Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE que reciba financiación de la Administración, y que cumpla los requisitos, puede transformarse en un colegio de educación diferenciada u ofrecer ciertas clases para un solo sexo. La adscripción a este nuevo método siempre es voluntaria. La profesora Calvo dice que resulta aleccionador, por ejemplo, el caso del Thurgood Marshall Elementary School de Seattle, que ya en 2001, y tras sólo un año de experiencia con clases single- sex (solo un sexo) el porcentaje de chicos que logró los estándares académicos exigidos estatalmente pasó del 10 al 35 en matemáticas y del 10 al 53 en lectura y escritura E insiste en que este concepto de colegio está muy lejos del modelo de gueto, que hemos visto proliferar en España con la población emigrante y otras minorías, donde en vez de perseguir la excelencia académica trata de juntar a los que carecen de oportunidades con el único fin de que estén hasta los 16 años cuando vence el mandato de escolarización en España La investigadora, cuyo exhaustivo análisis de la situación norteamericana se puede consultar en www. easse. org, cree que el panorama norteamericano podría ayudar a ver la educación diferenciada con otros ojos en España, donde sólo está al alcance de un grupo de privilegiados que pueden costearla de forma privada. Y aún así sólo hasta la universidad. Porque volviendo al modelo americano, no podemos olvidar que ese peso pesado del flamante Gobierno de Obama que es la secretaria de Estado Hillary Clinton se licenció en una universidad exclusivamente femenina, la de Wellesley, donde además empezó su carrera política como presidenta del senado de la Universidad, y donde dio el discurso de graduación. Allí también se forjaron mujeres como Mai Ling, que casada con Chang Kai Chek, cabeza de la modernidad democrática en China, tuvo un papel prominente en la política de su país; madame Nerhu, representante de las Naciones Unidas, o Madelein Albright. primera mujer secretaria de Estado en EE. UU. Y más de casa, las hijas de Emilio Botín, que también fueron alumnas del prestigioso college de Boston. A ninguna de ellas, que se sepa, la educación diferenciada por sexos la discapacitó o la dejó marcada por la discriminación. Cuando una vez le pregunté a Elena Gascón, directora del Departamento de Español de Wellesley, si la mejor forma de lograr la igualdad con los hombres era luchar desde un campus aparte me dijo: No, no, la igualdad no, aquí tratamos de conseguir la excelencia y de marcar la diferencia en el mundo. Es verdad que en una universidad mixta también se puede aprender que una mujer podrá ser lo que quiera, pero le aseguro que no con tanto convencimiento En España sólo para la elite Los little obamas del colegio público Urban Prep de Chicago aprueban en su totalidad. Es segregación positiva comportamiento y aprendizaje para defender la implantación de este modelo pedagógico en la escuela pública, tanto en EE. UU. como en España o en cualquier parte del mundo, aunque sabe que los prejuicios, que sin embargo no ampara la ciencia, no son pocos. Los últimos test cerebrales, que influyeron mucho en la decisión de Duncan, -apostilla la investigadora- -también se llevaron al Senado, donde se planteó la situación alarmante del fracaso escolar. Y los americanos, en materia educativa, lo mismo que en cuestiones de política antiterrorista, se unieron como una piña, sin distinguir entre demócratas y republicanos. Exploraron otros caminos y entendieron que no atender a las diferencias sexuales era perder una oportunidad. Tenga en cuenta que estaban muy asustados, sobre todo por la grieta de los sexos, ya que, frente a un número importante de chicas que se graduaban, muchos chicos se quedaban atrás y los expedientes disciplinarios desbordaban los colegios, de manera que nueve de cada diez afectaban a varones. Entonces fue muy significativo el caso de un chico de 17 años, Doug Anglin, de Milton (Massachusetts) que en 2006 presentó una queja ante el Departamento de Educación por entender que su instituto, donde las niñas duplicaban a los niños en premio de estudios, violaba sus derechos civiles, discriminándole por el hecho de ser varón Esto favoreció un cambio de legislación de ma- ABC Clinton fue a clases single- sex EPA obstáculo para ofrecer educación single- sex en los colegios públicos Ahora todos estos casos han sido estudiados sobre el terreno por María Calvo, profesora de la Universidad Carlos III de Madrid y presidenta de EASSE- España (Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada) que además es autora, entre otros análisis, de Iguales pero diferentes y Hombres y mujeres. Cerebro y educación (ambos de editorial Almuzara) Precisamente, la investigadora apela a las demostradas científicamente diferencias cerebrales entre niños y niñas y su distinta forma de Winfrey apoya la experiencia AP nera que el 25 de octubre de 2006 se aprobó una norma que modificaba la rígida ley de 2001 con el fin de dotar a los distritos escolares de mayor libertad para llevar a cabo estos innovadores proyectos, cuyo coste estaban dispuestos a cubrir al 100 con recursos federales. A cambio, la Administración fijó metas de rendimiento y rigurosos criterios académicos obligando a que cada cinco años se pase un minucioso control ex post (National Assessment of Educational Progress) de tal manera que sólo se renueva la autorización si los resultados son positivos. Con esta esta nueva norma, cualquier centro público o