Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Del éxito del catalán a los tropiezos del español Diecisiete jóvenes iraníes, la mayoría mujeres, asisten a clases de catalán en Teherán. Y lo mismo ocurre en otras ciudades de esta zona del mundo. Mientras tanto, la Agencia Española de Cooperación Internacional canceló en diciembre sus cursos de español por un problema burocrático TEXTO Y FOTO: M. AYESTARÁN. TEHERÁN n el año 1262 el Rey de Cataluña, Jaime I, envió un emisario a la antigua Persia llamado Jaume Alarich. 747 años después yo me siento un poco como el sucesor de este enviado que logró establecer los primeros lazos entre ambas culturas Ramón Gaja (Montmeló, 1969) llegó a Irán en 2004 atraído por la obra del poeta local, Hafez, y con el objetivo firme de aprender farsi. En estos cinco años ha obtenido un máster en Lengua y Literatura persa y se encuentra cerca de obtener su Doctorado. Pero como cualquier estudiante del mundo, tuvo que sobrevivir y para ello Ramón comenzó a com- Teherán E paginar sus estudios con las clases de latín en 2005 y, un año más tarde, con las de catalán. Fue una iniciativa personal tras la que la Universidad de Teherán- -sus responsables- -contactaron con el Institut Ramon Llull y surgió así la posibilidad de dar clases explica Ramón. De esta forma Teherán se une a Jerusalén en la lista de ciudades de Oriente Próximo que ofertan a los alumnos la enseñanza del catalán. El director (del Institut Ramon Llull) Josep Bargalló, me El Institut Ramon Llull ofrece también becas de verano. Tres de los estudiantes iraníes de catalán ya han podido disfrutar de una placentera estancia en Berga o Masdenverge pidió un compromiso de cuatro años y yo estoy encantado destaca Gaja. Diecisiete jóvenes iraníes, la mayor parte mujeres, repartidos en tres niveles, acuden a sus clases y se preparan para el examen oficial del próximo mes de mayo. El Certificado de Lengua Catalana se divide en cinco niveles y el pasado año cuatro estudiantes de Teherán lograron aprobar el nivel básico. Todos dominan ya una lengua extranjera y estudian catalán como una segunda opción que les ayude a abrirse puertas en su futuro profesional. El Institut ofrece buenas subvenciones a las traducciones y en cuanto lleguen al último nivel estarán listos para hacerlo asegura este licenciado en Fi- losofía que en unos meses verá en las librerías Robayat de Omar Khayam, su primera traducción al catalán. Sus alumnos iraníes conocen el Barça, a Gaudí y algo de política, algunos nos comparan incluso con los kurdos señala Gaja, quien disfruta de la vida en una ciudad en la que su vida ha dado un giro de ciento ochenta grados. De profesor de bachillerato con la vida solucionada y un sueldo fijo ha pasado a convertirse de nuevo en estudiante y compagina esta actividad con la enseñanza, ya que para poder enseñar catalán, lo primero es aprender la lengua local, como yo he hecho Además de la promoción de traducciones remuneradas, el Institut ofrece becas de verano a los estudiantes. Tres de estos estudiantes iraníes de catalán ya han tenido la oportunidad de pasar tres semanas en lugares tan placenteros como Berga o Masdenverge... y los resultados han sido satisfactorios. Esta marcha a toda vela de la enseñanza del catalán contrasta con los problemas del curso de lengua española de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) cancelado desde diciembre por problemas burocráticos con la universidad iraní de Allamé Tabatabai donde se desarrollaba desde 2004. La agencia decidió suspender el envío de profesores hace dos meses debido a que la universidad local les ofrecía visados de estudiantes o investigadores. De esta manera no recibían el tratamiento jurídico necesario y las autoridades españolas estaban avalando que un profesional trabajara de forma ilegal en el país según informan fuentes diplomáticas. Tras dar un plazo de un mes al centro para reconducir la situación, se decidió suspender la cooperación. La directora del Departamento de Español, Najmeh Sobeiri, lamenta el malentendido y argumenta que España nos pide algo que no existe en este país ya que no podemos dar un visado de trabajo a una persona que recibe su sueldo de una institución extranjera Desde la Embajada española, sin embargo, piensan que se trata de una acción deliberada por parte de Allamé Tabatabai para no tener que hacer frente a los altos impuestos que en este país hay que pagar por contratar a un profesor nativo, y trabajan para trasladar en un futuro próximo el lectorado a la nueva Facultad de Estudios Internacionales de la Universidad de Teherán. Esta institución garantiza la contratación de los profesores de la forma contemplada por las administración española. Doscientos jóvenes acuden a esta Universidad para cursar estudios de español, una lengua que ha recibido un nuevo gran impulso en la República islámica desde el giro político dado por el presidente Ahmadineyad hacia países como Venezuela, Nicaragua, Bolivia o Cuba. Profesores ilegales Ramón Gaja, profesor de catalán en Teherán. Se siente como el sucesor del emisario enviado por Jaime I a la Persia del siglo XIII