Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28- 29 D 7 LOS DOMINGOS DE REUTERS AP AFP Naomi Campbell hace las paces. La temperamental modelo ha llegado a un acuerdo que zanja la disputa judicial que tenía con una ex asistenta que la acusaba de haberla golpeado y maltratado. Cuidado con la pantera negra A los mandos, el Príncipe Harry. El hijo menor de Carlos de Inglaterra acaba de empezar su curso de piloto de helicópteros. Su hermano, William, también anda en ello que cada vez que alguien triunfa- -léase Penélope Cruz o Javier Bardem, por citar a los más mega- hit del momento- encontrártelos en la parrilla televisiva española es casi imposible y mucho menos en algún formato que no sea cien por cien cinéfilo, pues ver a Smith prestándose a todos los caprichos de Pablo Motos, con el que hasta cantó un tema del Fary- Torito bravo -es como para pellizcarse varias veces y acabar con el brazo lleno de moratones. Pero fue al día siguiente de ese programa cuando comprobé en vivo y en directo cómo el Príncipe de Bel Air ha conquistado al público, ganado a la crítica y triunfado en las pantallas. Su presencia en la Gran Vía para acudir a la premiere de este filme en el cine Capitol no sólo llenó el patio de butacas de caras conocidas que querían ver de cerca a este grande de la industria (desde Miriam Díaz Aroca, que como siempre estuvo divertidísima, a Paz Vega, que lució su segundo embarazo del brazo de su marido, Orson) sino que animó las aceras de esa calle como hacía tiempo no se veía con pancartas de amor hacia Smith y cientos de fans locos por verle. Ni el frío ni los cordones de seguridad impidieron que el actor se abrazara, riera, fotografiara y hasta besara al gentío que no paró de aclamarle. Qué tío. Por eso la lección que ha dado a sus colegas españoles es de las que deberían anotarse en las escuelas de arte dramático. Hay que ser bueno en la pantalla, muy bueno, pero hay que ser mejor en la vida real. ¿Se imaginan a uno de los nuestros contestando en televisión a una pregunta sobre qué le dijo su esposa ante una escena de sexo en la película: Su consejo fue hazlo muy bien, porque así es como pensarán que lo haces conmigo Para hablar así hace falta talento, personalidad y seguridad. Justo lo contrario de cuantos ponen vetos, censuras o cara de asco a cualquier pregunta que no sea sobre qué plano fue más difícil de rodar. Qué pereza. AL HABLA CON EL CORPIÑO DE RENÉE Buscamos la invisibilidad Una de las idioteces habituales del hombre es criticar cómo se viste la gente. Le toca a Renée Zellwegger POR ROSA BELMONTE Desde la bragas gigantes de Bridget Jones no había conseguido Renée Zellwegger que algo que llevara puesto llamara tanto la atención. Para la entrega de los Globos de Oro se vistió de su diseñadora habitual, Carolina Herrera, y armó la marimorena. Un dos piezas. Blusa de organza negra transparente con corpiño beis debajo y una falda negra apretada y acabada en cola de sirena. Quizá sólo le faltaba una sombrilla (o una zambomba) Muerto Mr. Blackwell, cuyo oficio era elegir a las estrellas peor vestidas del año (y al que se ha echado mucho de menos este mes de enero) los cronistas de moda no han tenido ningún problema en coronar a Renée como la peor vestida de la noche (el rizado capilar tampoco ayudaba) Los especialistas en derecho fashionista deben de andar estudiando si es Carolina Herrera la que tiene que demandar a Renée o es Renée la que debería poner un pleito a la venezolana. Pero lo que más cantaba era el corpiño (mi niño) ¿Pero le parece que hubo alguien peor vestido que ella? jor la primera. Para medio pelo, ninguno. -A ver, Glenn Close, que parecía salida de El rey y yo (pero con el vestuario masculino) Heidi Klum, de corto y con aquel floripondio y, por supuesto, el fantoche de Mickey Rourke. ¿O es que los hombres, e incluimos en la categoría a Mickey Rourke, no cuentan? Y también recomendaría a la gran Jessica Lange que se tapara los brazos, que ya no está en edad de enseñarlos. -Ay, sí, los he visto en primer plano en el ¡Hola! mientras llevaba de la mano a Drew Barrymore. Son unos pellejillos inquietantes esos del interior del brazo, pero es ley de vida, supongo. No es lo mismo que lo de Renée. -Sí, tengo que reconocer que a nosotros se nos distinguía de lejos, pese al color negro. No se necesitaba primer plano. -No es que Obama nos haya quitado el sentido, ¿pero no quedaría usted mejor en negro que en beis? -Vaya, ahora resulta que va a poder ser el maquillaje el color de moda para un vestido pero ya no va a poder llevarse por dentro. Si quiere, me pinto como Baltasar en las cabalgatas de Reyes españolas. -Quizá gran angular. -Sus muertos de usted. -Es que se habría visto menos. Oiga, ¿y tiene cordón, como el corpiño de la canción de Antoñita Moreno? ¿Y cómo se siente Renée al ser elegida tan unánimemente la peor vestida de la noche? -No, claro que no. Se trata de parecer invisible, aunque tanto listillo piense lo contrario. Renée Zellwegger, con corpiño bajo la blusa AP -El pensamiento único no le sorprende. Además, da igual si eres la más mona o el mayor adefesio. Siempre hay alguien que te pone verde, qué más da el número. Pero, mire, entre ser elegida la segunda o la tercera peor vestida, casi me- -Bueno, yo no digo que esté gorda porque no lo está, que es el vestido el que le proporciona esas curvas. Pero, siguiendo con el cine, ¿no le parece que era clavada a la Úrsula de La sirenita -Sí, pero quizá debería haber visto Henry, retrato de un asesino a la vista de tanta animadversión provocada. Ni entiendo cuando te quieren mucho ni cuando te ponen verde. ¿Y había visto Hello Dolly o algo así antes de elegir el vestido? -Creo que no ha visto La sirenita Como no tiene hijos... Pero ahora que lo dice, voy a procurar que no la vea. Es usted muy desagradable. Y además, tiene toda la cara del cangrejo Sebastián. ¿Ha visto La sirenita