Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 2 09 ACTUALIDAD Unos chicos juegan al baloncesto con su educador en el gimnasio del centro de Picón del Jarama Centros de menores Crónica de una visita al purgatorio (Viene de la página anterior) nada asamblea contra los centros de menores ha convocado una manifestación de protesta para el próximo 28 de febrero en Paracuellos del Jarama. Se trata de un grupo antisistema que está en contra del centro comenta Juan Carlos Rodríguez. Su lema es: centros de menores, centros de prisiones Proponen como alternativa las familias de acogida, algo que me parece respetable, aunque en España esta opción no se ha desarrollado tanto como en Estados Unidos o en el Reino Unido, donde hay familias profesionalizadas Lo que no me parece tan respetable es que estos tipos esperen a los chicos a la salida, les lleven de botellón o de porros y les convenzan para rebelarse contra sus educadores. En contraste con esta actitud, cuando ocurrió la terrible desgracia de Hamid, el chaval que se suicidó, recibimos llamadas de apoyo de vecinos del pueblo Unos 4.700 menores viven bajo la protección de la Comunidad de Madrid, de los que el 60 por 100 se encuentran en situación de acogimiento familiar, la mayor cifra de España. Las personas que estén dispuestas a dar este paso, tal vez algunos miembros de la citada asamblea contra los centros de menores, pueden solicitar información en el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (Gran Vía, 14. acogimientos. familiares madrid. org) Ángel, el subdirector del centro, confiesa que hay parientes y amigos que me preguntan qué diablos hacemos a los chicos aquí. Esta situación es injusta y nos está haciendo sufrir mucho Cuando estos días se difunden noticias muy alejadas de la realidad y cuando la familia de un trabajador puede llegar a preguntarle si se maltrata a los niños, es momento de realizar un reconocimiento público a la profesionalidad y buen hacer de cuantos cuidan de esos menores, funcionarios públicos, trabajadores de la Ad- ministración y profesionales de las entidades sociales señala en una nota Paloma Martín, directora gerente del IMMF. Patricia, la coordinadora de educadores, destaca el hecho de que los medios no cuenten las historias de superación. Cuando los chavales cumplen la mayoría de edad y deben seguir con su vida, les hacemos un seguimiento de seis meses. Después deben volar solos. A algunos les cuesta desvincularse y nos llaman a menudo o vienen a visitarnos; no para pedir algo, sino simplemente para vernos La carga de profundidad del Defensor del Pueblo ha provocado una reacción fulminante para mejorar los protocolos de actuación. La Comunidad de Madrid firmará la próxima semana un convenio con la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid para garantizar el cuidado de los menores con conductas disyuntivas que se encuentran tutelados por el gobierno regional. En Picón del Jarama no existen sujeciones mecánicas, no se maniata a ningún niño, no se les priva de educación, no hay salas negras ni acolchadas y, desde luego, nunca se les deja sin comer por castigo afirma la consejera de Familia y Asuntos Sociales, Engracia Hidalgo. Sin embargo, en el palacete del final de la cuesta de Paracuellos del Jarama, en el purgatorio, hay inquilinos que planean su fuga, incluso de este mundo, porque no soportan su encierro o no se soportan a sí mismos. Tragedias para las que nadie ha escrito una solución infalible. Mejora de protocolos Contención emocional, integración, autonomía Guarda y tutela. Dos palabras que resumen las medidas de protección. En la primera, la administración firma un contrato con los padres, que conservan la patria potestad del menor pero ceden la guarda para que se cubran sus necesidades básicas. En el caso de la tutela, se retira la patria potestad a los progenitores por desamparo, negligencia o incapacidad, y pasa a la comunidad autónoma. Después, el tratamiento se realiza en tres etapas. En la primera, de contención emocional se trata de establecer un vínculo terapéutico con el niño y su familia, establecer las normas y rutinas, reducir la agresividad y proporcionarle al menor un horizonte. Si consigue los objetivos que le marca el educador pasará a la segunda fase, de integración, donde se promociona su autonomía, responsabilidad, capacidad para resolver conflictos... Tiene que aprender a identificar las causas que le hacen adoptar conductas extremas. El educador le dará carrete y le permitirá salir a casa sin compañía. Por fin llegamos a la fase de autonomía. El pupilo recibe la formación fuera del centro- -si es posible- -y pasa los fines de semana con la familia. Puede salir en un horario estipulado y realizar actividades extraescolares. En ese momento quizás adivine la luz al final del túnel.