Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 D 7 LOS DOMINGOS DE tánicos, el alcalde de La Línea de la Concepción admite que jamás han podido ponerse a la altura del desarrollo de un enclave en el que no existe ningún tipo de control de cambios para las personas físicas o jurídicas residentes en la isla (para una población que no llega a los 30.000 habitantes hay 28.000 compañías registradas, de las que 8.500 están libres de impuestos) Pese a la consideración de paraíso fiscal, las autoridades de Gibraltar se defienden diciendo que la vigilancia de organismos como el Fondo Monetario Internacional ha impedido que se convierta en una plaza para el blanqueo de dinero, y en 2005 el Gobierno británico aceptó la recomendación comunitaria de abolir a fines del año próximo la condición de régimen fiscal externo para Gibraltar. Juan Carlos Juárez vincula el relleno de la orilla Este a las operaciones de apropiación indebida del XIX, cuando los británicos acabaron adueñándose de los terrenos del istmo que se les cedieron para levantar un hospital para tratar los estragos de dos epidemias, al igual que en el siglo XX se aprovecharon de la distracción de la Guerra Civil para construir un aeropuerto que ahora mismo están ampliando. La discusión a cuenta de la soberanía vuelve periódicamente al caldero político a cuenta de los vertidos, los naufragios o los submarinos nucleares como el Tireless que, sin conocimiento de las autoridades españolas, hacen escala o acometen reparaciones en la base británica y de la OTAN. Paco Oliva, el redactor jefe del único diario local, el Gibraltar Chronicle no quiere ni imaginarse un retorno a los años que tanto daño hicieron a las relaciones entre los llanitos y el Campo de Gibraltar, cuando Franco cerró la verja, se perdieron decenas de miles de empleos y la vida se hizo mucho más ardua tanto para los gibraltareños como para toda la zona. La Línea perdió entonces 40.000 habitantes. Una situación de corte casi todal que se prolongó desde 1969 hasta 1982, cuando con la llegada de Felipe González a La Moncloa se reabrió la verja. La noche en que Gibraltar desapareció y otras historias es el título del libro de cuentos que acaba de publicar Paco Oliva, hispanófilo, de madre de La Línea y padre llanito. Oliva recalca que al igual que España no renunciará a su soberanía, Londres no cederá, pero hay una forma de ganarse a los llanitos para la causa: Seducirnos En el cuento que da título a su libro evoca la noche de Viernes Santo en que el Tireless dejó sin luz a Gibraltar y desde La Línea, adonde había ido a ver las procesiones, parecía como si el Peñón y Gibraltar hubieran desaparecido Fin del cuento, fin de todos los litigios. Bajo el paraguas, el periodista Paco Oliva, redactor jefe del Gibraltar Chronicle La ecologista Janet Howitts, con su bicicleta eléctrica. Junto a estas líneas, a la derecha, Juan Carlos Juárez, alcalde de La Línea de la Concepción, en su despacho. Y Sajan Khiani, joyero indio de religión hindú, en el mostrador de Shangri- la, comercio en plena Main Street, eje del viejo Gibraltar El cierre de la verja España tolera el paso de tierra Paco Oliva Redactor jefe del Gibraltar Chronicle Ojalá abrieran un Cervantes aquí Escritor y periodista de 45 años, a Oliva el grito ¡Gibraltar español! le parece un anacronismo Enamorado de España (su madre, de La Línea, se casó con un llanito) autor de Las fronteras de la duda recalca que a la gente no le gusta que se le imponga nada. Ojalá abrieran un Cervantes aquí. La forma de conquistarnos es seduciéndonos que circundan el Peñón Muñoz critica el proyecto Sovereign Bay porque está dañando las playas y las corrientes del litoral Janet Howitts Portavoz del Environmental Safety Group La frontera frena la cooperación Portavoz del Grupo por la Seguridad del Medio Ambiente, critica el bunkering (bombeo de petróleo de barco a barco) que practican los dos lados Howitts se queja de la doble vara de medir de muchos alcaldes españoles, que critican planes como el proyecto Sovereign, pero no han dejado de construir y contaminar a lo largo de toda la costa. La frontera frena la cooperación entre los dos lados en la política andaluza con el GIL (Grupo Independiente Liberal) que acabó diluyéndose en el PP. Hasta sus críticos reconocen que ha conseguido mejorar La Línea: Hace diez años, la situación era insostenible El alcalde cree que lo que es bueno para Gibraltar es bueno para La Línea, y viceversa pero lamenta la política de gestos consumados que aplican los británicos y el entreguismo y pasividad española ante proyectos como el de Foster que está desarenando las playas y cambiando las mareas. No vamos a declarar la guerra, pero no descarto nada Antonio López Portavoz de Verdemar Sajan Khiani Joyero en Main Street España tolera el paso de tierra para la Roca Desde el año 2005, la asociación ecologista Verdemar lleva reclamando medidas al Gobierno español para que impida el tránsito por la frontera de camiones con áridos andaluces que luego son volcados en aguas españolas, porque el Tratado de Utrecht no otorgaba a los británicos control sobre las aguas ¿Qué es ser gibraltareño? Nacido en Gibraltar hace 31 años, sus abuelos y bisabuelos abandonaron la India cuando se produjo la partición del país. ¿Qué es ser gibraltareño? se pregunta. No lo tiene muy claro, pero cuando se celebró el referéndum sobre la co- soberanía, él votó con la mayoría: seguir bajo pabellón británico. Juan Carlos Juárez Alcalde de La Línea de la Concepción No vamos a declarar la guerra Tan popular como controvertido, el alcalde de La Línea desembarcó