Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
25 1 09 ACTUALIDAD Fabiola La Reina más querida de los belgas Es la personalidad más respetada, la única indiscutida en un país que se cuestiona a sí mismo. Representa a aquella Bélgica de años atrás que aún era rica y jovial, un país optimista que muchos añoran POR ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL EN BRUSELAS icen que si le preguntasen a muchos belgas cuál es la figura más emblemática del país, dudarían entre el Maneken Pis y la Reina Fabiola, la viuda del Rey Balduino. Cumplirá los ochenta y un años el próximo 11 de junio, cada vez más cargada por los achaques, pero si hay un termómetro que pueda servir para medir la simpatía que despierta en este pequeño reino, ahí está la monumental cantidad de flores y velas que como cariñoso homenaje la han acompañado durante su discreta estancia hospitalaria. A la vista de los sentimientos expresados aquí durante estos días, se comprende que, después de casi medio siglo, en Bélgica nadie vea a Fabiola como extranjera. dió que no sería una Reina extranjera. Y lo ha cumplido. Tanto ella como su esposo han compartido convicciones religiosas muy profundas. Del Rey Balduino se dijo incluso que hubiese preferido ser sacerdote antes que Monarca. Y a ella lo que le acabó de convencer para aceptar a Balduino como prometido fue la oportuna intervención de una monja irlandesa enviada por un cardenal belga, que la persuadió en el último momento. Desde que se quedó viuda el 31 de julio de 1993, la Reina dice vivir en un período transitorio... a la espera de su futuro reencuentro con Balduino. Un Rey triste que no quería serlo, traumatizado por la muerte de su madre y por la abdicación de su padre, casado con una aristócrata que en principio no pensaba ligarse a este pequeño reino, tan complejo y en cierto modo extraño. Pero el caso es que, finalmente, Balduino y Fabiola han formado una pareja que ha quedado grabada de forma indeleble en la memoria de los belgas. Durante treinta y cinco años, D No hace mucho, en uno de los programas mas populares de la televisión belga en francés, Place Royal (Plaza Real) aparecía la Reina Fabiola durante una visita a una residencia de ancianos, donde los clamorosos gritos de un par de viejos emigrantes asturianos se hacían oír muy por encima del murmullo discreto de los belgas: ¡Ah! Estos españoles siempre tan ruidosos se le escuchó decir a Fabiola, naturalmente en francés. Un comentario muy europeo sobre nuestros compatriotas. Cuando llegó a Bélgica para casarse con el Rey triste y solitario que era entonces Balduino, el país la recibió con uno de sus típicos días de lluvia, especialidad de la casa; tal vez por ello, para no achicarse, desde el primer momento deci- Fabiola apaga las velas de una tarta en su 80 cumpleaños, en junio de 2008. A la izquierda, el Rey Alberto II REUTERS