Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE Restos de armas usadas por los israelíes durante la operación Plomo fundido en la franja de Gaza WISSAM NASSER EFE Armas españolas parte de esas armas acaban en países dictatoriales o envueltos en graves conflictos, como Israel TEXTO: ALFONSO ARMADA. INFOGRAFÍA: CARLOS AGUILERA i las armas las carga el diablo, ¿quién se las da, y quién le proporciona la munición? El discurso eminentemente pacifista del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que esgrime como su gran aportación al debate geopolítico internacional el mantra de la Alianza de Civilizaciones, parece contradecirse con la condición de octava potencia de venta internacional en el mercado de la muerte o, al menos, en uno de sus mercados. Aunque el papel de España es sin embargo menos relevante- -o Un comercio nada inocente España se incorporó el año pasado al dudoso Olimpo de potencia en venta de armas: la octava del mundo, un contrasentido con la política de Alianza de Civilizaciones que propugna Zapatero. Porque S menos cínico- -que el de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (valedores de la paz y grandes fabricantes y vendedores de artefactos mortíferos) al presidente le pusieron en un brete el pasado lunes ante las cámaras. En el programa Tengo una pregunta para usted Rafael Lafuente le preguntó: ¿Tiene usted idea de a cuántos civiles palestinos han matado nuestras armas? Zapatero respondió: Estoy convencido de que por los componentes y el armamento que vendemos a Israel no ha sido utilizado para esto A lo que repreguntó el traductor granadino de 29 años: ¿Cómo lo puede demostrar? a lo que el primer ministro replicó, tratando de zanjar la cuestión y salir del barrizal: Estoy seguro de que podremos demostrarlo Al comienzo del pequeño rifirrafe, Zapatero había asegurado España no debe vender armas a países en conflicto. Las guerras se libran con armas ligeras y a veces con tecnología avanzada. No importa si se vende mucho o poco que el volumen de armas vendidas a Israel era verdaderamente insignificante ante lo que el curioso intransigente rebotó: ¿Cómo de insignificante? La respuesta- No debe llegar o pasar del millón de euros -desencadenó una oleada de réplicas de intensidad variada. España no debe vender armas a países en conflicto. Las guerras actuales se libran con armas ligeras y en muchos casos con tecnología avanzada. No importa si se vende mucho o poco. Son armas que no ayudan a solucionar los conflictos sino que los agravan. Israel está en guerra con los palestinos desde hace años y es potencia ocupante, por lo tanto. España no debe comerciar con armamento con ese país. Existen además serias acusaciones de violaciones de derechos humanos por parte de Israel Son palabras de Mariano Aguirre, director del recientemente creado Centro Noruego de Construcción de la Paz. Pero si nos atenemos al espíritu y a la letra de lo afirmado por Zapatero, las investigaciones de Amnistía Internacional no dejan lugar a dudas: Entre 2007 y la primera mitad de 2008, España vendió a Israel material de defensa y productos de doble uso por valor de 4.446.245 euros Mientras en 2007 la cifra re (Pasa a la página siguiente)