Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 1 09 FIRMAS Zapatero se ha mostrado ante un grupo de banqueros más preocupado por el cambio de clima que por la crisis económica AFP se trata de inventos. Y así como nuestro dirigente político ha tenido suerte con su sosias, hay otros que incluso tienen cuatro páginas en Facebook y ninguna es suya. Por tanto, mucho ojo. Cuidado con todo, porque no es oro todo lo que reluce. José Luis Rodríguez Zapatero hace como que le preocupa mucho la situación económica y el desempleo, pero dejó boquiabiertos a los grandes banqueros cuando, al terminar la reunión que mantuvieron en Moncloa para analizar la situación y poner en marcha lo que se ha llamado subasta de activos al despedirles les dijo: Pero lo verdaderamente grave es el cambio climático Acabáramos. La clave es el cambio climático y la alianza de civilizaciones. Así nos va, claro. El gobierno ha tenido que corregir varias veces sus previsiones, tal como advertía el Partido Popular y los analistas más rigurosos sin que Zapatero y Pedro Solbes se dieran por enterados hasta que no han tenido más remedio que admitir la evidencia e introducir factores de corrección. Pues un dato más: el sector industrial está por los suelos, y si ahora estamos sufriendo un incremento desmesurado del paro por la crisis de la construcción, en pocas semanas empezaremos a ver que a esas cifras se suman docenas de miles de personas afectadas por la crisis del sector industrial. Y eso no es antipatriotismo ni catastrofismo ni ninguno de los ismos que ponen de los nervios al presidente, sino que se trata de datos que manejan empresarios y economistas de reconocido prestigio que no se casan con nadie sino con la realidad pura y dura. Sobre todo dura. Posdata. La dirigente política ha cometido un error al posar como posó, pero el videoblog del director demuestra que ha sido engañada en su buena fe, que la han utilizado para hacer daño no solo a su persona sino sobre todo a su partido, y que en estos días los periodistas tenemos motivos para sentirnos indignados por una operación política de esa envergadura diseñada en las entrañas de un periódico. Mal asunto. Bastante mal anda ya la imagen de los periodistas como para que encime maniobremos para irrumpir en biografías ascendentes con el único objeto de perjudicar a un partido que nos cae mal y favorecer a la fuerza política que nos cae bien. Esta apreciación no es periodísticamente correcta y a la abajo firmante le caerán algunos chuzos de punta. Pero de la misma manera que algunos se sienten libres para montar esos números, esta columnista también se siente libre para escribir que algunas historias de periodistas le llenan de estupor, de pena y, por qué no decirlo, de vergüenza. No debemos abusar de la buena fe PUNTO Y SEGUIDO Historias de internet POR PILAR CERNUDA l dirigente político entró en su página de tuenti y formuló una serie de preguntas que le respondieron puntual y eficazmente. Quedó satisfecho, las respuestas le gustaron, también la página y lo que ponían en su boca; los vídeos eran correctos, la página era dinámica y atractiva estupendo. Si están pensando que el dirigente político suspiró con alivio por el buen trabajo de sus colaboradores se equivocan: era su página pero no era su página. Para entendernos: alguien abrió una página en tuenti que supuestamente era suya. Pero no lo es. El entra de vez en cuando para ver si presenta una denuncia o de- E ja correr la cosa. Hasta el momento su alter ego no ha sacado los pies del tiesto, se porta bien y recoge bastante bien sus ideas y sus principios, así que el dirigente político deja estar las cosas como están ahora. Entramos en tiempos electorales y los partidos se aprestan a hacer uso de internet en la campaña. Tienen el ejemplo de Barack Obama, que consiguió buenos dineros, importantes apoyos y centenares de miles de votos a través de la red que creó en internet. Pues aquí se pretende lo mismo, pero cuidado con el asunto, porque no todas las páginas que dicen ser de quienes dicen ser son finalmente de quienes supuestamente son, sino que El ejemplo Obama