Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
25 1 09 FIRMAS infiel pudo grabar a su jefe a través del móvil... Lo curioso es que en la visceralidad de la confrontación se lanzan acusaciones abiertamente sin recato ni pruebas. A ver qué sale finalmente de las investigaciones, pero si hubiera profesionales del CNI o ex policías en este caso Madrid probablemente los informes habrían tenido otro tinte, más rigor. Más. No deja de causar asombro que en este juego innoble de espionajes varios se haya seguido al vicealcalde de Madrid y no al alcalde, a no ser que se haya hecho, pero Gallardón ha impedido que se sepa, que se publique. Y luego queda el eterno runrún sobre Ignacio González y las reflexiones varias de que Esperanza Aguirre tendría que marcar distancias con el primero. Pero no lo ha hecho, lo que significa que confía plenamente en su vicepresidente, del que además dice que pondría la mano en el fuego por él. Rajoy, que tenía ya en su mesa el programa de actos de la campaña gallega, con caravana propia que coincidirá de vez en cuando con la de Núñez Feijóo y con una tercera para los miembros de la dirección nacional que pedirán el voto para el PP en Galicia, se ha visto obligado a aparcar durante un tiempo su interés por esa contienda electoral para meter mano al asunto Madrid. Complicado asunto sobre el que se puede llegar a una conclusión fácil: Aguirre y Gallardón han sufrido un bache en su carrera política. Eran los candidatos cantados para sustituir a Rajoy si le va mal en las vascas, gallegas y europeas. Sin embargo, después de lo que se ha vivido en Madrid, pueden serlo o pueden no serlo, la imagen de los dos ha sido golpeada por este asunto que tanto daño hace el PP. Y el PSOE aplaudiendo, claro. Tienen una suerte que no se la creen. Almunia mete un cuerno importante a Zapatero y Solbes, las nuevas cifras de paro demuestran que el Gobierno no es capaz de reaccionar, Zapatero hace un ridículo espantoso cuando califica de socialdemócrata el discurso de Obama, Miguel Sebastián pide que se consuman productos españoles sin darse cuenta de las consecuencias que puede tener el anuncio para nuestros productos fuera de España, y se conoce el dato escalofriante de que más de 800.000 familias españolas tienen a todos sus miembros en paro. Pero de lo que se habla es del PP y de Madrid. Como para que Rajoy se abra las venas. Muy harto debía estar cuando, el jueves por la mañana, dijo que había que tomar cartas en el asunto de una vez y, a media tarde, anunció a través de un comunicado que se abría una investigación para llegar hasta el fondo del asunto. ¿Lo hará? Frenazo a la campaña electoral Hay que llegar al final en la investigación del caso Madrid Lo que puede obligar a Cospedal a pedir que rueden cabezas SIGEFREDO PUNTO Y SEGUIDO Un disparate POR PILAR CERNUDA s lo más grave que nos ha ocurrido desde el caso Naseiro. Esto es un disparate comenta un dirigente del Partido Popular que confiesa que desde hace una semana no cree lo que está viviendo. Desde luego el asunto se las trae, el hecho de que Mariano Rajoy diera instrucciones para que María Dolores de Cospedal y Ana Mato iniciaran un proceso exhaustivo de información y, en su caso, depuraran responsabilidades, demuestra que el caso Madrid es suficientemente serio, suficientemente grave, como para abordarlo de una vez. Es necesario, efectivamente, averiguar qué ha pasado y actuar en consecuencia, y lo malo es que E si a la postre se llega al final del asunto, Cospedal estará obligada a decir a Rajoy que deben rodar algunas cabezas. Todo está revuelto, pero hay muchas certezas: la principal, que el origen de todo está en la rivalidad a muerte entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón. Segundo, que ha habido seguimientos ilegales, pero de dos tipos. Uno aparentemente más profesional, el que sufrió el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y otros en cambio más chapuceros, más de andar por casa. Se habla del CNI, de policías paralelas, de ex policías y guardias civiles, desde algunos sectores se acusa abiertamente a Miguel Blesa de estar en el meollo de los seguimientos, desde otros se dice que algún escolta