios años, y lo que ocurre ahora en el PP ma- drileño? El enfrentamiento de Eduardo Zaplana y Francisco Camps, a muerte, tiene ciertas semejanzas con el de Aguirre y Gallardón, también a muerte. La gota que derramó el vaso de la paciencia en Valencia fue la lucha por el poder en Caja Mediterráneo, y en la capital la lucha por el poder en Cajamadrid. Rajoy intervino en Valencia para apoyar a quien institucionalmente tenía la potestad de pronunciar la última palabra, el presidente de la Generalitat. ¿Intervendrá en Madrid? ¿Y a quién daría la razón, a quién apoya una ley aprobada por el Parlamento regional, o a quien cree que esa ley interrumpió un proceso iniciado tiempo atrás? Apunten un dato más a tener en cuenta: Aznar no está al lado de Aguirre, sino de Miguel Blesa y Gallardón. Mariano Rajoy no estaba por la labor de que el Partido Popular pusiera en funcionamiento una comisión de investigación sobre los sucesos de Madrid, y tampoco lo estaba Ana Mato. Pero sí María Dolores de Cospedal, que empezó sus propias indagaciones a través de entrevistas con personas de su partido, e incluso con algunas que no eran de su partido y que accedían a colaborar con la secretaria general del PP viéndose con ella fuera de la sede. Finalmente, todo quedará circunscrito a lo que se produzca en sede parlamentaria, en el Parlamento regional. El Partido Socialista está encantado con los problemas del PP, pero también tiene sus puntos débiles. Las encuestas que maneja Pepe Blanco no son suficientemente tranquilizadoras de cara a las próximas elecciones autonómicas en Galicia, y no ayuda en nada la actitud de Emilio Pérez Touriño ni respecto al derroche ni respecto a cómo hay que tratar a los periodistas que le preguntan sobre el derroche. La gestión del gobierno gallego en la pasada legislatura ha decepcionado a muchos votantes del Partido Socialista, que no han visto medidas efectivas para paliar la crisis económica y sí han visto sin embargo excesivo clientelismo del Partido Socialista de Galicia respecto al Bloque Nacionalista Gallego. Pero, con mucho, lo más grave es la pésima imagen que están dando los gobernantes de Galicia con el gasto público, exagerado, escandaloso e hiriente. Es inconcebible que en tiempos de crisis los mandamases apuesten por el lujo desorbitado y apabullante. Y, por qué no decirlo, patán. Nada hay más cateto que hacer alarde de riqueza desmedida y apuntarse siempre a lo más caro. Hay políticos listos que cortan las etiquetas de sus trajes, y otros como uno que me sé que dobla la gabardina de manera que se vea, bien grande, el nombre de Armani. Pero esa es otra historia.