Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
25 1 09 ACTUALIDAD Fabiola La Reina más querida de los belgas A la izquierda, Fabiola y Balduino de novios. Derecha, muy unidos en los jardines de Laeken. Siempre una pareja ideal (Viene de la página anterior) da su tocado ni a su peluquero, pero al menos ella sigue siendo leal a su estética inconfundible, puede que cada vez más disminuida por los achaques, pero siempre presente en las fotos oficiales de la Familia Real. Todavía una muchacha Recientemente ha aparecido una nueva biografía de la Reina, Fabiola, una muchacha de ochenta años en la que, siempre con la prudencia requerida en una obra sobre los miembros de la familia reinante, se descubren nuevos e insólitos rincones de su personalidad. En el libro, la periodista flamenca Brigitte Balfoort describe a una abuelita entrañable, muy activa, que disfruta entreteniendo a sus familiares y amigos con la conversación en cualquiera de las varias lenguas que domina, entre las que se cuentan el español, el francés, el neerlandés, el inglés o el italiano. Sin olvidarse de reseñar la afición de Fabiola por la música, su vocación y, tras sus funciones institucionales, su más entusiasta dedicación. Fabiola dispone de un Gabinete de Asuntos Sociales de la Reina que recoge las peticiones de ayuda que le envían desde todo el país. Tareas junto a las que siempre ha encontrado tiempo para entregarse con gran placer al concurso Reina Elisabet competición musical que lleva el nombre de la malograda madre de Balduino. Cada año Fabiola preside las interminables sesiones de ejecuciones minuciosas de pianistas venidos de todo el mundo en busca de uno de los galardones mas importantes del género. Su figura en el palco se ha convertido ya en uno de los emblemas del concurso. El mes pasado se sometió a una operación poco importante de tiroides, en la que se utilizó la hipnosis como método de anestesia, una fórmula que pareció menos agresiva para una enferma de ochenta años. Según la prensa belga, los médicos creen que durante esa estancia en el hospital pudo contraer una bronco- neumonía que obligó a ingresarla en la unidad de cuidados intensivos del hospital San Jean de Bruselas. Después de unos días en los que la situación fue definida por la Casa Real como grave los últimos comunicados ase- En la biografía Fabiola, una muchacha de 80 años aparece como una abuelita entrañable, muy activa, que disfruta entreteniendo a sus familiares y amigos con su conversación guran que la Reina Fabiola mejora El Rey Alberto fue el primero en acudir al hospital, solo y sin ningún dispositivo especial, la señal más positiva hasta ahora, puesto que demuestra que la Reina ya puede tener contactos normales, y, según la Casa Real, puede hablar y atender normalmente a una visita. Y, como mejor símbolo de su personalidad, se ha sabido que ha ordenado que la mayor parte de las flores que le envían desde todo el país, y que no pueden entrar en la sala de cuidados intensivos, se distribuyan por todas las plantas del hospital. En los últimos días, la escasa información sobre el estado de salud de Fabiola ha dado lugar a todo tipo de rumores. La cadena de televisión flamenca VRT anunció el miércoles el fallecimiento de la Reina, lo que desencadenó inmediatamente una reacción en cadena de sitios de internet y emisoras de radio. Fabiola es para la mayoría de los belgas lo único que queda de aquellos años felices en los que Bélgica era todavía un país rico y jovial en el que todo parecía posible. No es de extrañar que su estado de salud y su futura desaparición atraiga tanta atención por parte de sus súbditos. Ella representa una época desaparecida, más dichosa que la actual.