Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE LO PENSARÉ MAÑANA Elogio del blog y del... POR E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ABÍA dos maneras de empezar este artículo, una no muy elegante y al modo de Clint Eastwood en El novato Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno; y otra menos brusca pero casi igual de rotunda: Las opiniones son como los blogs, todo el mundo tiene uno. Como ven, y ante la duda, he utilizado ambas. Y el caso es que son complementarias, pues el único sentido aquí de la primera es que sirve para hablar de la segunda y traer, de paso, una gran y actual cuestión: ¿son los blogs como los H culos? Personalmente, no me considero capacitado para contestar a esta cuestión, aunque lo que sí se puede comprobar fácilmente es que no hay político, famoso, artista, intelectual, deportista o eso tan difuso que se llama personaje público que no tenga uno (un blog, me refiero) No hablaré del de los demás, sino exclusivamente del mío (blog) que me cayó encima como un meteorito, pero que, desde que comencé a cultivarlo hace un par de años, no ha hecho más que cultivarme él a mí. Por lo pronto, he aprendido a decir blog sin que parezca que me he atragantado; y también sé lo que es un post un nick un troll y un fake El mío es un blog sencillo, sin una grande pretensión, en el que se habla de películas y que ha conseguido reunir un puñado de asiduos, una pequeña y amistosa cofradía que vuelca ahí sus pareceres, que generalmente tienen un notable interés cinematográfico y de otras índoles. Curiosamente, estos amigos- -que se han instalado en el blog con una asiduidad que les agradezco- -son completamente desconocidos para mí, pues están allí con un nombre supuesto nick y con una personalidad creada por ellos mismos, y que tal vez se corresponda con la suya propia, o tal vez no. Pero aún más curioso que esto es el modo en que yo lo acepto: he ido incorporando a mi agenda virtual todos estos personajes que no existen. Bueno, sí existen pero no son ellos, sino su reflejo en la blogosfera: Paciente, Norman (que cree ser un pastor de ovejas) Atticus 444, Leah, perro negro, señor Kaplan, Vercueil, Mr. Klaatu, Carlos, Delgado, AltoVolta, DavidGarrido, SoyCuba, Terence Stampado, eXistenZ... nombres supuestos pero para mí extrañamente familiares. Y en todo este paraje imaginario, en esta tierra media, aparecen de vez en cuando los trolls una avalancha de gremlins recién salidos de la ducha, mal hablados y faltones, con la misión de encanallar el ambiente y que el responsable de ese blog dude entre irse a un monasterio o hacerse tuno. En fin, la vida en un blog es como cualquier otra, una vida de vecindario... Aunque si alguien prefiere creerse que surca el espacio o que viaja en el tiempo no tiene más que elegir el disfraz nick adecuado. Total, es gratis. Sólo para navegantes: la dirección de este navío a dos velas es http: blogs. abc. es unadepiratas TIRA Y AFLOJA Por César Oroz NO SIEMPRE ES DOMINGO Holocausto POR XAVIER PERICAY ay palabras que no tienen plural, que no pueden tenerlo. Lo que designan es único. Aunque tal vez nacieran con otras intenciones, y aunque, andando el tiempo, a su sentido original vinieran a sumarse otros sentidos no tan rectos, llegó un día en que quedaron ancladas en un punto- -esto es, en un texto y en un contexto- -del que ya no es posible sacarlas. Son palabras marcadas. Para siempre. Holocausto es una de esas palabras. No admite plural. Ni apén- H dices. Y es que no existe ni puede existir ya otro holocausto que aquel con que nos referimos al exterminio de seis millones de judíos, durante los últimos años de la Alemania nazi, como consecuencia de un plan basado en el asesinato sistemático e industrializado. De ahí que no haya holocaustos, que no pueda haberlos. Y de ahí que resulte tremendamente irritante el tener que oír, como tuve que oír yo el otro día en la cabina de un avión, que Israel está sometiendo a los palestinos a un nuevo holocausto. Es verdad que quien eso afirmaba era un rústico en tránsito hacia la capital. Y es verdad que el destinatario de sus palabras, que asentía convencido, era otro que tal. Pero cuando en la mentalidad semiculta se instalan esta clase de aberraciones- y les aseguro que por la edad de ambos sujetos quedaba descartado que la culpa la tuviera la Logse- puede darse por hecho que algo falla en el sistema moral de una sociedad. España sigue siendo, en lo más hondo, un país antisemita. Lo que equivale a decir- -en la medida en que una de las grandes singularidades del pueblo judío es su carácter transnacional- -que sigue siendo un país antieuropeo. Y así nos va. Sólo aquí cabe imaginar una manifestación multitudinaria como la que tuvo lugar el sábado 10 en Barcelona, donde, aparte de la previsible equiparación entre el Holocausto y el ataque israelí contra Gaza, pudo verse a un encapuchado blandir tranquilamente una pistola a escasos metros del consejero de Interior del Gobierno catalán, Joan Saura, sin que la circunstancia acarreara consecuencia alguna ni para el primero ni para el segundo. O incluso, aunque en este caso Francia no nos va a la zaga, una manifestación como la del día siguiente en Madrid, con exhibición artística incluida, en la que un cartelón donde la esvástica se igualaba con la estrella de David y una foto de Auschwitz con una de Gaza lucía la siguiente leyenda: De qué te quejas... si tú haces lo mismo Ya lo advirtió Pascal Bruckner: Los mismos que rechazan la unicidad y singularidad del Holocausto le rinden homenaje al desear a toda costa alinear su tragedia con éste Y nuestra izquierda, en masa, les sigue la corriente. Decididamente, el par de rústicos del avión tenían el terreno abonado.