Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE IS RA La Ciudadela de Ammán. Un viaje en el tiempo EGIPTO Amman JORDANIA Petra IRAK SIRIA AP EL nente que bonito que sirvió de hogar a Reinaldo de Chatillon, el loco aquel que se atrevió a secuestrar nada menos que a la hermana de Saladino. Todavía quedan en pie un buen número de patios, pasadizos y otras dependencias mas o menos inquietantes, aunque lo que impresione a Alejandro sea el profundo barranco abierto a los pies de las murallas Imposible acercarse sin ser visto. Kerak está a medio camino de Petra, tan espectacular, tan rosa y naranja como sale en las películas. El grupo busca el Arca Perdida a pie y en burro. Entre tumba y tumba, Alejandro comprueba con disgusto que, tras las fachadas de los palacios, no hay nada En el museo Andrés examina pensativo unas cuantas vasijas restauradas: Son como las del yogur, pero rotas ¿Cómo saben qué trozo corresponde a cada parte? Menudo rompecabezas Queda aún un largo paseo, esta vez a caballo, al anochecer, para contemplar cómo miles de hogueras convierten a Petra en un campo de luciérnagas Andres dixit. De todas las experiencias posibles en Jordania- -y son muchas- la de Wadi Rum es desde luego la más singular: Aquí cada cual ve lo que quiere ver Por eso las rocas se vuelven catedrales y las dunas sirven de improvisados toboganes por donde rodar como croquetas envueltos en una arena a veces roja, a veces rosa, explica Ale- Wadi rum lo inusitado jandro impresionado: Nunca me habría imaginado así un desierto El desierto le da además la oportunidad de cumplir un sueño. acariciar la joroba de un camello para ver si está blandita... que no lo está Y de aprender a montar a estilo beduino bajo la vigilancia de Amjad El Chursam, un joven guía, culto y zumbón, que les enseña a fabricar jabón machacando un matorral entre dos piedras. Amjad sabe cómo asombrar a su auditorio. Los chicos le jalean cuando su jeep con el letrero Cooperación española se lanza a tumba abierta por la gran duna que conduce al campamento. Esto es mejor que una montaña rusa asegura Andrés. Al amanecer, Amjad sigue con devoción el rastro de Lawrence de Arabia. Nos señala los escenarios de sus aventuras, en la realidad y en la pantalla; su manantial, su casa... la montaña de Los Siete Pilares de la Sabiduría que, según las cuentas de Andrés, sólo son cinco Y propone además un acertijo: adivinar qué querrán decir las inscripciones talladas en las rocas. Camellos, flores, animales... A lo mejor son mapas sugiere Andrés. De momento no hay Piedra Rosetta para descifrarlas. Mar Rojo ARABIA SAUDÍ N 0 Km 80 Pistas La cadena Kempinsky dispone de dos hoteles perfectos para familias tanto en el Mar Muerto como en Aqaba. ambos con una cocina memorable y un personal vigilante. Las habitaciones son pequeñas suites independientes. www. kempinski. com Los beduinos se han dividido Wadi rum, de modo que cada tribu enseña una parte. El único que no tiene restricciones es Amjad El Chrusam. Habla algo de español y su campamento Lawrence rezuma todo el sabor de la aventura. tf 00 962 777 2787 56, sabamjad yahoo. com En el desierto de Wadi Rum podemos descubrir los escenarios de las aventuras de Lawrence de Arabia: su manantial, su casa y la Montaña de los Siete Pilares de la Sabiduría Tanto en Petra como en Amman la cadena Marriot ofrece precios especiales para familias así como habitaciones comunicadas. Además de un excelente servicio. www. ammanmarriott. com Aqaba huele a confiterías. El olorcillo casi se paladea por las calles. No hay mejor cena que irse de pastelerias probando hojaldres, mazapanes y bollería varia. En una de ellas el dueño les invita a bajar al obrador, que es como bajar al corazón de un suculento infierno. En Aqaba resiste aún una pequeña fortaleza con su museo y unas cuantas monedas de oro al pie de una vieja bolsa de cuero que le debieron de robar a un peregrino de Al Andalus en tiempos, según reza el cartelito informativo. Sin embargo no hay información alguna que le explique a Andrés por qué se le llama Mar Rojo a un mar manifiestamente azul. O al menos tan azul como todos los demás, aunque a veces se vuelva de un verde transparente. Debajo florecen jardines de coral y bandadas de pececitos de colores. Pueden verse casi a flor de superficie; con un simple tubo y unas gafas. En el fondo, la arena sí que es rosa reconoce Andrés. Para rematar, los chicos practican una suerte de esquí acuático colectivo sobre un largo plátano hinchable que arrastra una motora a toda velocidad. Nos queda aún Jerásh con sus columnas que se tambalean con sólo apoyar un dedo, y la posibilidad de asistir al prodigioso espectáculo de la legión romana maniobrando. Y Amman, y su ciudadela romana, bizantina y musulmana, un viaje en el tiempo a una tierra de encrucijadas. Jordania cunde mucho.